Cosas que hacer

Porque hay vida, en Granada, más allá de las procesiones. Y de esa otra vida hablo en mi artículo de hoy, en IDEAL. Es cierto que la Semana Santa es una época propicia para tratar de darse los primeros baños del año, en nuestro Mediterráneo. Y también hay algunos, privilegiados, que huyen del olor a incienso y de las calles revestidas de cera, largándose al quinto pino. Y más lejos aún.

Pero otros muchos nos quedamos. Y tenemos que darle vidilla a estos días. ¿Qué tal, por ejemplo, si se dejan ustedes caer por el Paseo del Salón y se maravillan frente a las fotografías XXL de Sebastiao Salgado? Porque su “Génesis” es un proyecto monumental, en todos los sentidos de la expresión. Y no se demoren, que apenas le quedan tres días de exhibición.

Jesús Lens Génesis

Reconozco y confieso que tengo pasión por Salgado desde hace mucho tiempo. Pero no fue hasta ver la película “La sal de la tierra”, el año pasado, que cobré conciencia de la magnitud del desafío humanista que subyace en el trabajo de uno de los grandes maestros de la fotografía contemporánea.

Vea usted el documental de Wim Wenders y Juliano Ribeiro Salgado, si está a su alcance. Pero, sobre todo, visite la exposición, al aire libre. Gustarle, le gustarán todas las fotos, un prodigio de la técnica en blanco y negro. Pero, ¿cuál le impresionará más? ¿La de los miles de pingüinos? ¿Los leones marinos? ¿Las de África? A mí, por su aparente sencillez, su rotundidad y su magnético simbolismo, la de la cola de la ballena me parece especialmente sobresaliente.

¡No molestes, hombre!
¡No molestes, hombre!

Y si son amantes de los libros, busquen “Génesis” en la editorial Taschen. No es barato, pero les aseguro que vale infinitamente más de lo que cuesta. AQUÍ lo pueden comprar.

Dejen el Salón y aprovechen para callejear hasta el Palacio de los Condes de Gabia. Hay dos exposiciones ahora mismo en cartel. “Al pie de la letra” es curiosa e interesante, con piezas singulares, instalaciones y collages sorprendentes. Pero en la sala de arriba están los cuadros de Irene Sánchez Moreno. Muy, muy desasosegantes. Y que maridan muy bien con el “Génesis” de Salgado. Porque son cuadros de gran formato en los que la representación de una esplendorosa naturaleza aparece perturbada por el inquietante rastro dejado por el ser humano.

Inclemencias. Irene Sánchez Moreno.
Inclemencias. Irene Sánchez Moreno.

Acérquense a los cuadros de Irene y admiren los trazos en la ejecución pictórica. Aléjense y pásmense con su acabado casi fotográfico. ¡Y sientan, sientan el deseo de adentrarse en su interior!

Jesús Lens

Twitter Lens

EL ROSTRO MÁS AMARGO DEL CÓMIC

Dedicado a Rash,

mi camello tebeístico.

Y a Frankie,

el también padre de nuestra (literaria) criatura en ciernes

 

 

Hoy publicamos esta doble página en IDEAL. Créanme, impreso, luce muuuucho mejor. Si pueden, no duden en comprar el periódico.

 

Desde que, en 1992, la novela gráfica “Maus” fuese galardonada con el Premio Pulizter, es un lugar común defender la seriedad de los tebeos, como si el galardón concedido a Art Spiegelmal por su recreación del Holocausto judío le hubiese terminado de conferir al llamado Noveno Arte su auténtica carta de naturaleza como disciplina artística adulta y apta para mayores.

 

Sin embargo, una visita a los templos egipcios de Luxor o a los museos en que se conservan los códices mayas acredita que el arte secuencial viene acompañando al ser humano desde que el hombre es hombre. Antes que la palabra fue la imagen y, por eso, históricamente ha sido habitual que las comunidades contaran sus avatares a través de historias secuenciadas en imágenes.

 

De ahí que, por ejemplo, la reciente publicación en España por parte de Panini de “11-M: la novela gráfica”, con guión de Antoni Guiral y Pepe Gálvez y dibujo de Joan Mundet, no sea sino un hito más en la historia milenaria de la humanidad, narrada a través de imágenes. El álbum, que cuenta con un prólogo de Pilar Manjón, recrea los atentados de 2004 en Madrid a la vez que trata de rendir homenaje a las víctimas de la infame masacre. El punto de partida de esta novela gráfica es la sentencia dictada por el Tribunal, queriendo huir sus autores de cualquier polémica acerca de unos atentados que aún siguen ocupando las portadas de algún periódico. Pero, además, sus autores quisieron aportar algo más que la mera traslación de la sentencia a imágenes, por lo que crean a tres personajes ficticios que sirven para dramatizar la obra.

 

En el origen de este álbum se encuentra otro de similares características que, en EE.UU., fue un sorprendente best seller de muy largo recorrido: “El informe 11-S”, una novela gráfica de Sid Jacobson y Ernie Colón, que en España también fue publicado por Panini y en cuya portada reza la siguiente leyenda: “El 11 de septiembre de 2001 fue un día de asombro y dolor sin precedentes en la historia. ¿Cómo ocurrió? ¿Cómo evitar que se repita semejante tragedia? Los diez miembros de la comisión recibieron el mandato de hallar las respuestas y efectuar las recomendaciones pertinentes. El 22 de julio de 2004 hicieron público su informe…”

 

Un cómic que contó con el aval tanto del presidente como del vicepresidente de la Comisión del 11-S, quienes escribieron un sentido prólogo para el mismo, en que señalaban: “nos complace… elogiar a los magníficos autores de esta novela gráfica por su fidelidad a las conclusiones, las recomendaciones, el espíritu y el tono general del informe propiamente dicho. Esta adaptación transmite buena parte de la información contenida en dicho informe.”

 

Paradójicamente, el 11-S devolvió al premiado Art Spiegelman al mundo de los cómics. En la presentación de su monumental “Sin la sombra de las torres”, publicado por Norma Editorial, señala lo siguiente: “aquella mañana prometí volver a dedicarme a tiempo completo a los cómics, a pesar de que éstos pueden suponer un trabajo tan intenso que uno ha de asumir que vivirá eternamente para poder hacerlos… Había pasado gran parte de la década anterior al cambio de milenio intentando evitar hacer cómics, pero durante un tiempo desde 2002 hasta septiembre de 2003 me consagré a lo que se convirtió en una serie de diez páginas de gran tamaño sobre el 11 de septiembre y sus repercusiones”.

 

El resultado, una abigarrada consecución de imágenes caóticas y sólo aparentemente sin sentido, repletas de mensajes, explosiones, dudas e interrogantes. Y una leyenda, tan enigmática como cierta: “Justo después del 11-S, mientras que esperaban a que algún otro terrorista dejara caer cualquier cosa, muchos encontraron consuelo en la poesía. Otros lo hicieron en los cómics de periódicos antiguos.”

 

Es muy llamativa esta alusión a los tebeos como vía para exorcizar demonios y vencer miedos. Exactamente lo que hace Ari Folman en la película de animación “Vals con Bashir”, posteriormente convertida en un interesante y clarividente cómic, editado por Salamandra.

 

La historia parte de los sueños y la amnesia de los integrantes de un batallón de israelíes que participaron en la guerra del Líbano de 1982. El protagonista tiene sueños extraños y, por la noche, se le vienen imágenes sueltas a la cabeza. Sabe que estuvo en aquella guerra, pero no recuerda nada del frente ni de las batallas. Hasta que comienza a hablar con algunos de los compañeros de su pelotón. Y, como si de un puzzle se tratara, las piezas empiezan a encajar, hasta llegar al dramático desenlace en que se cuenta la brutal masacre de Sabra y Chatila, un genocidio ejecutado contra los palestinos refugiados en Beirut por parte de las Falanges libanesas cristianas, ante la pasividad de las tropas israelíes.

 

La aparición de “Vals con Bashir” provocó una enorme polvareda, al remover turbios asuntos de un pasado sangriento en que estuvo directamente implicado Ariel Sharon. Y es que, sea por acción o sea por omisión, la corresponsabilidad de los crímenes de guerra puede tener alcances inusitados.

 

Otro de los frentes bélicos que mantiene abierto Israel, el conflicto con Palestina, fue tratado a través de las viñetas por Joe Sacco, periodista, guionista y dibujante nacido en Malta, pero que actualmente reside en EE.UU. “Palestina: en la franja de Gaza” es un diario de viajes en que se cuenta la primera intifada de los seguidores de Arafat contra los israelíes, vivida en primera persona por un Sacco que se pasó dos meses de comienzos de los años noventa en la zona, hablando con distintas personas y dejando testimonio de los anhelos, las frustraciones y los sufrimientos del pueblo palestino.    

 

En otro de los conflictos de Oriente Medio están basados los cuatro álbumes de “Persépolis”, de la artista iraní Marjane Satrapi. Dibujada con un trazo deliberadamente naif, lo que hace contrastar la inocencia de las imágenes con la dureza de los contenidos, la novela gráfica de Satrapi cuenta la llegada al poder de Persia de los fieles al Ayatolah Jomeini y las contradicciones que la imposición de una teocracia supuso en una sociedad que abjuraba de la tiranía impuesta por el Sha, pero que se encontró con el involucionismo integrista de los barbudos. Y, de inmediato, la guerra contra el Irak de Saddam Hussein.

 

Y todo ello contemplado desde la óptica de una niña que se convierte en adolescente y, después, se marcha a estudiar a Austria. Una niña que no entiende nada de lo que ocurre en su país. No entiende las contradicciones de sus padres, progresistas, que se alegran por la caída del Sha, pero detestan el rumbo que la Revolución impone a unos ciudadanos que cada vez tienen menos derechos y que terminan convertidos en esclavos de un sistema teocrático en el que, desde entonces, Estado y Religión han caminado de la mano, como las recientes elecciones iraníes han vuelto a demostrar.

 

El mismo Joe Sacco ha tratado en viñetas, de forma amplia y prolija, otro de los conflictos bélicos más recientes: la guerra de los Balcanes. Tanto en “Gorazde: zona protegida” como en “El mediador”, Sacco utiliza las mejores técnicas periodísticas para hacer un acercamiento lo más objetivo y riguroso posible a una de las guerras más salvajes y crueles del siglo XX.

 

En “Gorazde: zona protegida”, el autor cuenta su experiencia en un pequeño pueblo de Bosnia en que residió durante el conflicto, a través de las conversaciones que mantuvo con sus habitantes. “El mediador”, por su parte, subtitulado como “Una historia de Sarajevo”, narra la vida de un ex-soldado que se dedica a guiar a los periodistas por la ciudad sitiada. A través de numerosos saltos en el tiempo, Sacco aprovecha para desgranar la historia de algunos de los más conocidos líderes de las milicias bosnias, demostrando que la línea que separa a los héroes de los canallas es muy liviana.     

 

Además de estos dos trabajos de carácter eminentemente periodístico, Sacco ha trabajado en otras historias que, reunidas en un tomo titulado “El final de la guerra”, son más narrativas, incorporando elementos de ficción, humor negro y una ácida y corrosiva visión del ser humano, siempre con el conflicto de los Balcanes en el horizonte.

 

Y, para terminar, nos tenemos que hacer eco del anuncio de un sorprendente lanzamiento en formato de cómic, previsto para otoño: la versión en viñetas del Génesis bíblico, interpretado por el gran Robert Crumb y al que ha dedicado cuatro largos años de intenso trabajo. El legendario dibujante underground promete no dejar indiferente a nadie en una obra que ya se publicita con esta sugerente leyenda: “El primer libro de la Biblia, explícitamente dibujado. ¡No se ha dejado nada fuera!”.

 

Efectivamente. Manteniéndose radicalmente fiel al material original, Crumb publica una historia repleta de incestos, asesinatos, adulterios y todos esos escabrosos detalles que han colaborado a que el Génesis sea una lectura apasionante para todos los públicos, y no sólo para los creyentes.

 

Como hemos podido ver, el mundo de los tebeos tiene una amplísima y generosa oferta de títulos que, a través del arte secuencial, nos hablan de algunos de los asuntos más serios y actuales que afectan a nuestro mundo. La combinación de imágenes impactantes y textos precisos hace que las viñetas se conviertan en un medio idóneo para contarnos, de forma muy visual, esas historias que nos interesan, nos conmueven y, en ocasiones, nos conmocionan.

 

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.