Colabora, compra, coopera

No soy mal vendedor de productos de terceros, cuando creo en ello.

Aunque, la verdad sea dicha, con mi invitación a que participes en este proyecto solidario (desde 5 euros) tengo la sensación de que me estoy estrellando.

Teranga go logo

Que no me has hecho ni puñetero caso.

En serio, échale una visual al proyecto de Teranga Go y hazte mecenas que 5 euros no son nada y la idea merece la pena. Además de que puedes comprar agendas tan chula como ésta.

Teranga go agenda

Sin embargo, decía, soy un pésimo vendedor de lo mío.

Por ejemplo, el otro día, en la presentación del Alameda, tenía yo unos Tarjetones preparados, ex profeso para el evento, con el Código de Descarga de mi nuevo libro sobre el western… ¡y se me olvidó decirlo!

Western Libro Lens

Son unos tarjetones muy chulos, diseñados por Katha, y que permiten una firma/dedicatoria, de forma que, aunque te descargues el libro en Lektu, te quede un recuerdo tanto de la presentación como del propio libro.

Aquí tienes ese diseño.

western- trasera

¿A que está chulo? Pues hubo gente que compró el Tarjetón, con su código de descarga, y allá que se fue, sin firma ni nada. Cabecita…

Pero bueno. Que si queréis el libro, lo tenéis en Lektu, a precio dinámico, desde 1 euro.

Pero que si queréis algo tangible, los Tarjetones están nuestra librería hermana: Ubú Libros, en el Realejo. Y cuando nos veamos, nos echamos una Alhambra Especial al coleto y te echo un garabato en el Tarjetón.

¿Hace?

Pues ahora, entra en Teranga Go y colabora. Que fíjate toda la Lotería de Navidad que has comprado. ¿No te da regomello gastar tanta pasta en Lotería y no colaborar con un proyecto solidario tan chulo?

Teranga go

Pues ya tardas…

Jesús Lens

Twitter Lens

Primeras impresiones de mi libro sobre el Western

Venga. No te hagas el remolón, el despistado o, directamente, el tontaco. ¡Sí! Tengo un libro nuevo en el mercado. Digital. Se titula “Muerte, asesinato y funeral del western” y lo puedes comprar, desde 1 euro, a través de este enlace.

Murte, asesinato y funeral del western

¿Oído cocina?

Pues mira, mira lo que dice un cinéfilo compulsivo como Fran Ortiz en su fantástico y recomendable Blog, una vez leído el libro:  “Muerte, asesinato y funeral del western: El cine del oeste, a debate”.

E incluye párrafos como este: les recomiendo que no lo dejen pasar; y les aseguro que, como hice yo, lo leerán con rapidez y de una sentada… aunque les dará en qué pensar después.

Abandonad toda esperanza

Sí. Fran es amigo y, además, el coautor de nuestro primer, querido y amado libro, “Hasta donde el cine nos lleve”. Pero, inmodestamente, creo que tiene razón. Se lee rápido, es ameno y, si te gusta el western -incluso si no te gusta- da que pensar.

¡Gracias Fran!

Y si pinchas en este Podcast, en el momento 1.16.00 de programa, con la sintonía de El Padrino, comienzo mi charla semanal de cine en la emisora La Voz de Granada. Y unos minutos después, en el 1.25.30, mi querida Encarni Torres y yo nos ponemos a largar sobre el libro. Sobre este “Muerte, asesinato y funeral del western” que ya está tardando en descargar. ¡Por 1 euro, oiga!

A ver si te gusta la charla…

Jesús Lens

Twitter Lens

 

 

Melodía de arrabal

Que sepan ustedes que en la colección Nube Negra que dirijo para la editorial Palabaristas, acabamos de reeditar la primera novela del ciclo del Detective del Zaidín, de nuestro querido Alfonso Salazar. Ya saben: en digital, por 1 euro (o más, si ustedes quieren) a través de Lektu.

Razón AQUÍ.

Melodía de arrabal Portada

El Detective del Zaidín nació, literariamente hablando, en 2003, cuando Alfonso Salazar lo convirtió en protagonista de la novela “Melodía de arrabal”. Desde entonces, las andanzas de Matías Verdón por el popular barrio granadino –y por otras muchas calles de la ciudad nazarí- han ocupado tres novelas más, la última de ellas editada el pasado año.

Paradójicamente, la primera entrega de la serie del Detective del Zaidín estaba descatalogada, por lo que no era posible para los lectores completar el ciclo de lectura. Para facilitar una lectura completa e integral de las deliciosas historias de Matías Verdón y su ayudante, Desastres; la colección Nube Negra de la editorial Palabaristas ha reeditado en formato digital “Melodía de arrabal” que, tras la reescritura y actualización del propio Alfonso Salazar, lleva como subtítulo “Un gorrión sentimental”.

Alfonso Salazar

Esta nueva edición de la novela, que cuenta con un excelente prólogo del novelista Alejandro Pedregosa, permite conocer no solo los orígenes de Verdón y todas las personas que le rodean, sino  descubrir más en profundidad el Zaidín, el popular barrio granadino.

Por supuesto, “Melodía de arrabal” no es una novela localista. Porque todas las ciudades del mundo tienen un Zaidín. O varios. Pero, ¿qué es el Zaidín? Es un barrio de Granada cuyo nombre tiene etimología árabe, Saedin, brazo de agua o tierra entre ríos, al estar enclavado entre los ríos Genil y Monachil.

Sin embargo, no es precisamente su origen lo que lo hace universal. Si seguimos avanzando en la historia del barrio, tal y como la cuenta la Wikipedia, descubrimos que “En la década de los 60, la barriada crece desordenadamente y sin los equipamientos más básicos. La desmesura urbanística se convierte en el rasgo más característico del Zaidín”.

Ahí sí. Ahí sí radica su universalidad. En el desorden. En la desmesura, en el caos. Y en sus habitantes, por supuesto. Porque en todos los Zaidines del mundo hay personajes como los que Alfonso Salazar retrata en esta primera aventura de Matías Verdón, el inefable detective de barrio que se gana la vida olisqueando en las infidelidades ajenas, toda vez que no tardó en arruinar un floreciente negocio familiar de fontanería, heredado de su suegro.

Ahí tenemos al detective del Zaidín, a finales de los años 80 del pasado siglo, cuando un Maradona fichó por el Granada C.F. y la ciudad hirvió con la ilusión de reverdecer viejos laureles futbolísticos. Ahí va Verdón, peregrinando de bar en bar y escuchando lo que comentan los parroquianos, para estar al día de todo lo que pasa en el barrio. Un Matías Verdón que cuenta con ayudantes tan cualificados como un veterano cartero con ribetes ácratas y una sed acumulada de siglos, Desastres; y con un peluquero coleccionista de esquelas de los muertos del barrio, el Planchet.

Presentación Melodía de Arrabal

Y entonces, un caso. Nuevo. Diferente a todos los casos. Porque se trata de investigar las circunstancias de una muerte que para la policía fue accidental: el atropello de un corredor de seguros en plena Avenida de Dílar. Una investigación encargada por una de esas señoras del barrio de toda la vida. Una señora que, al margen de su recién estrenado status de viuda, está de muy buen ver. Y es que Verdón, el pobre, está pasando por una situación complicada en casa… “Un tío simple: un caso difícil”. Así se describirá nuestro investigador a sí mismo en uno de esos momentos de desaliento que todos los detectives del mundo han tenido alguna vez en el curso de la resolución de un asunto especialmente espinoso.

Pero no nos desviemos, por mucho que sea lo que los protagonistas de la saga del Detective del Zaídín suelen hacer: coger atajos en sus investigaciones. O intentarlo. Aunque terminen saliendo por los cerros de Úbeda. O más lejos. Porque, al igual que ocurre en las grandes novelas negras urbanas de autores como Juan Madrid, Manuel Vázquez Montalbán, Francisco González Ledesma o Petros Markaris; la investigación de Verdón servirá para que el lector se adentre por los intersticios más recónditos y ocultos de la sociedad del momento.

En el Zaidín... Foto de GranadaiMedia
En el Zaidín…
Foto de GranadaiMedia

Y ahí es precisamente donde esta primera entrega de las cuatro que componen la saga del Detective del Zaidín se hace universal: en vez de contar esa ciudad histórica, turística y monumental que es Granada, Alfonso Salazar narra la historia de uno de esos barrios arcaicamente nuevos y ruinosamente modernos. Un barrio que es como una isla, al que llegaron los habitantes de los pueblos que esperaban tener más y mejores oportunidades en la ciudad. Un barrio de aluvión en el que, en los años sesenta a los que se remonta la trama de esta novela, solo había un instituto de enseñanza secundaria, por ejemplo. Un barrio en el que jugar al fútbol en los campos de tierra era más un rito religioso que una sana costumbre. Un barrio del que, todos los que pudieron, se fueron marchando. Aunque fuera a destinos tan inciertos como Madrid.

Porque la vida es un constante fluir. Un constante ir y venir. Así, Verdón, Desastres o el Planchet, son gente del barrio para la que salir de sus fronteras y cruzar el río Genil supone hacer un esfuerzo y desplazarse fuera de su entorno. “Ir a Granada”, le dicen. Porque el Zaidín es un ente autónomo de una ciudad de la que forma parte, pero siendo otra cosa.

Para la colección Nube Negra de la editorial Palabaristas, es un privilegio reeditar una novela como “Melodía de arrabal. (Un gorrión sentimental)”, el primer caso de Matías Verdón. Una novela que era casi imposible de encontrar en el mercado y que abre una saga que después continuaría con “El Detective del Zaidín”, “Golpes tan fuertes” y “Para tan largo viaje”.

Lens Salazar

Cuatro novelas que cuentan diez años de la vida de un barrio universal, pero dotado de una personalidad única. Diez años en los que el Zaidín se fue conformando como el gran barrio popular de Granada y que, en Alfonso Salazar y gracias a su detective, ha encontrado a su mejor cronista. Un cronista noir, pero igualmente sentimental.

https://lektu.com/l/palabaristas/melodia-de-arrabal/1766

El autor

Alfonso Salazar (San Fernando, Cádiz, 1968). Reside en Granada y es Licenciado en Antropología Social y Cultural y gestor cultural de profesión.

Ha publicado la traducción de Consejos a jóvenes escritores de Charles Baudelaire (2001 y 2011), el libro de poemas Amores sin objeto (2004), las novelas Melodía de Arrabal (Arial Ediciones, 2003), El detective del Zaidín (Ediciones B, 2009) y en 2013 Golpes tan Fuertes (Alhulia, 2013).

En 2014 publica Para tan largo viaje, la cuarta entrega de la serie del detective del Zaidín con Ediciones Dauro. También ha publicado el libro de cuentos infantiles Pawi en la fábrica verde (2003).

Lens-Salazar-Alcaraz

Ha realizado exposiciones de Poesía Visual. Colabora habitualmente en diversos medios de comunicación de Granada y dirige el programa en radio La Plaza Humana.

Pertenece al equipo de redacción de la revista de pensamiento y cultura www.olvidos.es Ha ofrecido charlas y conferencias en diversas ciudades y en eventos celebrados en España, Portugal, Grecia, Alemania, Francia, India y Marruecos.

Imparte Cursos de Escritura Creativa en Granada (www.tusitalas.org) y crea diseños de camisetas, bajo la marca bysalazarmendias, en:

www.latostadora.com/bysalazarmendias.

El western, protagonista de mi nuevo libro de cine

“Muerte, entierro y funeral del western” es un ensayo en el que el autor granadino (yo mismo) reflexiono sobre un género que… ¿está muerto y enterrado? Lo puedes comprar AQUÍ, por 1 euro. 

Murte, asesinato y funeral del western

Analizando películas señeras de directores como Ford, Peckinpah, Leone y Eastwood;  propongo un debate abierto en la Red sobre la vigencia del cine del Oeste   

El libro se puede adquirir por 1 euro a través de la plataforma www.lektu.es

 

Que el western, como género cinematográfico está muerto y enterrado, asesinado por quienes más lo querían: John Ford, Howard Hawks, Sergio Leone, Sam Peckinpah y Clint Eastwood.

Western Jesús Lens Eastwood

Esa es la polémica y controvertida tesis que defiende en este trabajo su autor, el cinéfilo y escritor Jesús Lens. Que el western, que alcanzó las cotas más altas dentro del arte cinematográfico, yace muerto en oscuras videotecas e ignotos cine-clubs.

Partiendo de esas tesis, en poco más de cincuenta páginas, Jesús Lens hace un recorrido por algunas de las claves que contribuyeron a conformar el western como género cinematográfico único e irrepetible, y explica cómo y por qué fue dinamitado, precisamente, por algunos de los directores de películas del oeste más famosos de la historia del cine.

A partir de ahí, el autor se detiene a analizar, en profundidad, cuatro películas clave en este proceso criminal contra el western: Grupo salvaje, de Sam Peckinpah; Hasta que llegó su hora, de Sergio Leone y Sin perdón y Gran Torino, de Clint Eastwood.

Western Jesús Lens Pechinpah

Cuatro obras maestras del cine, incluida una de las cintas de Eastwood que, no siendo un western formal, sí lo es en espíritu, lo que da pie a Jesús Lens a escribir un postfacio: El western ha muerto. Viva el western. En él, el autor explica cómo el género del oeste se ha transmutado en algo diferente, impregnando y dejando su impronta en la ciencia ficción, road movies, películas de acción y aventuras, etcétera.

Muerte, entierro y funeral del western es un trabajo que tiene su extensión y continuidad en las redes sociales, a través de una página abierta en Facebook en la que los lectores podrán opinar sobre el tema en concreto y sobre el western en general, con el objetivo de generar debate creativo y discusión enriquecedora. ¿Te quieres unir al grupo?

https://www.facebook.com/groups/1450121718623887/

Western Jesús Lens Leone

El western un género eterno y atemporal que tuvo que hacerse matar para subir al cielo y, desde lo más alto, seguir iluminándonos con su fuerza, sus arquetipos, sus paisajes, sus bandas sonoras, sus cabalgadas por caminos polvorientos, sus duelos en el salón y la llegada del Séptimo de Caballería.

El western, un género descomunal.

https://lektu.com/l/palabaristas/muerte-entierro-y-funeral-del-western/1767

El autor

Jesús Lens, escritor granadino especializado en cine, con tres libros sobre la materia publicados hasta la fecha, todos ellos en la editorial Almed: “Hasta donde el cine nos lleve”, “Café-Bar Cinema” y “Cineasta Blanco, Corazón Negro”.

Lens Blacksad

Colaborador en diversos medios de comunicación, es director del Festival Granada Noir.

La editorial Palabaristas y la plataforma Lektu

La editorial Palabaristas nació en 2012, puesta en marcha por Cristina Macía e Ian Watson, escritores, traductores, editores y agitadores culturales que dieron el salto a la edición digital para acercar la literatura a esos dispositivos móviles que todos llevamos con nosotros.

Palabaristas Logo

A través de sus colecciones Nube Púlsar (ciencia ficción), Nube Negra (negra y policíaca), Nube Neuron (pensamiento crítico) y Nube Inquisitor (títulos originales en inglés); Palabaristas se compromete con la mejor literatura de género, en cuidadas ediciones digitales de novelas y obras de autores, entre otros, como Ian Watson, Justo Vasco, Guillermo Orsi, Juan Ramón Biedma, Rolo Diez, Rebeca Murga, Amir Valle, Andy West o Mauricio-José Schwartz; que forman parte de su catálogo.

Lektu, por su parte, es una plataforma de edición digital puesta en marcha en 2014, abierta a todas las editoriales que quieran publicar a través de ella y que se basa en la sencillez y la transparencia a la hora de comprar y descargar los libros, de forma que los lectores encuentren un espacio de lectura confortable, cómodo, confiable y atractivo. Su web: www.lektu.com

El Criadero

I was running for the door

I had to find the passage back

To the place I was before

Relax said the night man

We are programmed to receive

But you can never leave

The Eagles – Hotel California

 

 

A medida que el lector se adentre en la lectura de “El criadero”, la densa e intensa novela de Gustavo Abrevaya, con la que ganó el I Premio de Narrativa José Boris Spivacow en 2003; se sentirá como  el protagonista de la mítica canción de los Eagles. La canción hablaba de un tipo que encontraba refugio en aquel Hotel California que podía ser el cielo… o ser el infierno. Un hotel en el que fue bienvenido y en el que podía hacer el check out cuando quisiera. Un hotel, sin embargo, que nunca conseguiría abandonar por mucho que corriera a través de sus pasillos en Paradójica situación la que plantea “El criadero”, ya que todo comienza como una Road Movie, con lo que ello supone de libertad, espacios abiertos y camino por delante. Él es un cineasta que viaja en busca de un lugar tranquilo donde rematar el guion de su próxima película. Ella, su actriz fetiche, su pareja, su mujer, su amante, su adorable objeto de deseo.

el-criadero-portada-en-alta

Desierto. Calor. Mucho calor. Y el coche que se estropea en mitad de ningún sitio. Pasan las horas. Y los nervios se desatan. Entonces aparece un tipo que les aconseja desplazarse hasta un pueblo cercano, aunque escondido y difícil de encontrar, mientras él hace Y allá van. Al pueblo. El pueblo. ¡Ay, el pueblo!

Al principio, todo en orden: tras haber pasado horas y horas a la intemperie, un baño siempre sienta bien. Y una cerveza fría, mejor. Pero las cosas empiezan a torcerse cuando, antes del amanecer, ella salga de la habitación… y ya no regrese. ¿A dónde fue? ¿Por qué? Y, sobre todo, ¿por qué no vuelve?

A partir de ahí, Gustavo Abrevaya sumerge al lector en una salvaje espiral que le arrastra al fondo de los abismos, siempre de la mano del protagonista de una novela que es como una pesadilla… de la que resulta imposible despertar.

Una pesadilla protagonizada por diferentes personajes, a cada cuál más amenazador, inquietante, perturbador y desasosegante. Algunos de ellos resultan incluso estrafalarios. Pero nunca dejan de dar miedo. Mucho miedo. Como esa especie de Kingpin que, de tan obeso, hasta para llevarse la comida a la boca necesita de la ayuda de su esposa.

Menos mal que, eso sí, el protagonista encontrará el apoyo y la ayuda de algunos residentes en el pueblo que tratan de aportar luz al enigma. Personajes como ese abogado, fullero y politoxicómano, al que cobramos afecto y cariño desde que hace su aparición en la narración.

Pero, en general, nos encontramos en territorio hostil. Muy hostil. Un territorio regido por una máxima difícil de aceptar: el Entendimiento. O, más bien, la falta de:

“¿Entendimiento he dicho? Cuidado. La turbulencia es el resultado de todo pensamiento. Es por eso que nadie sale vivo de aquí. Porque cuando pensamos, nos equivocamos, perdemos nuestro camino, quedamos a merced de las turbas…”.

el-criadero-portada-en-alta

Así se expresa, en alta voz, otro de los próceres de la comunidad. Una comunidad famosa por albergar, también, un hogar para niños expósitos. Una comunidad en la que pasan cosas. Muchas cosas. Sobre todo, al caer la noche. Y ya sabemos que, desde tiempos inmemoriales, la noche es oscura y alberga horrores.

No.

No vamos a desvelar el nombre de los protagonistas ni el del resto de los personajes. Ni, por supuesto, el nombre del recóndito pueblo en el que acontece todo lo apuntado hasta ahora. Por no señalar, no señalaremos ni el país en que se halla. Porque queremos que sea el lector quién, desafiando al miedo y al terror, se deje tentar por la curiosidad y nos acompañe en la búsqueda de la mujer desparecida.

¡Le vamos a necesitar en esta Cruzada! Para unirse a ella, pinchar AQUÍ.