LA SOLEDAD DE PATRICIA

No sé si alguien se leyó las dos páginas de ayer con el discurso de Juan Luis Cebrián sobre la prensa, su futuro y el papel de los periodistas.

Sin duda, para saber qué es y qué debe ser el buen periodismo, es mucho más interesante leerse “La soledad de Patricia”, de Carles Quílez, publicada por RBA Serie Negra. La reseña la tenemos AQUÍ, en el Blog de Novelpol. Pero anticipamos un par de párrafos de la misma…

Las relaciones entre la prensa, la policía y las instancias judiciales, la obsesión por el trabajo, la soledad insondable de los mejores profesionales y los contubernios que siguen dándose entre las altas jerarquías de nuestra sociedad son los protagonistas de una historia adictiva que va subiendo de ritmo hasta llegar a un final espídico en el que, en el mejor estilo de Larson y nuestra añorada Lisbeth, no puedes dejar la lectura hasta saber cómo termina la historia.

 

Y todo ello, claro, basado en hechos reales. Porque sigue habiendo espías, asesinos a sueldo, sicarios, sujetos corruptos y necios contumaces pululando por nuestro entorno moderno, europeo y sofisticado. Y la prensa tiene un papel determinante en destapar esas corruptelas inherentes al sistema, que dijera Esperanza Aguirre. Lo mejor de “La soledad de Patricia” es, sin duda, el canto a la prensa libre y lo decisiva que resulta como ese cuarto poder que sirva de contrapeso a unas instituciones con tendencias netamente corruptoras y corruptibles…