Y si falla el campamento de verano para el niño, siempre nos quedará el ‘campamento abuelos’

Buenas, soy Emilio Calatayud. ¡Vaya la que se ha formado con lo del comentario sobre los campamentos de verano! Era sólo un poco de humor inglés, que como sabéis tienden al humor negro, y como ya no están en Europa alguien tendrá que seguir haciéndolo. Total, y siguiendo con el tema de la polémica, si nos falla el campamento de verano, siempre nos quedará el ‘campamento abuelos’, o sea, dejar al niño o los niños con los abuelos. Y yo siempre digo, y lo repito ahora, que la misión de los abuelos en maleducar a los nietos… O sea, que deben disfrutar de la compañía de sus nietos. Y si por las razones que sean -económicas, etc- su papel de ‘padres alternativos’ se prolonga en el tiempo, lo mejor es que los ‘padres titulares’ no interfieran demasiado. Si delegamos, delegamos. Y cada maestrillo tiene su librillo…

Y después del ‘cole’, ¡el campamento de verano, deshágase del niño por un módico precio!

Buenas, soy Emilio Calatayud. Ya está aquí el verano, se acabó el ‘cole’ y los niños tienen que descansar. Nada mejor para eso que un buen ¡campamento de verano! A las seis de la mañana, desayuno y clase de Inglés; a las ocho, carrera de mil metros lisos, a las nueve; prueba de nivel para el B-1 de Chino; a las diez, quince segundos de descanso; a las diez y quince segundos, bicicleta de montaña; a las once, piscina; a las doce; pista americana, a la una, judo; a las dos, almuerzo; a las tres, quince minutos de siesta; a las tres y cuarto, escalada; a las cinco, descenso de cañones; a las seis, exploración del bosque; a las siete, equitación; a las ocho; merienda; a las nueve, fuego de campamento y cena; y a las diez a la piltra… ¡Deshágase de su hijo por un módico precio! ¡Qué descanso… para los padres, ja, ja, ja!

“Le compramos el móvil al niño para que dejase el ordenador y por lo menos saliese a la calle”

Buenas, soy Emilio Calatayud. Sé que habrá quien piense que algunas de las cosas que contamos aquí no pueden ser reales, que exageramos… Pero es más bien al contrario: es más lo que callamos que lo que publicamos. A lo que voy, ya me ha pasado en más de una ocasión: nos traen a juicio a chavales que, por su adicción al móvil, han acabado maltratando a sus padres. Los padres se lo retiran y los niños se revuelven contra ellos. Pues bien, cuando indagas algo más te encuentras con que hay familias que le compran el móvil al niño “para que dejase el ordenador y por lo menos saliese a la calle”. Claro, la adicción sigue siendo la misma, porque el teléfono tiene conexión a Internet, y los problemas, también, pero ya hay padres tan desesperados que por lo menos prefieren a que su hijo le dé al aire.

El Gobierno que salga de las urnas, si es que sale alguno, debería poner en marcha un plan nacional para formar a los padres en el uso de las nuevas tecnologías para que ellos, a su vez, puedan tener un cierto control sobre sus hijos. Ya vamos tarde…

“Señoría, ¿se puede hacer una foto con nosotros? Somos testigos de un juicio que no se ha celebrado”

Buenas, soy Emilio Calatayud. El otro día me ocurrió una anécdota amable y divertida. Habían terminado los juicios y un grupo de personas se me acercó para hacerme la siguiente petición: “Señoría, ¿se puede hacer una foto con nosotros? Somos testigos, pero no se ha celebrado el juicio en el que teníamos que declarar porque ha habido acuerdo… Y bueno, que no queremos irnos con las manos vacías”. No creo que en ningún texto legal diga que un juez no pueda hacerse una foto de estas características, así que acepté. Y se fueron tan contentos.

Luego me han preguntado si algún condenado ha querido hacerse un ‘selfie’ conmigo y no, no ha ocurrido tal cosa, ni estaría bien que ocurriera. Luego sí, cuando han cumplido las medidas, algunos han venido a verme y me he hecho fotos con ellos. Y las guardo con cariño.

En cuanto a los que absolvemos, lo único que quieren hacer es salir pitando del juzgado y lo normal es que no los volvamos a ver nunca.

 

Hay que instaurar el Día nacional sin móvil (o al menos el Día infantil y juvenil sin móvil)

Buenas, soy Emilio Calatayud. Ya vamos muy tarde para que la ONU declare el Día Internacional sin Móvil, pero también podría ser España el primer país en hacerlo, y no iba a pasar nada. Nosotros también podemos innovar. Aunque reconozco que si toda la sociedad española dejase de usar el móvil durante 24 igual teníamos alguna catástrofe (o igual, no, pero tampoco hay que tentar a la suerte).

En resumen que propongo que España declare, por su cuenta y riesgo (y si la ONU nos quiere copiar, que nos copie), el Día Infantil y Juvenil sin móvil, que creo que puede ser muy terapéutico para los niños y los jóvenes. A lo mejor les sirve para darse cuenta que hay otros mundos más allá de la pantallita. ¿Dónde hay que firmar?

Postdata, hoy he hecho el comentario un poco antes para ver el fútbol. Nadie es perfecto.