320 kilos donados

Efectivamente, quien hace la donación es la Fundación Amancio Ortega y, con ello, cumple con una serie de requisitos económicos imprescindibles para redondear la complejísima actividad fiscal del grupo Inditex.

La pregunta es: ¿Y? ¿Qué tiene de malo? De ello hablo hoy en IDEAL.

 

A decir de los críticos de uno de los hombres más ricos del mundo, Inditex debería tributar en España y no acogerse a las posibilidades que permite la ingeniería financiera internacional. Además, no debería beneficiarse de las condiciones más laxas que, en materia laboral, existen en muchos de los países en los que fabrica el gigante textil.

 

Las dos críticas, que no carecen de razón, apelan a un mundo ideal en el que la sanidad española debería ser capaz de responder a todas las demandas de los pacientes, sin que fuera necesaria una donación particular de 320 millones de euros. ¡Ojalá fuera así! Pero no lo es.

Quiere la casualidad que coincida esta tormenta con la sentencia del Tribunal Constitucional, tumbando la amnistía fiscal de Montoro. Permítanme ser cínico e imaginemos que Inditex tributara en España sin acogerse a ninguno de los beneficios que usen sus asesores fiscales: dados los altísimos niveles de corrupción de este país, las derramas y las menguas presupuestarias, los contratos opacos, el amiguismo… ¿no creen ustedes que, a los hospitales, llegaría bastante menos dinero por vía impositiva que gracias a la donación directa realizada por la Fundación Amancio Ortega?

 

Insisto: en un mundo ideal, nada de eso ocurriría. Pero ocurre. Y, a la vista está que la sociedad española es complaciente y tolerante con la corrupción, sin que sea necesario dar ejemplos, ¿verdad?

 

Y luego está lo de fabricar en países del tercer mundo para abaratar costes. ¡Ojalá fuéramos tan puntillosos con este tema, todos y cada uno de nosotros, en nuestra vida diaria! En el país líder mundial en piratería y en el que proliferan como setas esos comercios que no respetan ningún horario comercial, que venden Todo a 1 euro y dispensan alcohol a los menores de edad, le exigimos a las grandes empresas lo que no nos exigimos ni a nosotros mismos.

Eso sí: luego, a hacer colas interminables en las tiendas que venden productos textiles de ínfima calidad a precios de risa. Estamos tan llenos de contradicciones que llega a irritarnos que una Fundación done 320 millones de euros a la sanidad pública.

 

Jesús Lens

  • Jose Vicente Pascual

    Lo de invertir en países con condiciones laborales peores que en España es un argumento (cuando se usa contra multinacionales), viciado de origen: tanto da que creasen empleo en esos países como que no: si lo hacen, malo; si no lo hacen, peor (insolidarios, desentendiéndose de la pobreza en el mundo cuando una potencia industrial como Inditex debería crear riqueza allá donde pudiera, etc, etc…). El sueño buenista: invertir en Senegal con condiciones y salarios españoles (o un poquito mejores, que no se diga). Pero la experiencia demuestra que en el mundo de la economía (en realidad, en todos los mundos) pájaros y huevos al mismo tiempo no puede ser…