¿MURCIANOS vs. MARCIANOS?

Impresionado, al leer la catarata de comentarios que siguen a la noticia en IDEAL Digital sobre el discurso de Antonio Jara, antiguo regidor de la ciudad de Granada y actual Presidente de CajaGRANADA.

Impresionado y sobrecogido, en realidad.

Sobre todo por una de las líneas de ataque a Jara: ser murciano. ¿Cómo se le ocurre a un murciano venir a decirnos a los granadinos cómo nos percibe y hacia dónde deberíamos ir, en estos procelosos tiempos?

Cuando leo cosas así, me pongo enfermo. Quiere la casualidad que precisamente ayer viernes publicara las siguientes palabras, en mi columna de IDEAL, titulada premonitoriamente “El ser perruno”, aplicado al ser granadino:

“El ser perruno o perrunismo: dejar para mañana lo que puedas hacer hoy, mirar hacia dentro, sólo hacia dentro y muy hacia dentro, no abandonar los límites espacio-temporales marcados por un radio de cien kilómetros a la redonda trazados desde Puerta Real, sospechar de toda idea nueva o distinta y desconfiar de cualquier ser humano no nacido en el corazón de la ciudad de la Alhambra.”

Podéis leer AQUÍ, íntegro, el contenido de “El ser perruno” y, además, os recomiendo un sano ejercicio que IDEAL nos pone al alcance de la mano, haciendo un click: leer íntegro el pregón de Jara para las fiestas del Zaidín. Lo tenéis AQUÍ.

¿Lo habéis leído? ¿Qué os parece? Al contenido de su discurso, me refiero, no a las interpretaciones interesadas y torticeras que se están haciendo de sus palabras. Leedlo, por favor.

Y, ahora, de todo lo que dice Jara, exactamente, ¿con qué NO estáis de acuerdo? Porque, sinceramente, creo que dice verdades como puños: que los tiempos están cambiando, que tenemos que coger el tren de la modernidad, que ya vale de llorar, que es el momento de actuar. ¡Acción! ¡Acción! ¡Acción!, pide Jara a los vecinos del Zaidín y, con ellos, a todos los granadinos.

Es hora de moverse, de movilizarse, de sumar y de aportar. ¿Alguien piensa lo contrario? Quizá haya que recordar a Kennedy, cuando decía aquello de que ya era hora de dejar de preguntarse sobre qué podía hacer América por ti y preguntarte qué puedes hacer tú por América.

¡Ya vale del cansino discurso llorica y lacrimógeno por nuestras glorias pasadas! Dejemos de ver enemigos en cada esquina, en cada recodo del camino. Mientras escribo esto, los Estados Unidos doblan a Lituania en el marcador de la semifinal del Mundial de baloncesto, 29 a 14. Incontestable. El comentarista de La Sexta, sin embargo, comenta que el arbitraje es muy permisivo con los norteamericanos. Por favor. 29 a 14. ¿Qué arbitraje ni qué puñetas? Menos excusas. Menos perderse en debates estériles y más centrarse en un objetivo, entrenar para conseguirlo y pelear por culminarlo. (Como han hecho, empezando la segunda parte, los lituanos, que ojalá terminen ganando…)

Sí. Jara es un señor de Murcia. Que no sólo lleva cuarenta años en Granada, sino que ha sido su Alcalde, profesor en su Facultad de Derecho y miembro del Consejo Consultivo de Andalucía. Un tipo ilustrado, que lee, que estudia, que dialoga, que escucha. Y que piensa. Y que habla. Que dice lo piensa. Porque antes, además, ha pensado, y mucho, lo que va a decir.

Posiblemente, todo el mundo habría esperado de Jara, en su pregón, que hablara del calor que hace este septiembre, de lo bonito que luce el barrio, de lo divertidas que son las fiestas y lo guapos que son los vecinos.

Y aquí paz y después gloria.

Pero no. Jara nos exhorta a pensar, a rebelarnos ante la abulia contemporánea, a actuar. A trabajar, todos unidos, para sacar adelante una ciudad que vive momentos muy complicados en tiempos muy difíciles.

Yo me quedo con esta lectura.

Leo los tirando a cien comentarios que ha generado la intervención de Jara en el Zaidín y no veo una sola propuesta constructiva. Todo son insultos, lamentos o adhesiones inquebrantables, sin ideas, sin debate realmente enriquecedor.

Sí. Jara es murciano. Pero tantos y tantos de nuestros paisanos, lo que parecen, es marcianos.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

¡A-PAGA!

Buenos días. Me llamo Jesús y no creo haber visto jamás “Sálvame”, “Salvados” o “Sálvate”. No tengo la más puta idea de quién es la tal Belén Esteban y, lo que es peor, me importan un carajo ella y sus adoradores. Hoy, 11-S, recordemos que hay un arma de destrucción masiva que está frente a ti y que tú tienes la responsabilidad de desactivar. Y la posibilidad.

Haz algo por ti, por tu familia y por tu semejantes.

 

¡Desconecta con la TeleMierda!

Yes. You can.

 

Jesús Lens. Teletraidor Anónimo.