Gente interesante

Hoy, en el artículo que publico en IDEAL, barajo un concepto que, para mí, resulta especialmente interesante. A ver si lo compartís. O qué.

La gente. Me gusta ese concepto. Gente. En la España pija, burbujeante y sobrecogedora no había tanto gente como people, en su versión VIP o en su versión beatutiful. Pero a mí me gusta la gente, a secas, por ser un concepto amplio, integrador, mestizo y genérico.

Una de las personas que más utilizan dicho concepto es el artista Jesús Conde, pero seguido del adjetivo “interesante”. Siempre que nos juntamos, hablamos de viajes. Uno viaja para descubrir hermosos monumentos o ver pinturas famosas, para disfrutar de paisajes impresionantes o para tener excitantes experiencias de vida. Jesús viaja, además, para conocer gente. Gente interesante.

 Jesús Conde

Por eso, a la hora de elegir destino, compañeros de viaje y lugares en los que hospedarse, Jesús y Lola se imponen como uno de los objetivos primordiales la posibilidad de encontrar a ese tipo de personas que enriquecen y que te hacen disfrutar, más aún, del lugar en que te encuentras. Gente con alma. Gente que te descubre cosas nuevas, que te orienta, te guía y te conduce. O que te hace evocar y revivir momentos que creías olvidados. Gente que te deja huella, poso, recuerdo y, quizá, hasta cicatriz.

Gente, en una palabra, que te inspira.

El de inspiración es un concepto muy peligroso que, en España, viene a ser equivalente a estar tumbado a la bartola, papando moscas, esperando a que las musas te penetren, se hagan fuertes dentro de ti y casi, casi te obliguen a parir alguna maestra. Y la inspiración puede ser cualquier cosa… ¡menos precisamente eso!

 Hacer

En inglés, el concepto tiene otro sentido. Me gusta escucharlo en las series y en las películas, cuando algún personaje habla de personas, discursos o actitudes inspiradoras. De hecho, el lema de los Juegos Olímpicos de Londres era “Inspire a Generation”.

Ese lema, en los Juegos de Madrid 2098, causaría hilaridad y tendríamos cachondeo asegurado durante meses y meses. Seguramente, porque es difícil encontrar nada inspirador en buena parte de las personas que, en nuestro entorno, deberían serlo.

Para mí, ejemplares son las personas que no solo hacen cosas productivas ellas mismas, sino que consiguen que pasen cosas a su alrededor. Gente con magia, con arte y creatividad, con capacidad para generar, crear y construir pero, además y sobre todo, gente generosa y talentosa que consigue que germinen brotes en su entorno, sean éstos verdes, azules, negros o fucsia.

 Interesting people

Personas como Jesús Conde, por ejemplo. O como Manuel Villar, que una vez me preguntó si me iba de viaje con él y, antes siquiera de conocer el destino, ya le había dicho que sí. Personas como el Jefe Taibo, artífice de la Semana Negra de Gijón, de la que me declaro a la vez hijo, criatura y amante; como Antonio Lozano, Pedro Melguizo, Fernando Marías o Juan Madrid, que está levantando, junto a un grupo de entusiastas salobreñeros, el encuentro de cine negro más importante del sur de España. Personas que crean. Que creen. Y que crían.

Sígueme en Twitter: Jesus_Lens

Y a ver, anteriores días de Andalucía, qué blogueábamos: 2008, 2009, 2010, 2011 y 2012

  • JOSE ANTONIO

    Ese tipo de gente es la que debería tener importancia en nuestra sociedad y no toda esa caterva de políticos y demás menesterosos tan lamentablemente presentes en nuestras vidas.
    Acertado artículo Alter.

  • Dí que sí Alter. Ojalá fuera así. Al menos, tenemos que tratar de rodearnos de ellas, allá donde se encuentren.

  • Lego First Four

    Me encanta esta entrada. Siempre, desde muy pequeño he sabido que debía buscar gente, ya había encontrado, con una inmensa suerte, determinadas personas pertenecientes a distintos grupos de amigos aquí y allá, que de alguna forma, brillaban entre el resto. Y muy pronto supe que debía saber verlos, y juntarlos, para aprender juntos. Me siento profundamente agradecido de haberlo podido hacer en cierta medida, aunque me queda un camino largo y sin fin. Lo realmente importante a la hora de este camino, esta búsqueda, es abrir la mente, pues no es tan importante el destino del viaje, o del plan, sino la compañía. Y hay que saber ver, como bien dices, las personas que hacen que germinen brotes a su alrededor, ya sean verdes, azules, negros o fucsia. La edad, así como la condición o procedencia de la persona, no es más que mera orientación, pues las personas, no son ni más ni menos que la suma de sus experiencias, y el modo en que aprenden de ellas.

    ¡Menudo descubrimiento he hecho con tu blog! quién me iba a decir que lo encontraría buscando Alan Shore en google después de una fiebre de Boston Legal y El Abogado…

  • Pingback: En las entrañas de la creación « Pateando el mundo()