El africanito que murió cuando venía a Europa con las notas cosidas a la ropa para que viéramos que era un buen estudiante

 

ideal.es

Buenas, soy Emilio Calatayud. Leo la conmovedora historia de un niño, un africanito de Malí, que murió ahogado, junto a mil personas más, cuando viajaba a Europa en una barcaza que naufragó frente a Libia. Los forenses descubrieron que el pequeño llevaba cosidas en su ropa las notas escolares para que los europeos viéramos lo buen estudiante que era. ¡Que pena! ¡Cuánto podríamos haber aprendido de él! Que Dios le bendiga y que nos perdone a todos por no poner fin a esta tragedia.

Por favor, padres y maestros contad esta historia a vuestros hijos y alumnos. Y particularmente a los ninis, a los que no estudian ni trabajan porque no les da la gana. Se lo debemos a ese pequeño de 14 años que quería enseñarnos sus buenas notas para poder quedarse con nosotros.

Aquí va un fragmento del reportaje elaborado por el periodista Darío Menor:

“Había nacido en Malí hace 14 años y era un buen estudiante. No contaba con un visado que le permitiera entrar en Europa, pero estaba convencido de que su mejor salvoconducto iba a ser su boletín de notas. Cuando los europeos comprobaran cuánto se había esforzado en matemáticas y lo bien que se le daba la física, tal vez le dejaran quedarse con ellos y emprender una nueva vida en el Viejo Continente. Un sueño lejos de la miseria de casa. Para evitar perder el expediente durante los más de 3.000 kilómetros que le quedaban de viaje o que se lo robaran los ladrones y traficantes, el muchacho lo escondió en un bolsillo secreto que cosió a su chaqueta. Ahí permanecería hasta que llegara la hora de sacarlo a la luz con cierto orgullo delante de un funcionario encargado de inmigración. Le haría ver que él era un chico trabajador y serio, digno de que se fiaran de él y de que le dieran una oportunidad en la tierra de los ricos.

No fue ningún policía quien encontró el boletín. Lo halló la médico forense y antropóloga italiana Cristina Cattaneo cuando, con su equipo del Laboratorio de Antropología y Odontología Forense de Milán (Labanof), realizó las autopsias a los inmigrantes que fallecieron en la barcaza naufragada el 18 de abril de 2015 en el Canal de Sicilia. Más de mil personas murieron en aquel desastre”.

El relato completo está en

https://www.ideal.es/sociedad/rescate-identidad-20190120003629-ntvo.html

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.