La peste noir

 

Es la serie del momento. Una serie monumental, inédita hasta ahora en el audiovisual español, y me da mucha rabia que el debate filológico sobre la actualización del castellano utilizado por los personajes y la cuestión del acento sevillano desvíen la atención de lo realmente importante: lo extraordinaria que es “La peste”.

Sevilla. Siglo XVI. Una de las ciudades más importantes del mundo, puerto de entrada y salida de las naves que viajan a las Indias, naves cuyas sentinas vienen cargadas de oro y de frutas y verduras nuevas, diferentes y desconocidas -como esos tomates “venenosos” a los que alude el personaje de Paco León- y de animales exóticos. Y de otros no tan exóticos. Como las ratas. Esas ratas que contagian la peste negra, una de las grandes amenazas para la salud de las decenas de miles de personas que se arraciman en torno a las puertas de la ciudad.

“La peste” es una serie soberbia que, por supuesto, tiene fallos y errores. Como los tienen “Juego de tronos”, “Westworld” o cualquier otra de sus series favoritas. Pero no veo yo a los internautas flagelándose públicamente por cada error detectado. Y, desde luego, quienes dejen de ver la serie de Alberto Rodríguez y Rafael Cobos por la cuestión del acento o del lenguaje… ¡no saben lo que se pierden!

Con esta entrega de El Rincón Oscuro dedicada a “La peste” iniciamos la colaboración con la revista Evasión, la nueva propuesta digital de IDEAL para clientes prémium. A través de este enlace, podéis probar gratis y durante un mes, la novedosa oferta de información del periódico líder de Andalucía Oriental y seguir leyendo el artículo. Y, por supuesto, está en la edición en papel del diario. Como toda la vida. ¡Seguimos!

 

Jesús Lens