La ambigüedad del proyecto para elevar de 13 a 16 años la edad para consentir relaciones sexuales

Buenas, soy Emilio Calatayud. El Gobierno ya tiene muy avanzado el proyecto para elevar la edad mínima de consentimiento sexual de los 13 a los 16 años. España, junto al Vaticano, tienen la edad de consentimiento sexual más baja de Europa -el Vaticano incluso más, allí parece que está en doce-

Si finalmente se aprueba el proyecto tal y como está redactado, los adultos que mantengan relaciones con menores de 16, aunque haya consentimiento, pueden ser condenados a severas penas de cárcel.

El proyecto establece también que las relaciones sexuales con una menor o un menor de quince años no serán delito si no hay una diferencia de edad significativa entre el adulto y la menor -18 y 15 años, por ejemplo- o si ambos tienen un grado de madurez similar, que es un concepto ambiguo y, en consecuencia, genera inseguridad. Y, además, no queda claro qué pasa cuando las dos personas que mantienen las relaciones sexuales son menores, una joven de 17 y un chico de catorce o 13, por ejemplo. ¿Hay delito o no? Habrá que esperar al trámite del proyecto. Yo situaría la edad para consentir relaciones sexuales en 14 años para todos. Y ya está. En Derecho, la ambigüedad nunca es buena. Cuanta más claridad haya, mejor.

Por lo demás, la iniciativa de elevar de 14 a 16 la edad para contraer matrimonio me parece acertada.

 

 

 

4 Comentarios

  1. Creo que siguen parcheando la edad de la “mayoría de edad”. Lo que no es lógico es que exista una mayoría de edad según el orden jurisdiccional en el que te muevas. Sabemos perfectamente que nos jugamos mucho con el tema de la mayoría de edad. Y sigo pensando que si para votar necesitas ser mayor de edad, estableciendo la mayoría de edad en los 18 años… ¿qué problema tenemos para unificar toda la legislación al objeto de establecer la mayoría de edad a los 18 años? No hace falta que les adelantemos nada.

  2. ¿Y por qué el legislativo no arriesga un poquito más y, evitando los conceptos juridicos indetermiados como ” grado de madurez “, lo eleva a los 18 años donde el código civil establece la plena capacidad de obrar?. Pués está claro para dar de comer a abogados, procuradores..

  3. Estoy de acuerdo con Teresa,no en la edad de “mayoria de edad” sino en lo de unificar las edades,no veo coherente que puedan consentir las relaciones con 13 y que no puedan casarse hasta los 14 y ademas que en la ley del aborto con 16 años sea imprescindible el permiso paterno.Es algo que no he entendido nunca.Les damos permiso para unas cosas si y para las relacionadas no.

  4. Yo no acabo de entender muy bien lo de establecer una \"edad de consentimiento\". Comprendo que cuando somos niños necesitamos una protección suplementaria para evitar abusos por parte de los adultos (en cualquier ámbito), pero hay veces que tengo la sensación de que queremos poner puertas al campo.

    Es como cuando, para evitar los maltratos a menores, propones por ley que si le das un cachete a un niño eres un delincuente. Un poquito de coherencia y de cordura.

    Tengo casi 40 años. Yo tuve mi primera experiencia sexual con 15 años, consentida, meditada (sí, ya era capaz de razonar por mí misma) y buscada (sí, ya tenía impulsos sexuales desde hacía varios años) con una persona de 21 años. No me arrepiento ni creo que no estuviese preparada en aquel momento. Tenía la madurez, la formación y la información suficiente para decidir (gracias a mis padres y al entorno que me tocó) y lo hice libremente y sin presiones. Cada persona es un mundo y no se puede generalizar. Está bien que existan leyes de referencia pero los casos hay que valorarlos individualmente.

    Si debo inclinarme por algún límite (terreno cenagoso), la edad de 14 años me parece suficiente. Establecerlo en los 18 es ridículo porque no vamos a proteger a nadie criminalizando actos que están dentro de la normalidad en la diversidad del comportamiento humano durante la adolescencia.

    El problema en sí no es el sexo ni la sexualidad (que no tienen un botón donde activarlos o desactivarlos según nuestro criterio). El problema son los que abusan de una posición de poder respecto a otros para satisfacer SUS deseos y eso se debe perseguir, las leyes deberían centrarse sobre los que agreden, los que abusan (insisto, en cualquier ámbito). El otro pilar, el más importante, es el de la educación; educar para evitar abusos de cualquier tipo de unas personas sobre otras y educar para respetar.

    Mi más sincera enhorabuena al juez Emilio Calatayud. Si hubiese más jueces (y, en general, personas) así, la sociedad cambiaría ostensiblemente.

Deja un comentario