¡Que corra el aire!

Cambio de sentido. Hablemos de una expresión popular que, ahora, significa otra cosa. ¡Que corra el aire! Lo que era una bromilla dedicada a los tocones con pasión desmedida por el sobeteo se ha convertido en toda una filosofía de vida, en una declaración de principios en tiempos de pandemia.

Aunque resulte complicado conocer qué está permitido y qué está prohibido hacer en cada momento y situación, sí sabemos que lo importante es que corra el aire. Que entre a raudales en nuestra vida. Que ventilemos los interiores. ¡Ventilación! ¡Ventilación! Qué necesario es que mantengamos las ventanas abiertas. De ahí que nuestros mejores amigos para los próximos meses van a ser el forro polar, el plumas y la bufanda. La mantita sobre los hombros. El poncho para cubrir los riñones. La braga en la garganta. Hasta el chaleco acolchado sin mangas, si me apuran, se convertirá en una prenda transversal y universalmente aceptada. ¡Todo por la lana!

Por bonitas que sean las vistas desde San Nicolás, hay mil y un paseos por Granada capital y sus pueblos, caminos y montañas que nos permiten un caminar solitario, al margen de grupos y aglomeraciones. ¡Que corra el aire en las calles y los senderos! No es obligatorio tirar siempre por la Carrera del Darro, por bonita que sea. Si algo nos enseñó el confinamiento es lo importante de poder dar un paseo aunque sea al lado de casa.

Las mesas en las terrazas seguirán siendo pieza cotizada. Lo decíamos hace unos días: las estufas serán aliadas imprescindibles para la hostelería en los próximos meses. Tiene que correr el aire, también, a la hora de disfrutar de las cañas y las tapas, de los vinos y las raciones.

Paradójicamente, se han cerrado parques y jardines, lugares donde habitualmente corre el aire. Será que cuesta trabajo mantener su vigilancia. Será, también, que no generan beneficios. Y que no tienen quien los defienda ni quien hable por ellos. Será, en fin, que las autoridades quieren que nos quedemos en casa a toda costa, pero en vez de confinarnos por las bravas, nos mandan sutiles indirectas.

Techos altos. Muy altos. Altísimos. Que corra el aire, también, en los interiores. Que no se acumulen las miasmas y los malos humores. Más escaleras y menos ascensores. Más caminar y más pedalear y menos conducir. O ser conducidos. Más alpargata y menos neumático.

Llegados a este punto, reivindiquemos el ejemplo de Aristóteles y su escuela peripatética, así llamada por encontrarse junto a un templo que albergaba un frondoso jardín. El maestro paseaba con sus discípulos entre las plantas, los árboles y las flores, reflexionando sobre la vida. Lo mismo hacía Epicuro, otro filósofo de jardín empeñado en buscar la felicidad extramuros.

¡Qué corra el aire! En la medida de lo posible, el tiempo que pasen ahí fuera, procuren disfrutarlo al aire libre. Por lo que pueda pasar.

Jesús Lens

CON ALMA

Lo que tiene alma se distingue de lo que no la tiene

por el hecho de vivir.

 

Aristóteles.

 

No es fácil la propuesta de María. Que hablemos del alma.

 

Uno de sus chavales, viendo un capítulo de Los Simpson, se quedó intrigado por algo que dijeron en la serie de Matt Groening. Y le preguntó a su madre, angelito:

 

– ¿Qué es el alma? Y, lo que es más importante, ¿se puede comprar?

 

Y María… pues eso. Que nos dice que si le echamos una mano para explicarle a su hijo de qué va eso del alma.

 

Reconozco que he estado varios días dándole vueltas al tema, que no soy especialmente espiritual y no es algo que me hubiera planteado, la verdad. Para mí, el alma es pasión, amor, fuerza y energía. Siempre digo que un sitio, un lugar, un bar o una película tienen alma cuando transmiten sensaciones. Buenas sensaciones. Feelings. Buenas vibraciones. Como esta imagen de Nefertiti, por ejemplo. Por eso me identifico tanto con la cita de Aristóteles con que empiezo este artículo.

 

De hecho, hasta que hemos comenzado esta serie de reflexiones on line (a través de ESTE enlace podéis acceder a todas ellas), no me había dado yo cuenta de lo muy aristotélico que me estoy volviendo. “El alma es aquello por lo que vivimos, sentimos y pensamos”. ¿No es un prodigio de definición, esta otra del sabio griego?

 

Yo había pensado definir el alma como ese algo interior e inmaterial que nos hace ser como somos. Pero, a la vista de la definición aristotélica, mejor me callo. Y doy la palabra a Antonio Machado, que escribió esta estupenda poesía:

 

“Moneda que está en la mano,

tal vez se deba guardar.

La monedita del alma

se pierde si no se da.”

 

Efectivamente. Eso que tenemos dentro y que nos conforma como las personas, como los individuos únicos y singulares que somos, ¿de qué sirve si no se comparte? Por eso hay que ser generosos, por encima de todo. Aquello que se disfruta en compañía es mucho más agradable que lo que se disfruta en soledad.

 

Y me acuerdo del gran clásico de Extremoduro, “Jesucristo García”:

 

“Y perdí

la cuenta de las veces que te amé.

Desquicié

tu vida por ponerla junto a mí.

Vomité

mi alma en cada verso que te di.

Olvidé

me quedan tantas cosas que decir.”

 

Por eso me gustan estas entradas blogueras tan especiales. Porque ponemos el alma en cada una de ellas. Palabrita de Niño Jesús.     

 

A todo esto, como no las tenía todas conmigo, pregunté a través del Twitter, por el asunto del alma. Y recibí una buena respuesta, aunque un poco triste, de una de las personas que se han hecho imprescindibles en este espacio virtual, Kaperusita: “Lo que queda cuando todo lo demás pierde sentido”. ¿Qué os parece?

 

Yo no sé si todo esto le servirá a María para explicarle a su pequeñuelo que no es lo mismo malfreír un par de huevos que ponerle el alma a la elaboración de una buena cena. Que no es lo mismo ir a trabajar que ponerle cariño a tu trabajo. Que no es lo mismo salir del paso que apasionarse a cada paso.

 

Que el alma es lo que nos hace crecer, evolucionar. Lo que nos convierte en mejores personas. Porque, como dijo Pitágoras, “en tres partes se divide el alma humana: en mente, en sabiduría y en ira”. La ira. Algo de lo que habría que hablar más despacio.

 

Por tanto, y vamos con la segunda cuestión, ¿se puede comprar alma?

 

Creo que no. Pero sí se puede vender. El alma se puede cultivar y engrandecer. Se puede descuidar, echar a perder y dejarla pudrir. Se puede malbaratar y vender. Pero no comprar. Porque el alma es algo demasiado precioso, demasiado delicado, demasiado personal como para podérsela trasplantar a un semejante. No. El que pretenda vivir del alma de los demás no es más que un vampiro, un zombie, un muerto viviente.  

 

Amiga María, no sé si todo esto te habrá servido de algo. Aprovecho para pedir a los amigos que estáis ahí para que aportéis un poco de lucidez a esta cuestión. ¿Qué os parece? ¿Cómo lo veis? ¡Animaos!

 

Jesús Lens, que detesta a los desalmados.