MONSTRUOS CONTRA ALIENÍGENAS 3D

Si no hubiera sido porque era la primera película en 3D que iba a ver en una sala de cine convencional, seguramente nunca hubiera visto esta película.

 

Y, hombre, no es que piense que me hubiera arrepentido, ya que la peli no es para tirar cohetes, pero sí me habría perdido una entretenida historia que homenajea a decenas de películas que todos tenemos en nuestro inconsciente colectivo, de “La mosca” y “El increíble hombre menguante” a “Alien” o “La guerra de las galaxias”.

 

Una película larga, llena de personajes que se hacen entrañables, aunque las voces de sus doblajes hicieran que no identificara la del militarote bruto, pero con buen corazón, como el Kiefer Sutherland al que tanto echamos de menos, esperando la nueva temporada de “24”.

 

Crítica con los medios de comunicación y con algunos tics contra la Presidencia americana, la película es un homenaje a los raros que en el mundo son, a los diferentes, a los auténticos freaks (que no a los insufribles frikis a la española), a los extraños. Y al trabajo en equipo, a la solidaridad y la cohesión grupal, más allá de las diferencias individuales.

 

Y es que, cuando una gran amenaza exterior se cierne sobre la tierra (véase el ejemplo de “Watchmen”) todos los humanos, hasta los más anormales, se unen entre sí para enfrentar un peligro que amenaza con extinguirlos o dañarlos gravemente, de la supermujer a la que le ha caído un meteorito en la cabeza al científico loco.

 

Persecuciones, disparos y acción por doquier tratan de mantener enganchados a los espectadores a la pantalla, a sabiendas que la platea estará ocupada por decenas de niños… acompañados de sus padres. Y ya se sabe que el cine de animación más actual ha de conquistar a todo tipo de espectadores, hasta el punto de que “Wall E” o “Ratatouille” son más para adultos que para infantes, aunque el poderío visual de sus imágenes tenga a éstos permanentemente hipnotizados y prendados de la pantalla.

 

Y queda, por supuesto, el tema de las 3D. Que parece que estemos soslayando aquella Revolución que preveíamos hace unas semanas. 😉

 

Y la respuesta es…

 

¡Sobresaliente!

 

Majestuosos los efectos en 3D. Por mucho que las gafas sean aparatosas y que, al comprar la entrada, hasta te den un manual de instrucciones (y una toallita higiénica para limpiar las susodichas gafas), la experiencia merece la pena. De primeras, un momento impactante, con un objeto que se viene hacia la cara y parece que va a impactar contra ti.

 

Y después, momentos auténticamente sublimes, como los que se desarrollan en torno a la reunión del Presidente con sus acólitos, que te hacen sentir que participas en el Gabinete de Crisis, en primera persona, al estar filmada toda la secuencia a la altura de los ojos de un espectador que estuviera sentado en una silla, reunido en torno a la gran mesa rectangular.

 

Lo que demuestra que, más allá de ser un mero entretenimiento o añagaza para conseguir captar espectadores, el 3D va a cambiar la forma de filmar, la planificación de las escenas y el desarrollo de las secuencias.

 

La Revolución está aquí. Y ha venido para quedarse. De momento, ya ha ganado esta primera batalla, al haber conseguido encaramarse “Monstruos contra Aliens” en lo más alto de las taquillas de todo el mundo, siendo uno de los grandes éxitos de lo que va de año en USA.

 

El siguiente round, en Cannes, cuando “Up”, lo nuevo de Pixar, inaugure el certamen más famoso y elitista del mundo…

 

Seguiremos atentos el curso de la Revolución…

 

Lo mejor: el indiscutible éxito del 3D

 

Lo peor: la película es demasiado larga y, en algunos momentos, reiterativa.

 

Valoración: 6

 

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.