Paco Lobatón: “La mayoría de las desapariciones de menores tienen que ver con problemas con el principio de autoridad y los estudios”

 

elcorreo.es

Hola, soy Carlos Morán, el compañero de blog de don Emilio. El periodista Paco Lobatón y el juez hablarán mañana, día 12 de abril, en Granada sobre los menores desaparecidos en una nueva edición de la Escuela de Padres de IDEAL que coordina el propio don Emilio. Para los que tengáis interés en asistir la cita es en el Teatro CajaGranada de la capital a partir de las ocho y media de la tarde. La entrada es libre hasta completar aforo.

Aquí os dejamos fragmentos de una entrevista que le hicimos a Paco Lobatón hace unos días para anunciar su participación en la Escuela de Padres de IDEAL.

La inmensa mayoría de las desapariciones de niños y adolescentes terminan bien, pero esa certeza no calma a la sociedad, ¿por qué?

-Las desapariciones de menores tienen una resolución mayoritariamente positiva. Sin embargo, trascienden los hechos más dramáticos. Eso es así. Lo normal es que acaben bien, pero siempre que se reaccione bien. Cada desaparición de un menor es una señal que la sociedad debe tomarse muy en serio y responder con prontitud… Y también con mucha conciencia del riesgo, porque un menor es, por encima de otras consideraciones, una persona vulnerable.

¿Qué hay detrás de esa mayoría de desapariciones de chavales que tienen un desenlace feliz?

-El porcentaje de bromas o de aventuras es pequeño. La mayoría tienen que ver con conflictos dentro de la familia, con problemas relacionados con el principio de autoridad y los estudios. Recientemente, una madre llamó a ‘Desaparecidos’ para decirnos que su hija, cuando volvía a casa con su abuela, salió del coche pitando, aprovechando que se había parado en un semáforo. Había tenido malas notas y sabía que iba a tener un castigo. Entonces, se echó a la calle y estuvo desaparecida unos cuantos días.

¿Qué lección extrajo del dramático final del niño almeriense Gabriel Cruz?

-Para mí, lo más positivo es la posición de Patricia y Ángel, de los padres de Gabriel. La principal enseñanza es que el dolor terrible que supone que a unos padres se les arrebate un hijo de esa manera tan cruel, haya tenido una respuesta de serenidad y civismo, sin renunciar, por supuesto, a la reclamación de justicia. Esa es la lección principal. Pero hay otra. Después del funeral, Patricia y Ángel hicieron una reflexión sobre cómo la cobertura informativa llegó a ser tan desproporcionada que generó situaciones de interferencia, que es algo que también denunciaron los responsables de la investigación. Este tema hay que ponerlo sobre la mesa. No se puede convertir el principio informativo de un hecho como este en una carrera desenfrenada por obtener una última hora o una presunta exclusiva. Es que eso se hizo interfiriendo físicamente el trabajo de los cuerpos de seguridad, que es algo que pudo tener consecuencias dramáticas.

Después de seguir tan de cerca estos sucesos, ¿cómo digiere que se confirmen los peores presagios y los menores desaparecidos aparezcan muertos?

-Con dolor, con pena y con rabia. Son los tres elementos que se entrecruzan cuando se desmorona la esperanza. Pero mientras no hay evidencia de muerte, hay que mantener la esperanza de vida. Eso mantiene en pie a las familias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.