Termina Periplo 2014

O no.

Si eres seguidor de las Redes Sociales, habrás visto que esta semana ha habido una palabra que se ha repetido con especial insistencia: Periplo. Y un lugar: el tinerfeño Puerto de la Cruz.

 Periplo

Una vez terminada la segunda edición del Festival Internacional de Literatura de Viajes y Aventuras, es hora de hacer balance.

Un balance doble y… desdoblado en dos partes.

La primera, la presencial.

La segunda, virtual.

El lunes pasado arribaba al aeropuerto de Tenerife Norte y de allí, directos al Puerto, a comer, que eran cerca de las cuatro de la tarde. Una preciosa calle estrecha, bien cuidada, llena de flores y de color. La calle de la verdad. Un garito: Casa Pache. Unas mesas en la calle y un grupo de gente apurando la comida. El equipo de producción de Periplo.

Una birra, unas papas arrugás y un atún después; ya charlábamos como si nos conociéramos de toda la vida. Además, me quedé muy tranquilo: Eduardo García Rojas, encargado de hacerme la entrevista pública en la carpa montada en el exterior del Museo Arqueológico, resultó ser un cinéfilo de pro, además de un extraordinario conversador. Así que, yo, calmaooooo.

 Periplo charla Lens Eduardo

A partir de ahí, me sumergí en los contenidos de Periplo, en las exposiciones, los talleres, las charlas, las presentaciones… Un programa extraordinario, rico y repleto de actividades. De las que fomentan la participación, de las que estimulan y animan a levantarse del sillón y ponerse en marcha, a hacer cosas.

Lo que no es de extrañar cuando, charlando con Marcelino, uno de los responsables de Periplo, me decía que otro de los inspiradores, creadores e ideólogos del festival es Antonio Lozano.

Ustedes lo conocen porque ha estado en Granada infinidad de veces y siempre hemos aprovechado para hablar con él, y con vosotros, de libros, de inmigración, de viajes…

 Periplo Antonio Lozano

En una de aquellas presentaciones le describí como uno de esos tipos que, además de hacer cosas, consiguen que pasen cosas a su alrededor. De hecho, es uno de los inspiradores de este artículo, que publiqué en IDEAL hace ya más de un año: “Gente interesante”.

Por ejemplo, Periplo.

Una cita que ha permitido hablar con personas del calibre y el talento de Javier Reverte, Xavier Moret, Eduardo Riestra o el propio Antonio Lozano. Y de conocer a otros muchos autores, escritores y viajeros.

Además, en lo personal, tuve el alegrón de saludar a dos amigos escritores, del ramo negro y criminal, que tuvieron la gentileza de venir a mi charla: Mariano Gambín y Javier Hernández Velázquez. ¡Y a Alejandro! Pero del encuentro con Alejandro hablaré en otro momento. Él sabe el porqué.

 Periplo Javier Hernández

La charla fue bien. Cuando la gente te hace sentirte a gusto, se nota. Y la gente de Periplo lo consiguieron, desde el minuto uno. Además de lo agradable de conversar con Eduardo. Al terminar, alguien dijo: “erais como dos amigos de casquera, en la barra del bar”.

Y así fue… aunque Emilia no me dejara subir una birrita al escenario 😉

De las conversaciones en Casa Pache ya habrá tiempo de hablar. Más adelante. Porque ya hemos llegado al miércoles, cuando volví a Granada y me asomé al Magic, para disfrutar del primer concierto de la temporada de la asociación de jazz de Granada, Ool Ya Koo.

Pero, ¿había terminado ya Periplo?

No. Es decir, físicamente ya estaba en Granada. Pero gracias a las redes, he podido seguir disfrutando de Periplo estos días: las presentaciones, las charlas, los talleres… hasta de cómo iban quedando los descomunales grafitis del colectivo “Sabotaje al Montaje”.

 Periplo Sabotaje al Montaje

He tomado notas de libros y recomendaciones, de máximas viajeras y de propuestas para hacer nuevos viajes. Y ya cuento los días para que, terminando el próximo verano, haya un nuevo Periplo.

Mientras, toca volver a leer, descubrir, conocer y viajar.

Porque los buenos festivales, y Periplo lo es, se convierten en un estado mental que te anima a ver la realidad con ojos más inquietos, atentos e inquisitivos.

 Periplo Lens

A todos, a todas; a ese pedazo de equipo descomunal… ¡Gracias!

Y, por supuesto… ¡seguimos!

Jesús Lens

Firma Twitter

Tempus

Las últimas y más recientes investigaciones sobre el caso sostienen que Jack el Destripador, en realidad, era un inmigrante polaco y se llamaba Aaron Kosminski: de acuerdo con las pruebas de ADN realizadas a la sangre que cubre el chal de Catherine Eddowes, una de las víctimas del más famoso asesino en serie de la historia, el criminal sería un esquizofrénico con doble personalidad que nada tendría que ver con conjuras masónicas ni crímenes regios.

 Tempus jack

Y, sin embargo, yo prefiero pensar que no. Que el misterio sobre la identidad de Jack no será nunca resuelto, de forma que el caso pueda seguir despertando la curiosidad de los amantes del género negro y alimentando las fabulaciones de autores de todo el mundo.

Por ejemplo, de autoras como Nerea Riesco.

 Tempus Nerea

Solía ser uno de nuestros temas de conversación, cuando nos encontrábamos Nerea y yo: los viajes en el tiempo. Yo sostenía que viajaría hacia delante. Nerea, enamorada de la historia, decía que no. Que ella viajaría hacia atrás, que le gustaría ser testigo de determinadas épocas y lugares; conocer en primera persona qué pasó con ciertos personajes de los que apenas sabemos lo que los libros de historia, más o menos fieles a la realidad, nos han contado.

Era presumible, pues, que Nerea construyera su particular máquina del tiempo literaria, a través de la que hacer viajar a los lectores. Y aquí la tenemos. “Tempus”, publicada por la editorial Planeta.

 Tempus portada

En su más reciente novela, Nerea nos conduce del aquí y el ahora a una historia que se prolonga en el tiempo, a lo largo de los siglos. Una historia protagonizada por la intrépida y aguerrida Daniela Green, una joven que, perpleja por la muerte de su padre, se ve obligada a emprender una huida muy al estilo de las de Dan Brown.

Acompañada por Richard, uno de los alumnos de su padre, Daniela vivirá mil y una aventuras, hasta llegar a Suiza. A ese CERN que puede albergar el túnel del tiempo. Solo que, en la oscuridad habitan monstruos. Como Jack. Del que todos pensamos que era hombre. Varón. Macho. Pero… ¿y si no fuera así? Porque, a veces, las cosas no son como parecen y la historia está repleta de crímenes y asesinatos que nos siguen fascinando y que nos permiten crear ficciones tan interesantes como ésta de Nerea.

 Tempus Nerea Riesco

Mito y realidad. Ciencia y literatura. Pasado, presente y futuro. Todos ellos se dan la mano en un libro que, entreteniendo, servirá para que los lectores conozcan un poco más y un poco mejor a algunos de los más fascinantes personajes de una historia no suficientemente divulgada.

Jesús Lens

Firma Twitter

La isla mínima

De las películas que más ganas tengo de ver este año. “La isla mínima”, de Alberto Rodríguez. Se estrena el 26 de septiembre y como no venga a Granada, me voy a Málaga a verla y gastarme mis cuartos en la ciudad hermana, meca cultural del primer orden, escueza a quién escueza.

 

Una película que quiero ver por varias razones, además de por gusto y por placer. Pero es otra historia de la que pronto hablaremos. O no.

La isla mínima poster

Apunta:

La isla mínima

Antes, claro, habrá que volver a ver “Grupo 7”, una de las grandes películas del 2013.

 

¿No?

 

Jesús Lens

Firma Twitter

Proyectos

Barajo ahora mismo varios proyectos, ideas y propuestas. De cine, de música, literarias, pictóricos, gastronómicos, culturales… pero en cuanto empiezo a pensar en ponerme manos a la obra, me atenaza y me paraliza la misma duda: ¿para qué?

¿Tiene sentido?

La experiencia del pasado martes, más de 170 personas viendo “Las uvas de la ira” y, después, participando del coloquio que mantuvimos Luis González, Fernando Marías y yo así parece acreditarlo. Que sí. Que hay ganas. E interés. Que se pueden hacer cosas. Que se deben hacer. Que somos como los tiburones. Que, o seguimos nadando, o nos ahogamos.

Las uvas de la ira

Y por eso, esta tarde dudaba entre pasármela escribiendo o meterme un maratón de cine coreano de gángsters. Y que salga el sol por Antequera.

Al final, me dormí un par de horas y estuve leyendo. “Herejes”, de Leonardo Padura. Un libro que te provoca ganas de conocer la pintura de Rembrandt. Y vuelta a empezar.

En fin. Que por ideas no será.

Después, ya veremos. Porque ya sabemos que, como sostiene mi querido Colin, “Tener ideas es el paraíso. Ejecutarlas es un infierno”.

El Padrino

Y ahora… ¡SEGUIMOS!

Jesús Lens Desbordado.

En Twitter: @Jesus_Lens