El método científico

Muy emocionante, como cada año, el acto de imposición de becas a los alumnos de la UGR que han hecho prácticas en el Parque de las Ciencias. Un acto sobrio y sencillo, pero con intervenciones de enjundia de Pilar Aranda, Ernesto Páramo y Antonio Jara, presidente de CAJAGRANADA, Fundación que financia estas becas desde hace 20 años.

Asisto a este acto desde hace varios años. Me gusta. Me gusta mucho. Me gusta, sobre todo, por la defensa a ultranza que, desde la tribuna de oradores, se hace del método científico. Y, paradójicamente, este año he detectado un cierto pesimismo en el ambiente. Lo cuento en mi artículo de IDEAL de hoy.

Paradójicamente porque, como bien recordó la rectora de la Universidad, Granada acaba de recibir el título de Ciudad de la Ciencia y la Innovación. Paradójicamente, también, porque la comisión que evalúa las candidaturas para acoger el acelerador de partículas se fue muy satisfecha de la visita a nuestra tierra. O porque tenemos un PTS que cada vez nos da más alegrías, con organismos como FIBAO, Fundación para la Investigación Biosanitaria de Andalucía Oriental, trabajando a pleno rendimiento.

¿Por qué, entonces, el pesimismo? Porque vivimos tiempos oscuros. Porque, por ejemplo, la televisión pública española da alas a presentadores de prime time que vinculan vacunas y autismo o defienden cuestionables teorías curativas carentes de base científica, porque la postverdad se ha enseñoreado de la realidad y porque, apelando cada vez más a las emociones, vamos dando de lado a la razón, como bien denunció Antonio Jara.

El método científico que todo lo cuestiona, que pone a prueba las teorías para demostrar su validez, es el único admisible en una sociedad avanzada que quiere seguir progresando. Como señaló Ernesto Páramo, formarse e informarse es, efectivamente, cada vez más importante. Y nunca tuvimos tantas herramientas a nuestro alcance. Por ello, el drama es mayor.

La inversión en educación, en una educación que enseñe a los estudiantes a pensar por sí mismos y a plantearse las cosas; es capital. Y, de acuerdo con los últimos resultados académicos, la situación es preocupante, que nunca fueron tan bajas las medias obtenidas tras la última prueba de Selectividad.

Formarse no es solo estudiar una carrera o acceder a un título académico. La formación intelectual debe ser un proceso continuo de mejora que todos y cada uno de nosotros deberíamos tener como objetivo, diario e irrenunciable. E informarse, también. Pero de la cruzada por la información, hablamos otro día.

Jesús Lens

Gramanadálaga

El pasado viernes tuve la ocasión de ser testigo de una larga y fructífera conversación entre Antonio Jara, presidente de CajaGRANADA, y Javier González de Lara, que charlaban sobre las relaciones entre Granada y Málaga. Y lo hacían desde su profundo conocimiento de los entresijos económicos, sociales, turísticos, culturales y empresariales de ambas provincias.

Foto: Cristian Gálvez

Una conversación en la que, escrutando el pasado del que venimos y analizando el presente de dos provincias, vecinas y hermanas; apuntaba hacia futuro, con un razonable y ponderado optimismo. Y de ello hablo hoy en IDEAL.

 

El presidente de los empresarios malagueños, que también lo es de los empresarios de toda Andalucía, destacaba que la llegada del AVE supondrá un revulsivo para Granada, dándole el definitivo impulso que necesita nuestra provincia. Él lo sabe bien. Que Málaga goza de los beneficios del tren de alta velocidad desde 2007.

 

Quiso la casualidad que ese mismo viernes, miembros del PP granadino aparecieran en la prensa criticando a la Junta de Andalucía por la ausencia, en nuestra ciudad, del Espacio Escénico que debería haberse construido junto al edificio Fórum. Y justo en la misma semana en que Málaga abría su Museo de la Aduana, tras veinte años de lucha vecinal, cinco años de obras… y una inversión de cuarenta millones de euros.

Foto: Cristian Gálvez

¿Hay alguien en Granada, ahora mismo, que considere razonable exigir la construcción del Espacio Escénico? Lo dudo mucho. No solo por lo que costaría poner el pie el proyecto de Kengo Kuma, sino porque, después, habría que darle contenido a tan fastuosa infraestructura.

 

Seamos razonables. Pidamos lo imposible. Pero no olvidemos el Museo Arqueológico cerrado desde hace años, el Centro Lorca a la espera del Legado del poeta, el edificio del Banco de España convertido en Escuela de Fiscales, el proyecto de Moneo para la estación del AVE sepultado, el de Siza para el Atrio de la Alhambra enterrado…

 

¿Qué tal si, mientras soñamos con improbables, somos razonables y tratamos de rentabilizar al máximo el inmenso patrimonio histórico-artístico-cultural de Granada?

 

Como bien coincidían Antonio Jara y Javier González de Lara, Granada tiene que buscar nuevas fórmulas para atraer a los 17 millones de pasajeros que, este año, van a llegar a Andalucía a través del aeropuerto de Málaga. Y a los cientos de miles de cruceristas que arriban a su puerto cada temporada.

 

mÁlAgA y grAnAdA se escriben con A. Dos ciudades. Dos provincias. Sigamos tendiendo puentes.

 

Jesús Lens

Juan Latino. Una reivindicación

El pasado martes se presentó la obra “Juan Latino. Talento y Destino”, de la profesora Aurelia Martín Casares. Se trata de la biografía más actualizada y mejor documentada de uno de esos granadinos ilustres silenciado por el peso de la historia, como señaló Antonio Jara durante la presentación. Y a ello dedico mi columna de hoy en IDEAL.

Juan Latino mano

Yo descubrí a Juan Latino, años ha, gracias al libro que le dedicó José Vicente Pascual, publicado por la editorial Comares. Me pareció un hallazgo sorprendente y extraordinario. Recuerdo que, por entonces, estaba dando mis primeros pasos por África, literal y literariamente hablando. Y encontrar la biografía de un esclavo negro e ilustrado que, tras alcanzar la libertad, llegó a ser profesor universitario en la Universidad de Granada; fue algo prodigioso. Sobre todo porque Juan Latino vivió en el siglo XVI, entre los años 1518 y 1596.

Insistía Antonio Jara, en la presentación de “Juan Latino. Talento y Destino”, en un abarrotado Centro de Exposiciones de CAJAGRANADA en Puerta Real que el Renacimiento granadino está extraordinariamente documentado desde el punto de vista histórico y del patrimonio monumental, pero que falta sacar a la luz el factor humano y dar a conocer las biografías de personalidades que deberían ser referentes en nuestra tierra.

Juan Latino

Aurelia Martín coincidió con esta apreciación, destacando que ya está acreditado documentalmente que Juan Latino llegó a ser Catedrático de Artes en la Universidad de Granada y que el rey Felipe II encargó un retrato del esclavo liberto que formó parte de la galería de sabios y hombres ilustres del reino de España.

No es de extrañar que un personaje como éste despierte admiración en las diferentes universidades anglosajonas en las que la profesora Aurelia Martín es invitada como conferenciante. Y es que hablamos de un afroespañol que, en el siglo XVI, escribía ficción en un perfecto latín, como acreditan diversas fuentes. Un adelantado a su época, citado por Lope de Vega y por Cervantes, en sus obras y en su correspondencia, sin ir más lejos.

Juan Latino Talento y Destino

Enhorabuena a Aurelia Marín por dar visibilidad a la figura de Juan Latino. Y muy buena idea que, además de la obra citada, se haya editado un precioso cuento ilustrado, para que la historia de este singular personaje sea conocida por los más pequeños de la casa. Una ocasión inmejorable para que los padres enseñen a sus hijos que, con talento, esfuerzo y dedicación, todos podemos ser dueños de nuestro propio destino.

Jesús Lens

Twitter Lens

1960: EL AÑO EN QUE TODO PUDO CAMBIAR

Amigos, ¿tenéis a mano el IDEAL de hoy? Pues echadle el lazo y dejaos caer por las páginas de cultura. Encontraréis un reportaje titulado así:

1960: El año en que todo pudo cambiar

Y, como subtítulo, lleva la siguiente entradilla:

En 1960 se estrenaron un puñado de películas llamadas a revolucionar no sólo el mundo del cine. Ocurrió hace ya cincuenta años. En Hollywood y, sobre todo, en Europa parecía que los tiempos estaban cambiando de una vez por todas.

Ya os podéis hacer una idea de su contenido. Pero, si no tenéis el IDEAL físico para disfrutar del fantástico montaje y maquetación que han hecho los compañeros-duendes del periódico, lo podéis leer AQUÍ, en la edición digital.

¿Qué os parece? Ojalá que lo leáis, votéis, valoréis, difundáis y sirva para abrir un debate sobre lo que pudo ser y no fue, pero… ¿debió haber sido?

Y, antes de terminar, es obligatorio referirse al acto de entrega de los IDEALES 2010, ágil, atractivo, técnicamente impecable, magistralmente conducido por Rafael Lamelas, con discursos repletos de contenido y enjundia por parte de Eduardo Peralta y Diego Vargas y de emoción, sentimiento y reconocimiento por parte de los premiados, entre los que se encontraba nuestro querido Centro Cultural CajaGRANADA Memoria de Andalucía.

Por último, un placer el poder disfrutar de un expansivo rato de charla con los compañeros de IDEAL con los que tan difícil es compartir una cerveza tranquila a lo largo del año.

Efectivamente, somos de la casa.

Jesús IDEALizado Lens.

¿MURCIANOS vs. MARCIANOS?

Impresionado, al leer la catarata de comentarios que siguen a la noticia en IDEAL Digital sobre el discurso de Antonio Jara, antiguo regidor de la ciudad de Granada y actual Presidente de CajaGRANADA.

Impresionado y sobrecogido, en realidad.

Sobre todo por una de las líneas de ataque a Jara: ser murciano. ¿Cómo se le ocurre a un murciano venir a decirnos a los granadinos cómo nos percibe y hacia dónde deberíamos ir, en estos procelosos tiempos?

Cuando leo cosas así, me pongo enfermo. Quiere la casualidad que precisamente ayer viernes publicara las siguientes palabras, en mi columna de IDEAL, titulada premonitoriamente “El ser perruno”, aplicado al ser granadino:

“El ser perruno o perrunismo: dejar para mañana lo que puedas hacer hoy, mirar hacia dentro, sólo hacia dentro y muy hacia dentro, no abandonar los límites espacio-temporales marcados por un radio de cien kilómetros a la redonda trazados desde Puerta Real, sospechar de toda idea nueva o distinta y desconfiar de cualquier ser humano no nacido en el corazón de la ciudad de la Alhambra.”

Podéis leer AQUÍ, íntegro, el contenido de “El ser perruno” y, además, os recomiendo un sano ejercicio que IDEAL nos pone al alcance de la mano, haciendo un click: leer íntegro el pregón de Jara para las fiestas del Zaidín. Lo tenéis AQUÍ.

¿Lo habéis leído? ¿Qué os parece? Al contenido de su discurso, me refiero, no a las interpretaciones interesadas y torticeras que se están haciendo de sus palabras. Leedlo, por favor.

Y, ahora, de todo lo que dice Jara, exactamente, ¿con qué NO estáis de acuerdo? Porque, sinceramente, creo que dice verdades como puños: que los tiempos están cambiando, que tenemos que coger el tren de la modernidad, que ya vale de llorar, que es el momento de actuar. ¡Acción! ¡Acción! ¡Acción!, pide Jara a los vecinos del Zaidín y, con ellos, a todos los granadinos.

Es hora de moverse, de movilizarse, de sumar y de aportar. ¿Alguien piensa lo contrario? Quizá haya que recordar a Kennedy, cuando decía aquello de que ya era hora de dejar de preguntarse sobre qué podía hacer América por ti y preguntarte qué puedes hacer tú por América.

¡Ya vale del cansino discurso llorica y lacrimógeno por nuestras glorias pasadas! Dejemos de ver enemigos en cada esquina, en cada recodo del camino. Mientras escribo esto, los Estados Unidos doblan a Lituania en el marcador de la semifinal del Mundial de baloncesto, 29 a 14. Incontestable. El comentarista de La Sexta, sin embargo, comenta que el arbitraje es muy permisivo con los norteamericanos. Por favor. 29 a 14. ¿Qué arbitraje ni qué puñetas? Menos excusas. Menos perderse en debates estériles y más centrarse en un objetivo, entrenar para conseguirlo y pelear por culminarlo. (Como han hecho, empezando la segunda parte, los lituanos, que ojalá terminen ganando…)

Sí. Jara es un señor de Murcia. Que no sólo lleva cuarenta años en Granada, sino que ha sido su Alcalde, profesor en su Facultad de Derecho y miembro del Consejo Consultivo de Andalucía. Un tipo ilustrado, que lee, que estudia, que dialoga, que escucha. Y que piensa. Y que habla. Que dice lo piensa. Porque antes, además, ha pensado, y mucho, lo que va a decir.

Posiblemente, todo el mundo habría esperado de Jara, en su pregón, que hablara del calor que hace este septiembre, de lo bonito que luce el barrio, de lo divertidas que son las fiestas y lo guapos que son los vecinos.

Y aquí paz y después gloria.

Pero no. Jara nos exhorta a pensar, a rebelarnos ante la abulia contemporánea, a actuar. A trabajar, todos unidos, para sacar adelante una ciudad que vive momentos muy complicados en tiempos muy difíciles.

Yo me quedo con esta lectura.

Leo los tirando a cien comentarios que ha generado la intervención de Jara en el Zaidín y no veo una sola propuesta constructiva. Todo son insultos, lamentos o adhesiones inquebrantables, sin ideas, sin debate realmente enriquecedor.

Sí. Jara es murciano. Pero tantos y tantos de nuestros paisanos, lo que parecen, es marcianos.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.