De Teatro a Mercado

Se me hace extraño escribir de cualquier cosa diferente a las elecciones, pero a estas alturas de periódico ya lo sabrán ustedes todo sobre los avatares electorales de Sánchez, Rivera, Iglesias y los demás. Permítanme que les hable de Cartagena y de su maravilloso Teatro Romano, un prodigio de intervención arquitectónica de Rafael Moneo.

Un grupo de periodistas gastronómicos tuvimos el privilegio, ayer domingo, de que la directora del Museo del Teatro Romano, Elena Ruiz, nos hiciera una completa visita guiada por una singular concatenación de edificios que se convierten en una prodigiosa máquina del tiempo.

Lo mejor de este Museo es que sigue siendo un proceso vivo y en plena evolución desde que, en 1991, apareció el primer indicio de que el Teatro Romano pudiera estar allí. ¡Que estaba! Ya les digo si estaba… Para ‘sacarlo’ al centro de Cartagena, Moneo conectó la fachada de la Casa-Palacio de la condesa de Peralta con los restos de la iglesia de Santa María a través de corredores subterráneos y escaleras mecánicas convertidos en museo arqueológico.

Suelos de caliza y paredes de travertino fósil acogen esculturas clásicas, frisos, capiteles y un largo etcétera de objetos hasta llegar a un corredor mágico que, en 20 metros de longitud, acumula restos de 10 culturas diferentes, de la visigoda y medieval a la árabe y cristiana. ¡Alucinante! 20 metros que se convierten en una lección de arte antes de desembocar en el inmenso Teatro.

Para los próximos años está prevista la excavación de una parte sorprendente de las espaldas del Teatro: el llamado Pórtico. En el siglo V, con la crisis —de la época— no había quien sacara adelante la gestión del Teatro, por lo que se remodeló para convertirse en una zona comercial, con sus chiringuitos, tiendas y puestos de mercado.

Paradójicamente, tras varios lustros cerrada, la sede de la central de Correos de Murcia se ha convertido en un popular y frecuentado gastromercado. ¡Ay, los romanos, la cantidad de cosas que nos enseñaron! A hacer de la necesidad virtud, por ejemplo, reutilizando los edificios obsoletos en espacios vivos y excitantes.

Jesús Lens

Un Hércules electoral

El pasado miércoles, después de esperar 15 minutos de cola en la oficina de Correos y votar, me sentí un auténtico titán, un héroe mitológico; poco menos que un Hércules electoral. Llevamos tanto tiempo hablando y oyendo hablar de la desmotivación, de la pereza a acudir hoy a las urnas, de la desafección política y de la desmovilización del electorado de izquierdas que, en mi subconsciente, ir a votar se convirtió en una tarea más azarosa y pesarosa que los trabajos del susodicho Hércules.

Es cierto que votar cuatro veces en cuatro años no parece lo más idóneo, pero de ahí a hablar de cansancio, fatiga y agotamiento media un abismo: pudiera parecer que, en vez de darse un paseíto hasta el colegio electoral a lo largo del día hoy y depositar un sobre en una urna tras saludar a la concurrencia, hubiera que hacer extenuantes series de abdominales, flexiones y dominadas.

Me enteré de que el 10-N iba a estar fuera de casa el último día en que podía solicitar el voto por correo. Mi primer impulso fue pasar de ir a Correos, justificándome a mí mismo con lo del cansancio, y tal. ¿Cansancio? ¡Qué cansancio ni cansancio! Ni que se tratara de ir a picar piedra o abrir caballones con la azada…

Cogí el 4, fui a Correos, pedí turno, esperé la cola, hice los trámites, firmé electrónicamente y a volar. Esta semana, cuando llamó el cartero a casa, ya era el último día para enviar mi voto. ¡Qué pereza! ¡Qué mal me viene! ¡Con lo a gusto que estoy yo ahora en el sofá, otra vez a Correos!

Me sacudí la modorra y, ya les digo, al ver el sobre con mi sufragio depositado en la saca correspondiente, me sentí como el héroe de una película de aventuras que cumple con éxito su misión después de incontables penalidades.

Sinceramente, creo que nos hemos puesto muy tontos con esto del cansancio, la fatiga y el agotamiento electoral. Cierto que estamos decepcionados con nuestros políticos, pero quedarse en casa y no ir a votar no soluciona nada.

Jesús Lens

Reflexionar con ‘Parásitos’

Dado que sólo hemos tenido media campaña electoral, deberíamos disfrutar únicamente de media jornada de reflexión. Les recomiendo que la otra media la dediquen a ver ‘Parásitos’ en el cine, una de las películas del año, junto a ‘Joker’.

Leo que un profesor de Psicología de la UGR desaconseja ver la película del archienemigo de Batman por ser una exaltación de la violencia gratuita. Me gustaría saber qué piensa de la última Palma de Oro del Festival de Cannes, dirigida por el cineasta coreano Bong Joon Ho, un puñetazo cinematográfico en todos los morros del espectador, una de esas películas que te dejan noqueado, en estado de shock, estupefacto y patidifuso.

“¿Había imaginado que una película incómoda como ésta podría cosechar tanto éxito?”, leemos en la magnífica entrevista que publicó la revista Caimán del mes de octubre. “Yo siempre elijo un camino duro. Nunca he ido por el fácil”, contesta el cineasta. “Es una película muy rara. Tengan cuidado con ella”, advierte.

No les voy a contar de qué va ‘Parásitos’, más allá de decirles que es una película que nos invita a reflexionar sobre la sempiterna lucha de clases. La clase alta, la media y la baja, perfectamente representadas en las tres modalidades de residencia que aparecen en el filme, una imprescindible metáfora locativo-espacial.

Hoy es un buen día para ir al cine. Por la mañana, aprovechen para reflexionar sobre nuestros políticos, los debates televisivos y sus mensajes electorales. Por la tarde, anímense a ver ‘Parásitos’. Y déjense tiempo al salir del cine para echarse unas cañas y comentar la película. Podrá gustarles más o menos, pero les garantizo que no les va a dejar indiferentes.

Acostumbrados a un cine fácil, poco comprometido y de evasión —lean a Scorsese cuando habla de esas películas “en las que no hay misterio, ni revelación, ni peligro”— ver cintas como ‘Joker’, ‘Mientras dure la guerra’ o ‘Parásitos’ es una declaración de intenciones, un ejercicio de compromiso personal con un cine que te remueve por dentro, te espolea y te sacude. Películas que dan que pensar, reflexionar, debatir y conversar.

Jesús Lens

Libremos hoy

Hoy toca librar, que para algo es el Día de las Librerías. Hoy toca pasar por alguna de nuestras librerías favoritas… y comprar algo. A ser posible, uno o varios libros, por supuesto.

No es una tautología, recomendarles comprar libros en las librerías. En algunas empieza a pasar como en los cines, que hacen más caja con las palomitas y los refrescos que con la propia taquilla. Funkos y muñecotes, agendas de todos los colores y merchandising de diversas sagas ocupan tanto o más espacio que los propios libros. Lo que no es ni bueno ni malo, sino todo lo contrario.

Dense una vuelta por su librería favorita y, además de comprar un libro o un cómic que le apetezca leer, compre otro para regalar a alguien especial. Aproveche para dedicárselo con cariño. ¡Con lo complicado que es eso de volver a escribir a mano!

Hoy hay actos culturales variados en las librerías, de charlas y presentaciones a conciertos, cuentacuentos, lecturas y un largo etcétera. ¡Qué gran día habría sido, también, para reunir a los Clubes de Lectura en torno a una buena tertulia libresca!

Cuando chapa una librería histórica y emblemática, todo son llantos, lamentos, suspiros y crujir de dientes. Eso, a los libreros que se ven obligados a cerrar las puertas de su establecimiento les puede insuflar ánimos y embargarles de emoción, pero poco más. Con esto pasa como con lo de votar: para evitarnos las manifestaciones del lunes frente al Ayuntamiento para protestar por el auge de la ultraderecha, la mejor estrategia es acudir a votar el domingo.

Nos gustan las librerías. Son establecimientos con alma, lugares que hacen mejor nuestra vida. Nos gusta que abran sus puertas y tener ocasión de charlar con las libreras y los libreros, comentar nuestras últimas lecturas y pedirles consejo. No hay mejor algoritmo que el conocimiento y la experiencia de un buen librero.

Para que las librerías sigan cumpliendo con su imprescindible labor de descubrirnos tramas imposibles, presentarnos a personajes inolvidables, conducirnos a paisajes inexplorados y hacernos soñar con mundos desconocidos; sigamos visitándolas y compremos allí nuestros libros.

Jesús Lens

Dinero sucio, negro y putrefacto

No es fácil hacer películas sobre el dinero. El dinero, por regla general, no es un fin en sí mismo, sino un medio para conseguir otras cosas, sean materiales o inmateriales. Poder, imagen y prestigio, mayormente. Lo normal es que, para tratar sobre el dinero, los guiones hablen de las vías para conseguirlo y de las consecuencias de tenerlo en abundancia… o de no tenerlo en absoluto.

Para los villanos del noir, un buen atraco o la petición de un rescate por un secuestro, son atajos habituales para acceder al mercado de capitales. Cuando los guionistas se ponen imaginativos, tiran de timos, trucos y estafas más o menos ingeniosas. Cuando quieren rizar el rizo, se meten a fondo en la cuestión de la ingeniería financiera. Y convertir la ingeniería financiera en algo inteligible y atractivo para el gran público es harto complicado.

‘The Laundromat: Dinero sucio’ se titula la película más reciente del siempre atractivo director Steven Soderbergh, presentada con notable éxito de crítica en el reciente festival de cine de Venecia, y que ya podemos disfrutar en Netflix tras un brevísimo paso por algunas salas de cine muy seleccionadas.

El guion de Scott Z. Burns, basado en un libro de Jake Bernstein, se centra en el escándalo de los llamados papeles de Panamá. ¿Se acuerdan? Fue uno de los temazos del 2017, cuando una filtración procedente de un despacho de abogados de uno de los paraísos fiscales del mundo sacó los colores a cientos de personalidades internacionales que habían usado ‘pantallas’, testaferros y empresas fantasma para eludir el pago de sus impuestos.

El tono utilizado por Soderbergh comienza sorprendiendo, con unos inenarrables Gary Oldman y Antonio Banderas hablándonos directamente a los espectadores y contándonos la historia del dinero y la evolución de las finanzas desde los tiempos de los homínidos. Utilizan un lenguaje impostado, paternalista y ridículo, a tono con las vestimentas que usan. A algunas personas, ese tonillo de fábula para niños las ha sacado de la historia y las ha hecho desistir. Yo les recomendaría perseverar, que después sale una enorme Meryl Streep, se explica el escándalo de los papeles de Panamá y se desenmascara el cinismo de tantas y tantas personas de supuesta moralidad pública. Y flipen con el final. FLI-PEN.

Haciendo repaso por el cine más reciente dedicado a desentrañar el lado más oscuro del mundo de las finanzas, son muy recomendables ‘Margin call’, ’El lobo de Wall Street’ y ‘La gran apuesta’. En todas ellas, la forma tiene tanta importancia como el fondo ya que, como decíamos al principio de estas notas, no es fácil enganchar al espectador con historias basadas de banqueros, asesores fiscales e inversores de grandes capitales.

‘Margin call’ narra 24 horas en la vida de los trabajadores y directivos de un banco de inversión asomado al precipicio de la crisis de 2008, cuando el sistema financiero mundial estuvo al borde del colapso y pareció que el capitalismo podía implosionar.

Con ‘El lobo de Wall Street’, Martin Scorsese filmó otra de sus obras maestras. El protagonista es un corredor de bolsa interpretado por Leonardo DiCaprio para quien lo único importante era la comisión que podía llevarse en cada transacción, con independencia de las consecuencias que pudiera arrostrar para los clientes, para su empresa o para la sociedad en general.

Una película excesiva, manierista y loquísima; imprescindible para contar una historia igualmente desmesurada y, por momentos, inenarrable e imposible. Y, sin embargo, todo aquello fue real y ocurrió de verdad.

Y la gran joya de la corona cinéfilo-financiera: ‘La gran apuesta’, ganadora del Óscar al mejor guion adaptado que, dirigida por Adam McKay, cuenta la historia de tres tipos que sí vieron venir el colapso del mercado inmobiliario norteamericano en 2005… y se lucraron hasta lo indecible apostando por su caída inminente.

Interpretada por Christian Bale, Brad Pitt y un soberbio Steve Carrell, ‘La gran apuesta’ es una de las mejores películas sobre el mundo de las finanzas que se han filmado jamás. Una auténtica lección de economía en la que los personajes se vuelven a la cámara y explican al espectador, de forma tan humorística como rigurosa, algunos de los términos propios de la jerga hipotecaria y bancaria.

Y nos queda ‘Inside job’, en clave de documental, pero con formato de thriller adictivo, ganador del Óscar en 2011. Se trata de un documental narrado por Matt Damon en el que el cineasta Charles Ferguson entrevista a personajes del gobierno norteamericano y del mundo de las finanzas sobre la crisis de 2008, llegando a unas consecuencias abracadabrantes sobre causas y culpabilidades. Y, lo que es peor, sobre lo que podíamos esperar de un futuro… que ya es presente.

El dinero, en teoría, es neutro. No es ni bueno ni malo ni todo lo contrario. Depende del uso que le demos. Películas como las señaladas nos muestran que, mal usado, el dinero puede ser letal.

Jesús Lens