Bloqueo creativo

A ver. Escribir, escribo. Reseñas, columnas, notas y un montón más de cosas. Pero cuando toca ponerse a escribir un cuento, un relato, las ideas no llegan. O se escapan. No fluyen. Y se evaporan. Y escribir sin ideas…

Ya empezó a pasarme con el cuento de navidad de este año. Pensé que, como era algo tan especial y tasado, no tendría importancia.

Me he pasado las Navidades currando como un demente en un nuevo proyecto, que está quedando bien, pero que no requiere de emplear grandes dosis de ficción.

La alarma saltó al leer esta convocatoria, que parece hecha pensando en alguien que se ha despachado un libro sobre bares de cine y al que le encantan los cuentos: relatos de cerveza ficción.

Me encanta el manifiesto sobre lo que es, y debe ser la Cerveza Ficción. Y lo comparto radicalmente.

Pero no soy capaz de construir nada que se parezca a un buen relato de Cerveza Ficción.

¡Estoy bloqueado!

Veía el otro día uno de los primeros episodios de la serie “Alcatraz”, lo más nuevo, lo ultimísimo de J.J. Abrams. Una joven inspectora que anda buscando a un fugado intenta “meterse” en su piel. Y para ello se encierra en su celda, sola, en compañía tan solo de los utensilios y efectos personales del preso. Y pasa allí la noche.

¿Hasta dónde hay que llegar la romper un bloqueo creativo? ¿Qué se puede/debe hacer y qué línea no se puede/debe cruzar?

En fin.

Que se busca una (buena) idea para un relato de cerveza ficción.

Se recompensará.

Jesús bloqueado Lens

¿Y otros 30 de enero? 2009, 2010 y 2011.

Debate: el huevo y la gallina, en los tiempos de crisis

Estaba esta mañana disfrutando de uno de esos escasos momentos de intimidad total que nos depara el día, sin ordenadores, periódicos, teléfonos móviles, fijos, Internet, Güasap, Chat, SMS, Comunicator, etc. cuando me surgió uno de esos pensamientos que ni Confucio, en sus mejores tiempos (*):

Sostiene la gallina: “Que no se olvide el granjero que, sin nosotras, no hay huevos”.

Y es que con tanta reforma, austeridad, recortes, ajustes, despidos y acogotamiento, hemos llegado nuevamente a la pregunta que el hombre se hace desde que el mundo es mundo, y que (re)planteamos en estos momentos de crisis total y absoluta:

¿Qué debe ser antes, el huevo o la gallina?

Y el tiempo comienza a contar en 3, 2, 1…

Jesús ahuevado Lens

(*) Modo irónico. Ojo. Por cierto, me ronda una idea sobre la necesidad de romper los huevos, para hacer la tortilla, aplicada a este contexto. Pero no termino de cuadrarla… A ver si tenemos otro rato de intimidad total.

 

¡Seguimos!