La hora regalada

A partir de hoy, la noche llegará mucho antes. Hasta la primavera.

Pero esta noche, el tiempo nos ha hecho un regalo, sobre todo, a quiénes estábamos necesitados de sueño.

Como es tradicional, a las 3, los relojes empezaron a marcar de nuevo las 2. Y esa hora se repitió. Todos y cada uno de sus sesenta segundos volvieron a desgranarse, segundo a segundo.

Quizá por eso, porque hubo una hora más de noche, mientras algunos recuperábamos parte del tiempo en que debimos dormir y no lo hicimos, otros aprovechaban para echarse un par de copas más al coleto.

Y como el cambio de hora sabe de horarios, pero no sabe de borrachos, a eso de las 6 am, cuando el tempranero amanecer rompía por el horizonte y las crías de los pájaros empezaban a piar pidiendo su comida; un grupo de fiesteros rompían vasos en la calle y prorrumpían en gritos y risas grandilocuentes y abusivas.

Aproveché para desaguar, recomponer la ropa de cama, cambiar de posición sobre el colchón y, sin mayores problemas, recuperé el sueño interrumpido.

Hasta que, pasadas las 10 nuevas (las 11 antiguas), el sol me despertó, de una vez por todas. Tardé en desperezarme. Ya se sabe que, cuánto más duermes, más quieres dormir. Aproveché que no tenía prisa alguna para rematar las pocas páginas que me quedaban de la última y estupenda novela de Óscar Urra, “Bacarrá”.

Y me fui en busca de mi sempiterno café con tostada mixta. Bien pasada. Y, después, otro café.

¡Miau!

Y la prensa claro.

Una prensa que, entre las amenazas de los Mercados y los requerimientos de Bruselas, nos trae estupendos reportajes sobre la Orquesta Sinfónica Joven de Goiás, un milagro del que podremos disfrutar el próximo martes, en el Teatro CajaGRANADA, gracias a la colaboración de nuestra Obra Social con Endesa.

Pereza, relax, tranquilidad, sosiego, detenimiento, reflexión…

Y sueño. Mucho sueño. Sueño recuperado. Sueños acumulados. Sueño vencido. Sueños por cumplir.

Cuanto menos sueño tengo, más sueños atesoro. Cuánto más larga es la noche, más claros son los sueños. Cuántos más sueños tengo, mejor duermo. Y cuando duermo bien, sueño mucho.

Es solo una hora. Y, hoy, a la caída de la tarde, el Tiempo se la cobrará con creces, haciendo que la noche llegue mucho más temprano que ayer.

Pero, de momento, esa hora me ha resultado muy rentable. En clave de sueños.

Jesús somnoliento Lens

Otros 29 de octubre, no cambiaron la hora, pero también bloqueamos: 2008, 2009 y 2010.

Steve Jobs: último día

Hay días en que el Blog viene hecho. Como hoy, cuando mi amigo Jose me propone la siguiente entrada-homenaje a Steve Jobs:

Hola Jesús, una idea para tu blog en homenaje a Steve Jobs.

En su emotivo discurso en Stanford dijo, entre otras cosas preciosas, esto:

“Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo parecido a “Si vives cada día como si fuera el último, es muy probable que algún día hagas lo correcto”.


A mí me impresionó y desde entonces, durante los últimos 33 años, me miro al espejo todas las mañanas y me pregunto: “Si hoy fuera en último día de mi vida, ¿querría hacer lo que estoy a punto de hacer hoy?”

Y cada vez que la respuesta ha sido “No” por varios días seguidos, sé que necesito cambiar algo.

¿Por qué no planteas a tus lectores, qué harían si supieran que hoy es el último día de sus vidas?

Pues yo (Jesús), si hoy empezara mi último día, empezaría por dormir, saldría a correr y, después, ya vería.

¿Y tú?

Jesús vaguete Lens

Ahí va lo de los 3 últimos años: 20o8, 2009 y 2010

Alta infidelidad

Calvino, protagonista de “Alta infidelidad”, de Christopher G. Moore, suelta perlas como ésta:

“Cuando uno se hace más viejo, las cosas van más lentas, pero el tiempo pasa más rápido. Es una de las contradicciones de la vida. Uno tropieza y se cae de bruces. Primero se saborea la mierda y la tierra que hay entre los dientes, pero luego, o bien te levantas o te quedas arrodillado encima de la mierda”.

¿Qué os parece?

Para conocer un pocoa más de esta Alta Infidelidad, os invito a dar un paseo por el Blue and Noir, esa página negra y musical que tanto nos gusta.

¿Os venís?

Jesús noir Lens

Y si queréis saber en qué estábamos tal día como hoy, ahí van el 2008, 2009 y 2010.