UNA SIMPLE CUESTIÓN DE PELOTAS

Dicen que llamándose así y con ese aspecto, esta triunfante atleta de Sudáfrica era un hombre. Al menos, eso se sospechó.

 

¡Qué hechuras!
¡Qué hechuras!

Y, una vez abierta la veda de la duda, todo son sospechas.

 

Por ejemplo, María sospecha que esta nadadora puede tener algo que ocultar y que, de ser descubierto, acreditaría que eso que se publicó en grandes titulares en la prensa, acerca de los redaños que le echó en aquella prueba que le valió no sólo la medalla de oro sino también el récord del mundo, era algo más que un recurso poético y estilístico…

 "- ¡Qué huevos tiene!", le decían.

– “¡Qué huevos tiene!”, decían los comentaristas.
-“¡Le ha echado un par de pelotas!”, decían los aficionados…

Jesús Lens, instalado en la duda permanente.