¡Pelea! vs. Confianza

Llevaba tiempo esperando.

Para Rajoy, la clave electoral del próximo 20-N es la CONFIANZA.

Es su lema, leit motiv y consigna: CONFIANZA.

¿Y la de Rubalcaba?

No la tenía.

Hasta ahora. Que la ha hecho pública.

La consigna es ¡PELEA!

Así, ¿entre exclamaciones?

¿Qué consigna os gusta más?

Ojo. No preguntamos que quién va a ganar las elecciones o quién nos gustaría que las ganara. Hablamos de lemas y consignas.

En clave boxística, en el rincón de la izquierda, con el calzón rojo, RB “Pelea” y en el de la derecha, con el calzón azul, RJ “Confianza”.

¡Pelea! contra Confianza

Jesús consignas Lens

PD.- Terminaba de escribir esto cuando, el mismo día que matan a Gadafi en Libia, ETA anuncia el agur a las armas. Que ya era hora, ¡cabrones!

Me doy un paseo por Facebook, y me encuentro esta imagen.

¿Qué os parece?

PD II.- En 2008, 2009 y 2010, bloqueamos lo siguiente…

El culo del alcalde

Celebramos que los grandes partidos ya tienen confeccionadas sus listas electorales con este artículo que comienza glosando las virtudes del culo de nuestro alcalde.

¡Enhorabuena, alcalde! Disculpe que hable de su culo y no de su pompis, pero es que ese término me provoca repelús y, sin embargo, hablar de culos siempre me ha parecido una actividad tan ilustrativa, divertida y encantadora como la de hablar de películas, viajes o baloncesto.

Enhorabuena, pues, por haber decidido dejar su culo bien aposentado en el sillón de la alcaldía de Granada. Estoy seguro de que los miles de votantes que condujeron sus posaderas a lo más granado de la Plaza del Carmen estarán más que satisfechos con dicha decisión y puedo imaginar que hasta quiénes no comulgan con sus ideas, programas y actuaciones también agradecerán este ejercicio de seriedad y compromiso con los ciudadanos.

¡Un culo, un sillón!

Estimado alcalde, queridos lectores: no hay retranca ni dobles sentidos en esta culera columna. Lo tengo escrito, publicado, dicho y repetido: no entiendo la necesidad compulsiva de tanto culo inquieto necesitado de compaginar el bastón de mando de su localidad con un acta de congresista o senador. Desconfío de esos iluminados, convencidos de que ellos y solo ellos pueden servir a los ciudadanos, los días pares en sus asuntos cercanos y domésticos y, los impares, en los más lejanos y trascendentales.

Cuando un partido presenta en sus listas a esos candidatos proteicos, multiplicadores y superhéroes, tiendo a pensar que el resto de sujetos que se cobijan bajo sus siglas son unos torpes, tontos e inútiles; unos auténticos Don Nadie.

La cuestión es: ¿deben estar prohibidas, por ley, las duplicidades de cargos electos? Reconozco que estoy cansado de tanta ley, decreto y reglamento que empieza a regular hasta cómo tenemos que acostarnos para dormir por la noche. Pero también reconozco, como nos recuerda Concha Caballero, que fue necesaria una normativa para que la gente lleve bolsas orgánicas a los supermercados y centros comerciales, evitando el despilfarro económico y ecológico que suponían las bolsas de plástico. ¿Seguimos siendo ciudadanos de palo y zanahoria?

El problema es que, no habiendo listas abiertas, no podemos elegir, premiar y confiar en los candidatos de un partido que se comprometan a ocupar un solo puesto orgánico y a permanecer en él por el período elegido e ignorar, penalizar y censurar a los que sienten el irresistible canto de sirenas de empresas más nobles, dignas, elevadas y seguramente más productivas, sean en el sector público o en el privado.

Señor candidato: si usted fue elegido concejal y pronto se cansó, aburrió o hartó de trabajar por los asuntos que nos preocupan a los vecinos, si las cosas de casa le dejan insatisfecho y le saben a poco, gustando de verse y oírse en Sevilla, Madrid, Bruselas o Estrasburgo, donde seguramente se sentirá usía más satisfecho y realizado, por favor, absténgase de pedir mi voto en ulteriores contiendas electorales. Sencillamente, no me fío de usted.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

Lo que escribimos los pasados 15-0: 2008, 2009 y 2010 (nada. ese día no estuvimos).

Amando de Miguel y la crisis

A veces da gusto escuchar que hay personas que llaman al pan, pan y al vino, vino. Sigue muy activo en las Redes Sociales el tema sobre las #ideasparagranada que comentamos en esta entrada, el domingo. Y creo que lo sigue es un ejercicio de reflexión que deberíamos hacer todos. Hasta el punto de que, en la Margen Derecha, tenéis una encuesta de lo más científico, como veréis por el tenor de las posibles respuestas 😉

El caso es que leo esta mañana el “Buenos días” de Melchor Sáiz-Pardo en IDEAL, en que habla de la charla de Amando de Miguel, el famoso sociólogo que dice cosas tan claras (¿y polémicas?) como ésta:

“Dicen que la crisis la han provocado los mercados, los bancos, el euro y cosas así.

Pues no señor.

La crisis nace de que no se trabaja lo suficiente, de que nos hemos adormilado en el estado del bienestar, de que no somos competitivos, de que no producimos lo necesario.

De la crisis solo se saldrá arrimando todos el hombro, trabajando”.


Le preguntan por el paro juvenil y la imposibilidad de encontrar trabajo:

“Pues tienen que seguir formándose, aprovechando su situación laboral para realizar cursos de distintas especialidades y ampliar sus estudios y sus conocimientos”.

Y concluye (aunque se mete con el jogging y el gimnasio, algo de lo que hablaremos pronto): “El cuerpo humano se rige por el cerebro. Lo que hay que hacer es tener las neuronas en perpetuo movimiento, sentir curiosidad por todo, entusiasmarse con las cosas”.

La puntilla, la da el propio Melchor:

“Las pequeñas células grises que decía Hércules Poirot, tienen que estar trabajando siempre, porque si no, se secan. Entonces, apaga la luz y vámonos”.

(¿Os acordáis de esta imagen, por cierto?)

Hay ocasiones en que, sólo por leer un “Buenos días” tan cargado de sentido como éste, merece pagar el 1,20 euros que cuesta el periódico.

Y sí. Son buenos días.

Jesús chocolate espeso Lens

¿Qué publicamos en anteriores Días del Pilar? Porque en 2008, 2009 y 2010, estuvimos activos, tal día como hoy.

100 + 1 ideas para mejorar Granada

El Hashtag, en Twitter, es #ideasparaGranada y, lo reconozco, me está salvando una tarde que se presumía horrorosa.

Estar malo es un coñazo. Estar agotado es peor: te quita las ganas de todo. Y solo dormir, no puede ser.

Pero cuando estás agotado, no puedes correr y pensar en algo tan sencillo como ir al cine se convierte en una empresa aventurada y terrorífica.

Así que vi “La mirada de Ulises”, una de esas películas reflexivas, lentas y pausadas, después de haber visto la procaz “El sargento de hierro”. Y me vine al despacho, al sillón, a darles un reposo a las lumbares.

Tenía unas ideas que quería convertir en artículos, posibles artículos para IDEAL o entradas para el blog… y me asomé al Twitter. Y me lo encontré ardiendo, con propuestas, ideas y diálogos sobre el futuro de Granada tan cortos como intensos.

¿Leyeron hoy, en nuestro periódico, las 100 + 1 propuestas para que Granada salga de la crisis? Se ha consultado a algunas de las (teóricas) mentes más preclaras de nuestra tierra, compilado sus respuestas y publicado en un espectacular especial de ocho páginas.

A partir de ahí, las redes sociales han empezado a echar humo y, en concreto, Twitter no para de recibir Tweets, Retweets, respuestas y contrarrespuestas. Al aparato, todo tipo de gente, más o menos conocida. A destacar, de entre la gente “pública”: Pepe Martínez Olmos @PmOlmos Juan Francisco Delgado @Juanfradelgado Pablo Suárez @Desde_Jocaya y Pepe Torrente @torrentepep , cuyas cuentas de Twitter es interesante seguir.

Entre el Twitter (reconozco que también jugué con el hashtag #PalabrasDespuesDeAsesinar  (“haber elegido susto” y “cariño, qué rica nos ha salido la sangría esta noche”) y la música de Joe Zawinul, me arranqué con un par de artículos: “Marcas de la casa” y “De empresas y aventuras”, relacionados con esta Tormenta de Ideas para Granada.

Justo ahora que termino estas líneas, leo una excelente propuesta de Alberto Bueno: no faltan buenas ideas. Faltan piernas para ejecutarlas.

Y me da qué pensar.

¿Estáis de acuerdo?

Todo esto me hace tirar de hemeroteca y recordad artículos como “El ser perruno”, “¿Quién tiene un sueño?”, “Recortar cultura = suicidarse”. O aquella “Granada I love you” ¿Os acordáis? La secundamos con un cuento “Al cabo, García” y Colin Bertholet se unió animoso, con su trabajo.

Estamos en un momento decisivo.

Animaos a participar en 100 + 1ideas para cambiar Granada.

Pero, inmediatamente después, tenemos que hacer un importante esfuerzo colectivo por creérnoslo. Y arremangarnos para trabajar duro. Y conseguirlo.

Can we?

Jesús top 100 think Lens

El profesor: un héroe cualquiera

Hace unos días publicábamos en IDEAL un artículo sobre el papel de los profesores, en las aulas. Hoy damos una vuelta de tuerca más y publicamos otro sobre el papel que muchos de ellos desempeñan fuera de las clases.

Uno de los profesores que más me ha condicionado a lo largo de mi vida es uno que nunca me dio clase.

Cuando estudiábamos EGB, Marfil era un mito. Seco como un espárrago triguero, en invierno llevaba a los chavales a practicar esquí de fondo a la Sierra y, cuando no había nieve, los grupos de atletas que seguían su estela por los senderos de la Fuente de la Bicha eran todo un espectáculo.

No recuerdo de qué daba clases en el colegio, pero como atleta, Marfil era querido, admirado y reverenciado. ¿Cuántas generaciones no deberán a Marfil el llevar una vida atlética, sana y deportiva? Un profesor como ése, sencillamente, es un lujo y cualquier colegio debería vanagloriarse por tenerle en su Claustro.

Como pasaba con Don Juan, otro de esos maestros que, sin tener necesidad ni obligación, reunía a un puñado de alumnos de octavo y, en horario extraescolar, nos hablaba del Hombre de Orce, espoleaba nuestra curiosidad y nuestra imaginación y nos empujaba a convertirnos en aprendices de Indiana Jones, los sábados y domingos, buscando fósiles por el Torcal de Antequera o en las serranías de Córdoba.

Un profesor puede limitarse a cumplir con su horario, dar sus clases, marcharse a su casa y, hasta la mañana siguiente; un día tras otro. También puede aspirar a convertirse en un héroe para los alumnos de su colegio o instituto. Un héroe puede ser lo mismo un atleta que el músico que toca en un grupo, el dibujante que hace historietas o el lector y cinéfilo que guía los gustos de sus alumnos, que los moldea y los pule, los ilustra y los conduce.

Todo este tipo de actividades, por lo general, se realizan de forma privada, fuera de la escuela y el instituto. Y nadie les paga por ello, a los profesores. El mismo sueldo cobra el desganado y poco implicado que el imaginativo, esforzado y comprometido maestro que, además de dar clases, se convierte en modelo y referente para los chavales.

Insistamos, ahora que comienza el curso, en reivindicar la figura de una de las personas más importantes en la vida de nuestras jóvenes generaciones: tanto o más aprenden de lo que ven y perciben en sus profesores, de su comportamiento y forma de vida en la calle, que de lo que se les enseña en las aulas.

Una tarde iba corriendo con mi hermano por la Fuente de la Bicha, cuando una voz nos animó desde la lejanía: – “¡Bien por esos hermanos que corren juntos!” Era Marfil.

Ganar una medalla de oro en una Olimpiada no me habría hecho tanta ilusión como ese grito de aliento de un extraordinario profesor que, sin haberme dado una sola lección en la pizarra, tanto ha contribuido en mi formación como persona, como individuo, como ser humano.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.