Sobre la charla de Pedro García Aguado, el ‘Hermano Mayor, en Granada

Buenas, no soy Emilio Calatayud, sino Carlos Morán, el compañero de blog y de Facebook del juez. Este próximo viernes, día 30 de enero, Pedro García Aguado, el ‘Hermano Mayor’, y el profesor Francisco Castaño vuelven a Granada para repetir la conferencia que ofrecieron el pasado mes de noviembre y a la que no pudieron asistir varias decenas de personas por falta de espacio. Esa fue precisamente la razón de que Pedro y Francisco se comprometieran a regresar: quería contentar a los que no pudieron escucharles. Pues bien, el escenario de su conferencia, que se enmarca en la Escuela de Padres de IDEAL, será en esta ocasión el salón de actos del Parque de las Ciencias de Granada. Para intentar evitar las molestias que se produjeron la vez anterior por la enorme afluencia de público, quienes deseen asistir deberán acudir a las seis de de la tarde del viernes día 30, (la conferencia comenzará a las siete y media), para recoger las invitaciones. Solo se entregarán dos por persona hasta que se agoten.

Don Emilio, el coordinador de la Escuela de Padres de IDEAL, no podrá asistir a la charla de Pedro porque tenía un compromiso previo fuera de Granada y le ha sido imposible compatibilizar ambas actividades. En cualquier caso, pide a los que ya asistieron a la primera charla de Pedro y Francisco que se abstengan en esta ocasión de hacerlo para que los que no pudieron entrar entonces tengan ahora su oportunidad. Y por supuesto, os da las gracias a todos por vuestro interés.

Delincuentes que lo dan todo para que los cojamos

Buenas, soy Emilio Calatayud. Una cosa curiosa sobre las redes sociales: parece que es difícil coger a los que delinquen en Internet porque son personas que saben mucho de tecnología, etc, pero la realidad es que muchos de ellos se exhiben en Internet cometiendo el delito y te lo dan todo hecho. Yo he visto varios casos de estos. Así es este mundo de las nuevas tecnologías.

Menos ‘guasap’ y más hablar

Buenas, soy Emilio Calatayud. Lo admito, tengo ‘guasap’, pero básicamente lo utilizo para comprobar que mis hijos o mis hermanos están vivos. Por las mañanas, lanzo un mensajito “¿Qué tal hijo (o hija)? ¿Estás vivo (o viva)?”. Y ellos responden: “Si, estoy vivo (o viva)”. Y me quedo más tranquilo. Pero si además de decirme que están vivos, añaden que tienen un problema, entonces paso del ‘guasap’, descuelgo el teléfono y hablo con ellos. En realidad, y aunque están lejos y ya viven su vida, procuro hablar con ellos todos los días. Y cuando digo hablar, digo hablar. No ‘guasapear’. Conozco personas que estaban tan atrapadas por el ‘guasap’ que se les estaba olvidando  hablar. Y no les ocurre solo a los niños o los adolescentes. Si estás enganchado, resérvate al menos un día a la semana para hablar con tu familia. Pero para hablar de verdad. Un saludo.

Sin son ‘ni-nis’, por lo menos que sean cariñosos

Buenas, soy Emilio Calatayud. Tanto en el juzgado como cuando doy una charla, me encuentro con padres preocupados porque sus hijos son ‘ni-nis’, es decir, que ni estudian, ni trabajan, ni nada de nada. Es duro tener a un ‘ni-ni’ en casa. Y no digamos si son dos o tres. Lo malo de estos jóvenes es que, además de no hacer nada, no se molestan ni en ser cariñosos. Les cuesta trabajo hasta eso. No hablan, no colaboran en nada y siempre están como enfurruñados. ¡Ya que son ‘ni-nis’, por lo menos que sean cariñosos, que se lo curren un poco! Igual así sus padres sobrellevaban un poco mejor su vagancia, digo yo, y les aguantan.

Una precisión: cuando hablo de los ‘ni-nis’ no me refiero a los jóvenes que se ven obligados a permanecer en las casas de sus padres hasta los cuarenta porque, a pesar de intentarlo, no encuentran un trabajo. El ‘ni-ni’ es el que no hace ni el huevo porque no le da la gana y, ya digo, encima es borde. En ese caso solo se me ocurre una solución: echarlo a la puñetera calle y que denuncie a los padres si quiere, que ya dirá el juez lo que tenga que decir.