¿La Toma? Ahora no toca

Me desperté en mitad de la noche, sobresaltado. Sudaba copiosamente y tenía el pulso acelerado. Apenas podía respirar. Sentí que estaba a punto de sufrir un ataque de ansiedad y traté de tranquilizarme, concentrándome en averiguar la causa de tanta inquietud y zozobra.

Y resultó ser la polémica sobre la Toma de Granada, que este año están tratando de retomar en plena celebración del Corpus… y del aniversario de la muerte de Mariana Pineda.

¡Qué pesadilla, oigan!

ledesma-reyes-catolicos--647x231

De todas las frases célebres de Mariano Rajoy, aquella sobre tener que ir “al coñazo del desfile” es de las más memorables. Una de esas frases que deberían crear escuela. Y exportarse. A Granada, por ejemplo. Y al coñazo sobre la Toma. Y a ello dedico mi columna de IDEAL de hoy sábado.

Espero que Paco Cuenca tenga el buen tino de evitar enfangarse en este tipo de polémicas estériles que, más allá de interesar a muy poquita gente -aunque muy ruidosa- no le aportan nada al devenir de nuestra ciudad.

Paco Cuenca alcalde

¿Se acuerdan de aquel otro coñazo, el del famoso caballo? Que no parecía haber nada más importante en aquellos entonces… Pues ahí lo tienen, en lo alto del ayuntamiento, sin que nadie le preste atención, excepción hecha de esos turistas que miran hacia arriba y se fijan en los detalles.

Empiezo a leer artículos, blogs, tuits y estados de Facebook en los que se pide al alcalde que se moje en determinadas cuestiones, ideológicas y simbólicas, que nada tienen que ver con la gestión de la ciudad.

Personalmente, podré estar más o menos de acuerdo con algunas de ellas, pero del alcalde, lo que espero en estos momentos, es trabajo, eficiencia, eficacia, transparencia, avances, progreso y logros materiales. Que bastantes problemas tenemos y bastante precaria es la situación del PSOE en el ayuntamiento como para empezar a perdernos en cuestiones… como la de la Toma de Granada.

Ahora-no-toca
Ahora-no-toca

Le van a buscar las cosquillas, al alcalde, con este tipo de fruslerías. Porque hay mucha gente que las necesita para darse pisto e importancia, para ser escuchado y fotografiado. Para aparecer. Por eso, Paco Cuenca debería aprovechar el verano para aprender a pronunciar tres palabras muy sencillas, sin perder la sonrisa: Ahora-no-toca. Ni que sí ni que no, sino todo lo contrario. Ni largas cambiadas ni patadas seguir al balón. Ante según qué cuestiones, despacharlas con un conciso e inamovible: Ahora-no-toca. O, como decía Arya Stark en “Juego de Tronos”: Not today. Hoy no.

Jesús Lens

Twitter Lens