Penón se queda en Granada

Porque si la famosa Maleta de Agustín Penón permanece en nuestra tierra, con todo lo que alberga, su legado y su memoria también se quedarán con nosotros, por siempre jamás.

¡Qué salto di en mi asiento, ayer por la mañana, muy temprano, cuando leí la buena nueva en las páginas de cultura de IDEAL! Enhorabuena a Pablo Rodríguez por el seguimiento y exquisito tratamiento de esta información, que sé y me consta que lleva con ello desde hace meses. De ello hablo en IDEAL, noticia de gran alegría para la Cofradía de Penón, por cierto, cuya reunión constitutiva en el restaurante El Envero comentamos aquí.

 

Y, sobre todo, enhorabuena y un millón de gracias a la familia de Marta Osorio, que ha decidido respetar su última voluntad, acordando que los fondos de los que son legítimos herederos no se vayan fuera, máxime al saberse que uno de los familiares directos de Marta reside en Alemania y que no hubiera sido descabellado que la maleta de Penón terminase en el país teutón.

 

Eso sí. Una vez tomada esta decisión por parte de la familia, es necesario que las instituciones granadinas den un paso al frente y se hagan cargo del acervo documental atesorado por Agustín Penón durante su investigación de la muerte de Lorca, para que pueda ser custodiado, estudiado y exhibido en las mejores condiciones posibles.

 

También sé y me consta que desde el Ayuntamiento de Granada se están haciendo gestiones en ese sentido, que el alcalde de la ciudad se siente personalmente concernido por la cuestión. Y buena parte del interés institucional en todo lo relativo a la investigación llevada a cabo por Penón en la Granada de los 50 hay que achacársela a Enrique Bonet y a su maravillosa novela gráfica “La araña del olvido”, editada en 2015 por la editorial Astiberri, de la que hablamos aquí.

Porque, con su magistral tebeo, Bonet volvió a poner en el candelero todo lo relativo a Penón y a su fascinante investigación, haciéndonos descubrir a miles de lectores la historia de una maleta que ya es mítica. Un tebeo que sirvió para recuperar, también, el extraordinario y minucioso trabajo de Marta Osorio, compilado en un libro esencial: “Miedo, olvido y fantasía”, publicado por Comares.

Tengo pendiente de leer otro de los libros de Marta: “El enigma de una muerte. Crónica comentada de la correspondencia entre Agustín Penón y Emilia Llanos”, publicado en 2015 por Comares. Ahora lo haré con más placer, sabiendo que su legado permanecerá en Granada, donde debe estar.

 

Jesús Lens

Cofradía Penón-Osorio

El pasado jueves, cuando se encendieron las luces del salón de actos del Palacio de los Condes de Gabia, había un montón de gente secándose las lágrimas de los ojos. Y cuando digo un montón quiero decir un montonazo: el documental de Isabel Martínez Reverte sobre la maleta de Penón nos había conmovido y afectado hasta lo más hondo. Y de ello hablo hoy domingo en IDEAL.

Cofradía Penón Osorio

Búsquenlo en A la carta de RTVE. Está a su disposición. Pero ya conocen ustedes una de mis máximas: no es lo mismo ver una película que ir al cine. Y en la oscuridad de la sala, con decenas de personas en silencio sepulcral, volver a recordar la historia de Marta Osorio, Agustín Penón y su investigación sobre la muerte de Lorca en la Granada de los cincuenta, nos taladró hasta el tuétano a todos los que tuvimos el privilegio de disfrutar de una de las jornadas más emocionantes de Granada Noir.

Laura Muñoz y Agustín Penón

La presencia de la propia Isabel, del realizador Manuel Guerra y del poeta Juan de Loxa, amigo personal de Marta Osorio, le confirió al acto una emotividad muy especial. Máxime porque en la sala, además de Fátima Gómez, la diputada de cultura de Granada, estaban Virginia, íntima amiga de Marta, que la acompañó hasta que falleció el pasado agosto; uno de sus hermanos y un sobrino.

A Marta Osorio, depositaria de la maleta de Penón y la persona que escribió el libro que Agustín nunca pudo culminar, no le gustaba la palabra homenaje. Por eso, lo que hizo Granada Noir fue recordarla. Con respeto, cariño, emoción y admiración.

Además, esa velada tan especial, permitió que la Diputación y la familia más cercana de Marta pudieran hablar de forma amable, cordial y distendida sobre el legado de Marta. Estamos seguros que el material recopilado por Agustín Penón en aquella Granada oscura de los cincuenta y que Marta custodió con tanto celo como cariño, encontrará acomodo en la casa de Lorca de Fuente Vaqueros, y se convertirá en lugar de peregrinación para la Cofradía de Penón-Osorio.

Así empezó mi 2016...
Así empezó mi 2016…

Una cofradía que le deberemos, cuando surja, a una persona que este año se ha convertido en uno de los tipos más importantes de mi vida y gracias al que organizamos la velada del pasado jueves en Granada Noir: Enrique Bonet, cuyo libro “La araña del olvido” está en el origen de todo esto y del que tanto hablamos en este artículo.

¡Gracias Enrique!

Jesús Lens

Twitter Lens

Escenarios reales de la Granada Noir

En la sección de IDEAL de El Rincón Oscuro de hace unas semanas escribíamos sobre los escenarios de la Granada Noir de ficción. Pero es que Granada, además de haber servido como escenario para novelas, relatos y película de ficción de género policíaco, también atesora una particular historia negra basada en hechos reales, por desgracia. Y de eso hablamos en nuestra colaboración semanal, negra y criminal, en el diario IDEAL de hoy…

La famosa y mítica serie de televisión “La huella del crimen” tenía como lema que la historia de un país es también la historia de sus crímenes. Además de ser una gran frase publicitaria, dicha aseveración está cargada de razón. Porque los crímenes, más allá de lo escandaloso, lo amarillista y lo morboso, tienen mucho de social y psicológico, no en vano hay toda una ciencia, la Criminología, destinada a estudiar el delito y sus causas, las formas de evitarlo y el modo de actuar de los delincuentes.

Escenarios Granada Noir Huella del Crimen

A nada que lo pensemos, buena parte de los grandes crímenes de la historia, además de haber sido prolijamente documentados, han sido utilizados como argumento de diversas manifestaciones artísticas en cuadros y pinturas o en novelas, dramas, películas, tebeos e incluso poesía; desde las “Bodas de sangre” de Lorca al Pascual Duarte de Cela, sin ir más lejos.

Escenarios Granada Noir Bodas de sangre

Crímenes como el de los marqueses de Urquijo o la terrible matanza de Puerto Hurraco han tenido su reflejo en novelas premiadas y películas de gran presupuesto, de autores como Mariano Sánchez Soler y directores como Carlos Saura.

En Granada, el horripilante asesinato de una niña de nueve años sacudió a toda la ciudad, convocando a 20.000 personas en una de las manifestaciones más emocionantes que recuerdan nuestras calles. El crimen fue perpetrado el 29 de octubre de 1987 y sumió a la ciudad en un lógico estado de psicosis hasta que, siete meses después, en mayo de 1988, la policía detuvo a un joven de 21 años como principal sospechoso del crimen.

Escenarios Granada Noir Muerte Aixa

Para la resolución del caso fue vital la declaración de otra niña a la que el mismo individuo había asaltado, siguiendo parecido modus operandi: secuestro a punta de navaja en el portal de su casa y conducción hasta una zona especialmente arbolada del bosque de la Alhambra, lugar en que fue detenido este trabajador del mercado que sostenía que, en noches de luna llena, sentía una extraña pulsión que le obligaba a atacar a las chicas.

Diez años después del asesinato, el novelista Antonio Muñoz Molina publica “Plenilunio”, una durísima novela que recrea el crimen y la investigación llevada a cabo por un policía que había pasado varios años destinado en el País Vasco. Una reflexión sobre la violencia, contemplada desde diferentes puntos de vista y que fue adaptada al cine por el director Imanol Uribe, en el año 2000, con guion de Elvira Lindo, a la sazón, pareja del novelista y que había seguido muy de cerca todo el proceso de gestación y escritura del libro.

Escenarios Granada Noir Plenilunio

La filmación de la película se trasladó a Palencia, con una ambientación que consigue captar muy bien el ambiente de una ciudad de provincias, sus calles y bulevares, los cafés, el mercado, etcétera. El cambio de los bosques de la Alhambra por la ribera de un río resulta igualmente afortunado, impresionando sobremanera la secuencia de la niña superviviente que, helada, aparece cruzando un vetusto puente de piedra, en una secuencia muy parecida a otra de la serie Twin Peaks, de David Lynch.

Escenarios Granada Noir Plenilunio película

Viajemos a un pasado más lejano para visitar otro local con mucha historia a sus espaldas: el Hotel Reina Cristina. Y es que, parafraseando a Churchill, la Granada negra y criminal tiene un acertijo oculto en un misterio encerrado en un enigma. Y su nombre es Federico García Lorca.

Una de las (pocas) cosas que sí están claras, documentadas y acreditadas en torno al asesinato del poeta es que fue en este edificio, antigua casa de la familia Rosales, donde Lorca pasó sus últimos días en libertad y donde fue prendido por Ramón Ruiz Alonso para ser llevado al Gobierno Civil.

Escenarios Granada Noir Rincón de Lorca

Lean, lean la fascinante novela gráfica “La araña del olvido”, de Enrique Bonet, (a la que dedicamos este otro Rincón Oscuro) para sumergirse en la Granada de los años 50 y pasear por sus calles, avenidas y plazas. Déjense guiar por Agustín Penón, la primera persona que investigó sobre la muerte Lorca y trató de encontrar su tumba.

Escenarios Granada Noir Agustín Penón

Entren en los cafés, los bares y los restaurantes de entonces. Un emocionante viaje al pasado de una historia que dista mucho de estar resuelta.

Jesús Lens

Twitter Lens

La araña del olvido

Me ha costado trabajo decidirme a publicar estas notas en El Rincón Oscuro de IDEAL. Porque vincular la figura de Federico García Lorca con el género negro, en Granada, puede parecer uno de esos ejercicios de oportunismo de los que suelo abominar.

Pero, por otra parte, sería muy injusto no hablar en esta sección de un tebeo -o novela gráfica, como prefieran- tan extraordinariamente noir como “La araña del olvido”, del malagueño afincado en Granada Enrique Bonet.

Así empezó mi 2016...
Así empezó mi 2016…

Publicada por la impagable editorial Astiberri, a la que le debemos tantas y tantas joyas del noveno arte editadas en español, “La araña del olvido” habla de un personaje fascinante: Agustín Penón, muy conocido por todos los amantes de la figura de Lorca y cuya maleta se ha convertido en uno de esos iconos que forman parte de la historia de la cultura española del siglo XX.

Muy brevemente: hijo de españoles exiliados en Estados Unidos y fervoroso admirador de la poesía de Lorca, el joven y entusiasta Agustín Penón vino a Granada, en los años 50, para indagar en las circunstancias de la muerte del poeta. Ese es el punto de partida de “La araña del olvido”. Y, a partir de ahí, Enrique Bonet nos cuenta toda la investigación que Penón lleva a cabo en Granada y alrededores, tratando de descubrir la verdad.

¡La verdad, ahí es nada!

La araña del olvido Viñeta

La lectura de la novela gráfica de Bonet ha de partir de un hecho cierto: el asesinato de Lorca y el lugar en que ¿reposan? sus restos siguen estando envueltos en una nebulosa que lo convierte en un enigma dentro de un acertijo sin solución. Al menos, por el momento.

Y precisamente por eso, “La araña del olvido” es tan importante. Porque pone el acento en la búsqueda. En la investigación. Y no tanto en los resultados. Primer punto que la convierte en una obra decididamente negra.

¿Y qué me dicen el protagonista? Que no es Lorca, sino Penón. Un joven ingenuo y bienintencionado que se mete a husmear donde nadie le ha llamado. Una especie de James Stewart o Cary Grant en una película de Hitchcock. Solo que su aventura, a Penón, le cambió la vida. Y ese es otro detalle que lo enmarca dentro del Noir. Es imposible enfrentarse a todo lo que se enfrenta el protagonista y no salir tocado. Muy tocado. El individuo, solo, frente a la sociedad. Una sociedad cerrada, oscura y ominosa que conspira contra él. Porque la Granada de los años 50 del pasado siglo no era precisamente fácil. ¡No lo es, todavía hoy, en pleno siglo XXI, así que… calculen hace cerca de ochenta años!

La araña del olvido página 1

Una ciudad volcada sobre sí misma, encerrada y refractaria a cualquier aire exterior. Una ciudad enrarecida y encanallada, con los restos de la Guerra Civil aún candentes. Una ciudad envilecida por los odios cainitas, las venganzas y las ejecuciones. Y esa especie de Leviatán urbano con sus secretos, sus silencios y sus mentiras a cuestas, es parte fundamental del género policíaco.

Una Granada, por cierto, que Enrique Bonet ha retratado con un celo extraordinario. Esas imágenes de una Puerta Real que ya no existe. La casa de los Rosales en la que Lorca fue detenido y que hoy alberga un hotel y un bar encantador. La Huerta de San Vicente. Los edificios perdidos con el paso de los años. Esa fértil vega, el Darro y sus puentes. Los cafés, los cabarés, las pensiones… un extraordinario realismo preside cada una de las viñetas que conforman “La araña del olvido”.

La araña del olvido Darro

Y están los alrededores de Granada. Que Penón se desplaza hasta Padul o Alfacar. Estremecen, sobre todo, las viñetas que transcurren en el barranco de Víznar. Y emocionan, también. Otras viñetas, sin embargo, asustan. Porque hay momentos en la narración de Bonet, sobre todo al principio y al final de esta obra monumental, en los que el Miedo y su alargada sombra parecen surgidos del expresionismo alemán que tanta importancia tuvo en el cine negro clásico norteamericano.

La araña del olvido oro darro

A modo de resumen, y por si alguien duda del carácter negro de “La araña del olvido”, transcribo el contenido de una de las viñetas centrales, onírica y espectral, que interroga al lector: ¿Quién? ¿Dónde? ¿Por qué?

Y lo peor es que esas preguntas, todavía hoy, siguen sin tener una respuesta clara.

Jesús Lens

Twitter Lens