Jekyll & Hyde enredados

Ustedes pueden pensar que exagero si les digo que ayer fue uno de los días más excitantes del año. Y eso que el 2018 va servido de adrenalina. Pero la apertura del #TATGranada18 me dejó sin aliento, escuchando las sucesivas y complementarias ponencias de personalidades como Nathalie Picquot, Joseph E. Stiglitz o Anya Schiffrin.

La responsable de Twitter España, Nathalie Picquot, defendió la importancia de la tecnología como gran aliada de la comunicación y la transmisión de información, poniendo como ejemplo el impacto de la red social del pajarito azul en el abrumador éxito del 8M, con cientos de miles de conversaciones sobre la cuestión de la mujer. Twitter se habría convertido, así, en un altavoz para colectivos a los que, hasta ahora, les costaba más trabajo hacerse escuchar.

Por su parte, el Premio Nobel de Economía, Joseph E. Stiglitz y la especialista en medios de comunicación de la Universidad de Columbia, Anya Schiffrin, pusieron el acento en la cuestión de las noticias falsas y la infoxicación en sus imprescindibles ponencias. Y ahí es cuando las redes sociales mutan de encantador y seductor Doctor Jekyll, en un amenazante y peligroso Dr. Hyde, dado que las redes sociales son para los bulos lo mismo que el viento para un incendio forestal.

Me gustan las redes. Me encantan, de hecho. Soy un furibundo y convencido usuario tanto de Twitter como de Facebook. Y precisamente por eso considero esencial que ambas plataformas se comprometan de forma decidida en el control y erradicación de las noticias falsas.

Dicho lo cual, con la misma fuerza hay que apelar al sentido común de los usuarios y autoexigirnos rigor a la hora de decidir qué “noticias” compartimos y cuáles denunciamos por ser bulos interesados.

Si ustedes son usuarios de las redes, siéntanse concernidos por ello. Aunque sea por una cuestión de orgullo y prestigio personal: no hay nada más descorazonador que encontrarte con un amigo al que consideras inteligente y preparado compartiendo una noticia que apesta por los cuatro costados y que, en cuanto haces una sencilla comprobación rutinaria, resulta ser… un mojón.

Jesús Lens

El despreciable anonimato

A mi padre, cuando fue Decano de Filosofía y Letras, los fachas le enviaban anónimos escritos a máquina en los que le amenazaban con quemarle el coche o su casa de Carchuna si seguía permitiendo reuniones de rojos en las dependencias universitarias.

Twitter Anónimo

Él nunca nos lo contó a mi hermano ni a mí. Lo descubrimos después de su muerte, cuando tratábamos de poner orden en sus mil y una carpetas y archivadores.

Creo que no hay nada más despreciable que las amenazas y los insultos anónimos. Y, por desgracia, las Redes Sociales han convertido esa repugnante costumbre en algo habitual y cotidiano, tema del que hablo hoy en IDEAL. Entrar en los foros de cualquier página o publicación virtual que todavía permiten el anonimato es asomarse a un pozo ciego, hediondo y rebosante de mierda. Da igual el tema que se trate o las personas de las que se hable. La mierda salpica a todos por igual.

Estos últimos días, que han sido una locura para mí, he metido la pata en Twitter un par de veces. Afortunadamente, los internautas que se ha percatado de esos fallos son buena gente y, con todo respeto y educación, me lo han hecho ver a través de Mensajes Directos, tan sinceros como inteligentes y mesurados.

Twitter acoso

Quiere la casualidad que ayer mismo leyera un interesante artículo de la prensa económica en que explica que Twitter es demasiado tóxico para los inversores: las marcas no quieren invertir en publicidad en un medio en el que, amparados por el anonimato, millones de personas se dedican a insultar, vejar y vituperar y soltar los exabruptos más vomitivos que se puedan imaginar.

De ahí que Jack Dorsey, el CEO de Twitter, además de estar pensando en permitir textos de más de 140 caracteres y de transmitir deportes en directo a través de Periscope, ande dándole vueltas al tema poner coto al anonimato de los usuarios.

Para los que se echen las manos a la cabeza por aquello de la libertad de expresión, recordar unas palabras, quizá tremendistas, pero tirando a ciertas, del ensayista Evgeny Morozov, para el que las Redes Sociales pueden ser instrumentos para la censura, la propaganda y la vigilancia.

Twitter masa enfurecida

Nada como el anonimato para terminar de redondear el círculo vicioso de una pesadilla orwelliana conformada por control, (auto)censura y violencia cibernética contra cualquiera que piense de forma diferente, libre e individual.

Jesús Lens

Twitter Lens

Cuestión de caracteres

De 140 caracteres, en concreto. Los que caben en un Tuit. Para celebrar que hoy lunes y mañana martes se celebra en Granada Talking About Twitter, voy a tratar de escribir mi columna de IDEAL de hoy utilizando únicamente frases a modo de pildorazos tuiteros, a ver qué sale.

TAT Granada 2016

Porque se critica mucho el Tuit-pensamiento contemporáneo. Pero, si la esencia de una idea no se puede comprimir en un Tuit, ¿tiene sentido? Corazoncitos y sonrisas, para la campaña de Unidos Podemos. Rajoy gobernó a través del plasma. Éstos, ¿lo harían con Emojis? No sé yo… Por cierto: me sigo negando a utilizar el palabro “Sorpasso”.

Leo que estamos en la recta final de la precampaña electoral. Río. Por no llorar. Para la salud, este empacho tiene que ser muy perjudicial. ¡Favor de recordar, de cara al post 26-J, que entre un Pacto y un Parto solo hay una consonante de diferencia!

Pero no olviden, amigos de la literatura fantástica y terrorífica, que 10 días antes del 26-J tenemos una imprescindible y monstruosa cita. Que el 16-J celebramos el 200 aniversario de la mágica velada que, a orillas del lago Leman, vio nacer a Drácula y Frankenstein.

TAT Granada Frankenstein

Pavor está provocando, también, el libro “¿Por qué en 2017 volveremos a entrar en recesión?”, del analista financiero Juan Ignacio Crespo. ¿Se acuerdan del poco caso que se le hizo en su momento a Niño Becerra y su profético “El crash del 2010”? Tema para el Rincón de Pensar…

¡Grande Garbiñe Muguruza! Es imprescindible hacer más visibles los logros del deporte femenino. Por justicia y merecimiento, no por cuotas. Grande, también, el modesto Leganés. Toma el testigo de Rayo y Getafe, en primera división. Junto al Eibar, demostrarán que menos es más. Por cierto: hoy se cumplen setenta años del nacimiento de la NBA. ¿Habrán ganado esta noche los Warriors de Curry o los Cavs de Lebron? ¡Qué final!

Strength in numbers

Vuelvo a Twitter. Tengo un nuevo seguidor: Mongolia. La revista, no. La nación. ¡Qué tremenda responsabilidad, ser seguido por todo un país! Paradoja: tres días después de publicarse que este verano no habrá olas de calor, para hoy se anuncia… la primera ola de calor.

Y, para terminar, una pregunta sin respuesta: Si ahora te definen como “majo”, ¿es sinónimo del “es muy buena persona” de antes? O, peor aún, ¿del cruelmente socorrido “es muy simpático”?

Jesús Lens

Twitter Lens

Neocomunicación

Hoy, en IDEAL, hablamos de esa Neocomunicación que comentamos en este artículo. Creo que es importante seguir reflexionando sobre la comunicación del siglo XXI, en sus diferentes modalidades.

aaa

La frase es:

“No es lo mismo saber lo que pasa que estar informado“.

Y, a partir de ahí, Redes Sociales, Foros, etc.

¿Cómo ves tú esto de la neocomunicación?

TAT Granada

¡Hablamos!

Jesús Lens

En Twitter: @Jesus_Lens

Nueva Comunicación

Me tengo por un achantado tecnológico que voy a rebufo de la modernidad. Y a las pruebas me remito: aún manejo una Blackberry y hago fotos y grabo vídeos con el iPad, sintiéndome un dinosaurio, torpe y aparatoso… Pero hago lo que puedo y trato de reciclarme.

 TAT Granada

Por ejemplo, soy uno de esos que han tardado en entender que LinkedIn no es (solo) una Red Social para buscar trabajo a través de Internet, sino también y sobre todo, un foro de encuentro para profesionales que quieren saber qué pasa en sus ámbitos laborales, que proponen y organizan debates y discusiones constructivas sobre temas de su actualidad profesional y, por supuesto, que comparten información.

Compartir.

Compartir es la clave que cualquier Red Social. De hecho, es lo único que le da sentido.

Por eso me sorprendió, hace unos días, que un amigo me preguntara por el Twitter. Que qué era y para qué servía. Mi amigo había visto que la compañía iba a salir a Bolsa, en Estados Unidos, y que su valoración rondaba los 10.000 millones de dólares. ¡Una pasta, tú! Y le hizo pensar que, lo mismo, el Twitter servía para algo más que para cotillear.

 twitter

Vuelvo a insistir: la clave de Twitter es COMPARTIR. Información. Contenidos interesantes. Cosas curiosas. Opiniones relevantes. Hay quién lo utiliza para insultar y armar follón. Igual que un pirómano utiliza el fuego para destruir, y no para calentar, iluminar o cocinar. Com-par-tir. Esa es la clave. Cuánto mejores contenidos compartas, cuánto más interesantes sean, más seguidores tendrás.

Si usas Twitter nada más que para mostrar lo guapo que eres tú, lo guay y lo molón que eres y lo chulo e interesante que es tu negocio o empresa; la gente pasará de ti. Y punto. Es así de sencillo: si tu Timeline de Twitter no ofrece contenidos interesantes, variados y útiles; es una pérdida de tiempo. Y te convertirás en parte del paisaje.

Pero, sin embargo, si no estás en Twitter, si no lo usas; estás fuera de la Comunicación. Estás obsoleto. Anquilosado. Muerto.

Antes, para conocer la opinión sobre algún tema, había que esperar a leer los periódicos. O, al menos, a escuchar las tertulias. Las de la radio, las de la tele y, fundamentales, las de la barra del bar. Ahora, todo está en Twitter… si sabes cómo usar las Listas y manejar los Hashtags; obviamente.

 twitter cerebro

Y luego está, sencillamente, el acceso a la información. Evidentemente, la famosa frase de Felipe González de “me enteré por la prensa”, hoy, carece de sentido. Enterarse de algo por la prensa, hoy, es estar fuera de juego. Por no servir, ya no sirven ni las alertas de Google, que podían parecer lo más de lo más. Hoy, lo que pasa, pasa en Twitter. Y en Facebook. Y, o estás y participas, o no te enteras.

Que no digo yo que tenga que gustarte. Pero que es así. Es un hecho. Objetivo. Todo lo que pasa en el mundo, el primer sitio en que aparece reflejado en el Twitter.

Ojo, eso no quiere decir ni que todo lo que pone Twitter sea verdad (de hecho, una de las “gracias” de dicha Red Social es “matar” a personas famosas, de forma que las falsas muertes de Will Smith o Justin Bieber se convierten rápidamente en Trendic Topic) ni que sea posible estar informado gracias a flashes de 140 caracteres.

 twitter pájaro

Por eso, una de mis máximas, en defensa de un periodismo serio, riguroso y profesional; es que no es lo mismo saber lo que pasa que estar informado.

Para estar informado tienes que ver, leer, escuchar, preguntar, contrastar, reflexionar, debatir, discutir y escribir.

Pero, para saber lo que pasa, tienes que estar en Twitter, Facebook o LinkedIn. Que no es suficiente. Pero sí es necesario.

Al menos, en el mundo de la Comunicación 20.13.

¿O por qué crees que todas las webs de todos los medios de comunicación han puesto los logos de las redes Sociales, en cada noticia? No. No es porque quedan bonitos ni sean molones…

Antes, compartir una noticia era sencillo: copiabas el link, te ibas a www.tinyurl.com , la comprimías, lo ponías en el Twitter o en el Facebook, copiabas y pegabas el titular y enviabas. Que así escrito parece complicado, pero que tardabas apenas 20 segundos.

Ahora, compartir una noticia no es que sea sencillo. Es que es algo automático: te acercas al Icono con el ratón, haces Click y… ¡voilá! Ya está compartido. On line. En la Red.

 twitter ciudad

De ti depende, eso sí, que lo que compartas sea interesante, atractivo, curioso, divertido, variado… Pero de todo eso ya hemos hablado, ¿verdad?

Pues venga. Que las Redes están ahí. Esperando a que las eches, con arte y gracejo, a ver lo que pescas. Que hay auténticos tesoros en el océano internauta, esperando a ser descubiertos.

Y compartidos.

Jesús Lens

En Twitter: @Jesus_Lens