Así negociaba mi padre: “A las 10 en casa porque lo digo yo”. Así negocian los hijos ahora: “Vengo a las 6 de la mañana porque lo digo yo”

 

Revista Mercurio

Buenas, soy Emilio Calatayud. Siguiendo con lo de ayer, recuerdo que mi padre también ‘negociaba’ con mis hermanos y conmigo, que éramos peor que un dolor de muelas. Su talante ‘negociador’ era más o menos así: “A las diez en casa porque lo digo yo”. Y llegábamos a las diez.

Ahora, en cambio, hay casos en que son los hijos los que fijan los términos de la ‘negociación’. “Vengo a las seis de la mañana porque lo digo yo”. Y llegan a las cuatro de la tarde. Y se acuestan. Y no se te ocurra hacer ruido para que no se molesten.

Que digo yo que debe haber un punto medio entre ambas posturas ‘negociadoras’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.