Gente interesante

Hoy, en el artículo que publico en IDEAL, barajo un concepto que, para mí, resulta especialmente interesante. A ver si lo compartís. O qué.

La gente. Me gusta ese concepto. Gente. En la España pija, burbujeante y sobrecogedora no había tanto gente como people, en su versión VIP o en su versión beatutiful. Pero a mí me gusta la gente, a secas, por ser un concepto amplio, integrador, mestizo y genérico.

Una de las personas que más utilizan dicho concepto es el artista Jesús Conde, pero seguido del adjetivo “interesante”. Siempre que nos juntamos, hablamos de viajes. Uno viaja para descubrir hermosos monumentos o ver pinturas famosas, para disfrutar de paisajes impresionantes o para tener excitantes experiencias de vida. Jesús viaja, además, para conocer gente. Gente interesante.

 Jesús Conde

Por eso, a la hora de elegir destino, compañeros de viaje y lugares en los que hospedarse, Jesús y Lola se imponen como uno de los objetivos primordiales la posibilidad de encontrar a ese tipo de personas que enriquecen y que te hacen disfrutar, más aún, del lugar en que te encuentras. Gente con alma. Gente que te descubre cosas nuevas, que te orienta, te guía y te conduce. O que te hace evocar y revivir momentos que creías olvidados. Gente que te deja huella, poso, recuerdo y, quizá, hasta cicatriz.

Gente, en una palabra, que te inspira.

El de inspiración es un concepto muy peligroso que, en España, viene a ser equivalente a estar tumbado a la bartola, papando moscas, esperando a que las musas te penetren, se hagan fuertes dentro de ti y casi, casi te obliguen a parir alguna maestra. Y la inspiración puede ser cualquier cosa… ¡menos precisamente eso!

 Hacer

En inglés, el concepto tiene otro sentido. Me gusta escucharlo en las series y en las películas, cuando algún personaje habla de personas, discursos o actitudes inspiradoras. De hecho, el lema de los Juegos Olímpicos de Londres era “Inspire a Generation”.

Ese lema, en los Juegos de Madrid 2098, causaría hilaridad y tendríamos cachondeo asegurado durante meses y meses. Seguramente, porque es difícil encontrar nada inspirador en buena parte de las personas que, en nuestro entorno, deberían serlo.

Para mí, ejemplares son las personas que no solo hacen cosas productivas ellas mismas, sino que consiguen que pasen cosas a su alrededor. Gente con magia, con arte y creatividad, con capacidad para generar, crear y construir pero, además y sobre todo, gente generosa y talentosa que consigue que germinen brotes en su entorno, sean éstos verdes, azules, negros o fucsia.

 Interesting people

Personas como Jesús Conde, por ejemplo. O como Manuel Villar, que una vez me preguntó si me iba de viaje con él y, antes siquiera de conocer el destino, ya le había dicho que sí. Personas como el Jefe Taibo, artífice de la Semana Negra de Gijón, de la que me declaro a la vez hijo, criatura y amante; como Antonio Lozano, Pedro Melguizo, Fernando Marías o Juan Madrid, que está levantando, junto a un grupo de entusiastas salobreñeros, el encuentro de cine negro más importante del sur de España. Personas que crean. Que creen. Y que crían.

Sígueme en Twitter: Jesus_Lens

Y a ver, anteriores días de Andalucía, qué blogueábamos: 2008, 2009, 2010, 2011 y 2012

HACER QUE OCURRAN COSAS

La columna de hoy en IDEAL está dedicada a una persona que, durante estos años, ha sido jefe, compañero y amigo a la vez. ¡Salud!

 

Hasta hace relativamente poco estaba convencido de que lo importante era hacer cosas. Muchas, variadas, diferentes y excitantes. Al grito de ¡acción!, la consigna era mantenerse en un estado de movimiento perpetuo. De un tiempo a esta parte, sin embargo, vengo conociendo a alguna gente cuya principal característica es, además de hacer cosas, conseguir que a su alrededor pasen otras muchas.

 

El Jefe de la Manada Negra
El Jefe de la Manada Negra

Y me llamó la atención, hace unas semanas, en el Foro Estratégico de las Cajas de Ahorros tan brillantemente organizado por la CECA, las palabras de uno de los contertulios, cuando dijo que en el mundo hay tres tipos de personas: las que hacen que ocurran cosas, las que ven lo que sucede a su alrededor y… las que no se enteran de nada.

 

Hacer cosas es relativamente sencillo. Siendo mínimamente inquietos, nuestra sociedad nos brinda mil y una posibilidades para la acción. Sin embargo, conseguir que a nuestro alrededor ocurran cosas productivas, creativas y positivas es mucho más complicado.

 

Canarias abierta al mundo
Canarias abierta al mundo

Tomemos el fútbol como ejemplo. Un equipo lo componen once jugadores y cada uno desempeña un papel determinado en el campo. Pero, de entre todos ellos, hay algunos que cada vez que tienen el balón en sus pies generan una sensación de amenaza, peligro e incertidumbre para el contrario. Precisamente eso es lo que diferencia a las megaestrellas de los buenos jugadores: la capacidad de conseguir que, a través de la íntima comunión entre su cerebro visionario y sus pies, sucedan cosas teóricamente imposibles en el campo: un pase inverosímil, un trallazo inapelable o una parada prodigiosa.

 

Son muchos
Son muchos

Volviendo a la vida normal, reconozcamos que ni siquiera organizar una cena para una Peña de amigos es fácil. Cuando no es el presupuesto es el menú. O las fechas. No es fácil aglutinar a la gente y, desde luego, los buenos organizadores escasean. A ver, ¿cuando fue la última vez que organizaste alguna actividad? ¿Qué te movió a ello? ¿Cómo salió la cosa? ¿Repetirías?

 

Dice la sabiduría empresarial que lo importante no es conocer la respuesta a una pregunta, sino a la persona que conoce la respuesta. Siguiendo la misma lógica, arrimarse a esa gente carismática y especial a cuyo alrededor pasan cosas garantiza diversión, creatividad, crecimiento personal y enriquecimiento intelectual.

 

Una mezcla de suerte y de oportunidades aprovechadas me ha permitido, estos años, trabajar con una de esas personas. Han sido años estupendos en los que he crecido.

Jefe, compañero y amigo
Jefe, compañero y amigo

Y aprendido mucho y de muchas cosas. Más allá de números y cifras, he aprendido lo importante que es la ilusión, la visión a largo plazo y la capacidad de liderazgo. Y, en justa correspondencia, el valor del esfuerzo, del tesón y de la rectitud. La trascendental importancia del amor por el trabajo bien hecho. Lecciones de vida, todas ellas, que dejan una huella indeleble y perdurable, de las que se quedan marcadas a sangre y fuego por siempre jamás.

 

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

CUAVERSOS PARA LA GENTE

Leyendo “Cuando el rojo es negro”, de Qiu Xiaolong, me encuentro con estas célebres palabras, del poeta inglés John Donne, recogidas por el Maestro Hemingway al principio de su famosa novela,: “Ningún hombre es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es una pieza del continente, una parte de la tierra… la muerte de cualquier hombre me disminuye, porque estoy ligado a la Humanidad. Por consiguiente, nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas; doblan por ti.”

Gracias al atento lector Rodrigo Escobar por corregir mi error.

 

En ese sentido de las palabras de Donne, los Cuaversos de hoy nos llegan a través de La Parida de Andreu Martín, como cortesía de Vicente Carballido.

 

GENTE

(Evgeni Evtushenko)

 

No existen hombres poco interesantes.

Sus destinos son como historias de planetas.

Cada uno es único, solo, él solo,

No hay nadie más que se le parezca.

 

Y si alguien ha vivido en silencio,

Feliz en su rincón,

Su misma insignificancia

Lo ha hecho interesante.

 

Cada cual posee un mundo secreto, muy suyo,

Donde se esconde el mejor instante,

Donde se esconde la hora más terrible.

Pero nosotros no lo conocemos.

 

Y si un hombre muere,

Muere también su primera nevada,

Y el primer beso, y el primer combate…

Todo se lo lleva.

 

Sí, quedan libros y puentes,

Máquinas y telas de pintores,

Sí, muchas cosas se quedan aquí

Pero algo se va.

 

Así es la ley de este juego sin piedad.

Desaparecen mundos, no personas.

Los hombres, pecadores y terrenales, los recordamos,

Pero, en realidad, ¿qué sabíamos de ellos?

 

¿Qué sabemos nosotros de nuestros hermanos, de nuestros amigos?

¿Qué sabemos de nuestra persona amada?

 

Incluso de nuestro padre,

Sabiéndolo todo, no sabemos nada.

Se va la gente, no podemos recuperarla.

No podemos hacer renacer sus mundos secretos.

Y cada vez,

Tengo ganas de chillar ante tanta impotencia.