La vida sigue, pero no igual

Me impresionó leer en ABC a la historiadora ucraniana Natalia Yakovenko, que decía sentirse “ansiosa y con mucho miedo” en Kyiv, mientras esperaba la llegada de los rusos encerrada en su apartamento de la capital. “Lo que más me ayuda es mi trabajo de traducción. Llevo dos años traduciendo ‘Ab Urbe condita’ del historiador Tito Livio al ucraniano. Livio es mi pareja, mi acompañante en estos días de zozobra, es un poco imperialista, pero su trabajo es enorme”, terminaba bromeando.  

Mientras seguimos los partes de guerra y las declaraciones de Biden en las que menta la Tercera Guerra Mundial, tomo cervezas, como cochinillo, veo baloncesto y hago planes culturales. Así es. Estamos ultimando el programa del festival Gravite, por ejemplo. Con el patrocinio de CaixaBank, irá del 22 de mayo al 2 de junio. Al menos, así lo hemos programado.

Pero no hay que mirar tan lejos. Esta misma semana, Granada puede presumir de una actividad cultural desbordante. El miércoles, y ahí tengo el corazón ‘partío’, coincide la presentación de lo más reciente de mi querido Enrique Bonet en el Ateneo con una charla a la que le tengo muchas ganas: ‘La primera página del Quijote’, a cargo de Pedro García Martín, catedrático de Historia Moderna de la Universidad Autónoma de Madrid. Será en el Teatro CajaGranada y mañana le dedicaré ‘El rincón oscuro’, mi sección semanal sobre cultura negrocriminal.

El jueves acompañaré a mi amigo Juan Antonio Malo en una conversación a propósito de su sorprendente novela, ‘La colonia tiria. Siervo de Sapas’. Será también a las 19.30, en la librería Troa del Zacatín. Digo sorprendente porque de Juanan me hubiera esperado una guía montañera de rutas por Sierra Nevada, el Geoparque o la Almijara. O un libro de cuentos sobre mitos y leyendas de La Alpujarra. ¿Pero una novela histórica sobre los fenicios, tan bien documentada y mejor escrita? Eso nos lo tendrá que explicar el autor, con pelos y señales. 

Y ojito a la temporada de exposiciones. Sobre la de Fortuny tenemos que hablar, largo y tendido, y a no mucho tardar, que le queda poco. Pero ojo a la de Javier Seco en Arrabal & Cía. Le descubrí, años ha, en Orce y me quedé flipado con su propuesta. Deseando estoy ver esta: seguro que es provocativa, imaginativa y deslenguada, marca de fábrica de un artista irreverente, libérrimo y desprejuiciado. Y el próximo viernes vuelve Juan Vida a Condes de Gabia con ‘Vida entre amigos’, una selección de su obra repartida entre la gente de su entorno y que, por tanto, es un lujo ver expuesta al público. 

De conciertos no hablo, que sigo sin ir a las salas y no entiendo por qué, de verdad se lo digo. No sé si todo esto tendrá sentido, con lo que pasa ahí fuera. Imagino que tan poco como traducir a Tito Livio en Kyiiv, esperando la llegada de los tanques y misiles rusos. 

Jesús Lens.   

       

Paco Pomet, el gran perturbador

Estuve echando unas cañas la otra noche con Paco Pomet, uno de los artistas españoles con más proyección internacional. Además de en Madrid, donde inaugura exposición a comienzos de 2022; su obra se expone en galerías de Copenhague, Denver, Los Ángeles y, desde finales del próximo año, en Beijing, poniendo una pica en China.  

Foto: Ramón L. Pérez

Esa exposición individual en el gigante asiático da la auténtica medida de un coloso del arte que, desde la Vega granadina, ha conquistado todo el mundo, incluyendo al influyente Banksy, que contó con nuestro paisano para aquel maravilloso proyecto que fue Dismaland. 

Si no conocen la obra de Pomet, échenle un vistazo… a través de las redes sociales, porque me temo que ver algo suyo en Granada es misión imposible. 

Su pintura, figurativa, perfecta y exquisita, es perturbadora, con un punto inquietante. Sus toques surrealistas te atrapan y te dejan absorto en la contemplación de la obra. Algunos cuadros de Pomet son transparentes en su significación, con ácidas cargas de profundidad en su crítica social y su análisis del mundo en que vivimos. Otros invitan al descubrimiento y a la imaginación. A la libre interpretación. Juegan a la ambigüedad y al desconcierto. A la sorpresa. Al enigma. 

Algunos de sus cuadros interpelan directamente al espectador. Otros, le cuestionan, le sugieren, le provocan. Lo que no hace, ninguno de ellos, es dejar indiferente a quien lo contempla. Además, todo en la obra de Paco Pomet es nuevo. No tiene fondo de armario. Y si lo tiene, no lo muestra al público. Su obra está en permanente evolución y, por ejemplo, aún no sabe qué pintará para su exposición en China. ¡Sorpresa!

Personalmente, me maravillan sus cuadros en blanco y negro, tan cercanos a esa estética noir que me fascina desde siempre. Es increíble la cantidad de matices que le extrae a esa infinita gama de grises que, en la obra de Pomet, se ve sacudida por raptos de color, deslumbrantes fogonazos de rojos, amarillos y naranjas con resonancias pop.

Y están sus colores ‘fríos’. Como el magenta. O el mismísimo Very Peri que Pantone ha elegido como Color del Año 2022. De hecho, era uno de los temas de conversación previsto para nuestra charleta, pero nos enredamos con otras cuestiones, de las exposiciones inmersivas, los museos y la educación a Calahonda, el mar, la pesca y el vino. Y se quedó en el tintero. ¡Así hay excusa para volver a juntarse!

Jesús Lens

InGoya: Aún aprendo

Me gustan las exposiciones inmersivas y Goya es uno de mis artistas favoritos. Por todo ello, ¿qué podía salir mal en INGOYA? Nada. De hecho, es todo lo que promete: información, emoción y espectáculo. “¿Merece la pena?”, me preguntaban en redes. Mucho. Y la alegría, también.

La primer exposición inmersiva que vi fue la dedicada a Klimt, en Sevilla. Meses después disfruté de otra sobre Van Gogh en el Círculo de Bellas Artes madrileño. ¡Qué tiempos, cuando moverse por ahí fuera era algo sencillo y natural!

Así las cosas, me dio mucha alegría saber que la dedicada a Goya se pondría de largo en Granada. Cierto es que el efecto sorpresa de las proyecciones simultáneas y sucesivas en grandes pantallas, al son de una banda sonora de época creada al efecto, se mitiga cuando has visto otras exposiciones inmersivas antes. Y que, por culpa de La Cosa, no se puede uno mover libremente por la sala donde se proyectan las imágenes. Me sentí más espectador pasivo que en ocasiones anteriores, donde me notaba más imbuido, más partícipe.

La vida y la obra de Goya son tan ricas, fecundas y tumultuosas que la experiencia multimedia resulta atractiva y subyugante, de los luminosos e inocentes enredos de palacio a los regios retratos de la Familia Real o la sensualidad de las majas.

Sin embargo, por lo que tienen de crónica negra de su época, de dibujo-periodismo de vanguardia, soy un enamorado de los Caprichos, los Desastres y las Pinturas Negras. La exposición que organizó CajaGranada Fundación en 2011 con las 80 estampas de la serie ‘caprichosa’ está entre mis top y allá donde voy, si hay algo de Goya, hago por verlo.

La exposición combinada de El Roto en el Museo del Prado, ‘No se puede mirar’, con la colección de dibujos goyescos titulada ‘Solo la voluntad me sobra’; fue una de las últimas que disfruté antes de la pandemia. De ahí que ver INGOYA en Granada tenga mucho de simbólico: un paso, otro más, hacia la vieja/nueva normalidad. O lo que quiera que sea.

Termino recordando uno de los dibujos del postrer Cuaderno de Burdeos, ‘Aun aprendo’. Realizado cerca de la muerte del pintor, muestra a un anciano de poblada barba que, encorvado y sosteniéndose sobre dos bastones, trata de caminar. Se le ha dado varias interpretaciones, pero quedémonos con la más sencilla e intuitiva: la exigencia de la formación y el aprendizaje continuos.

Jesús Lens

Sentient: Muerte & Inteligencia Artificial

Fue el primer tebeo que cayó en 2021. En estos meses lo he leído ya tres veces. El ‘Sentient’ de Jeff Lemire y nuestro Gabriel Hernández Walta es un cómic que no se termina nunca y que permite disfrutar de las sucesivas relecturas con tanto o más placer que depara el primer vistazo, loco por llegar al final y saber cómo termina la historia. (AQUÍ ya lo comentamos)

Nada más leerlo, tuve claro que teníamos que hacer algo con él en el festival Gravite, que celebra su tercera edición, de forma presencial y en streaming, entre los próximos 15 a 20 de junio.

Ustedes ya lo saben, pero siempre es importante recordarlo: la nómina de dibujantes que tenemos en Granada es apabullante. Entre ellos, Gabriel Hernández Walta es uno de los capitales, no en vano atesora dos premios Eisner en sus vitrinas, los más importantes del cómic internacional, otorgados por la prestigiosa Comic Con de San Diego.

La protagonista principal de ‘Sentient’ es Valerie, una Inteligencia Artificial. La historia se desarrolla en el año 2105 en la nave espacial U.S.S. Montgomery, que ha dejado una Tierra convulsa donde la vida está al borde de la desaparición. La nave, con sus tripulantes y sus familias, se dirige a la Colonia, donde esperan comenzar una nueva existencia. En el tránsito y a lo largo de un año, la nave se adentrará en la llamada Zona Negra y permanecerá incomunicada tanto con la Tierra como con su nuevo destino. Y será en el momento de cruzar esa frontera cuando todo comience…

No les voy a contar nada más sobre la trama, que es prolija y está repleta de giros y sorpresas. Desde el comienzo de ‘Sentient’, la presencia de Val, la Inteligencia Artificial, se dejará sentir con fuerza. Al principio se parece mucho a esos asistentes virtuales que empiezan a formar parte de nuestra vida cotidiana, a los que les preguntamos por el tiempo que hará o les pedimos que nos pongan música.

Val, de primeras, es una voz que acepta y ejecuta las órdenes de los humanos de acuerdo a una serie de principios y protocolos perfectamente establecidos. Por ejemplo, este: “La directiva número uno de la misión afirma que no puedo causar daño intencionadamente a ningún tripulante”. Y con ello entramos en el apasionante objeto de la charla que el próximo martes 15 de junio celebraremos en el Parque de las Ciencias, en el marco del festival patrocinado por CaixaBank y CajaGranada Fundación. Hernández Walta y Francisco Herrera, catedrático de Inteligencia Artificial de la UGR y asesor del Gobierno de España en dicha disciplina, hablarán sobre la ética y la estética de la Inteligencia Artificial.

Val, como HAL 9000 de ‘2001: Una odisea del espacio’ o la protagonista virtual de ‘Her’, comienza siendo una voz, pero después adquiere forma. Y presencia física. ¿Cómo afrontó Gabriel Hernández Walta artísticamente este desafío? ¿Cómo se documentó? ¿Qué simbología se oculta tras las diferentes representaciones gráficas de Val?

Íntimamente relacionado con ello: ¿cómo habrá visto Herrera, desde el punto de vista científico, el tratamiento que ‘Setient’ ha hecho de la Inteligencia Artificial, tanto argumental como pictóricamente? ¿Serán correctas las directivas por las que Val se conduce a través de la narración de Lemire? ¿Podemos pensar que, en un futuro más o menos cercano, la IA adoptará su forma y apariencia o será completamente diferente?

No les he querido contar nada sobre el argumento de ‘Sentient’, pero el factor humano desempeña un papel esencial en una trama repleta de aventuras… y crímenes. No necesariamente censurables. ¿O sí? Lean, lean y el martes de la semana que viene comentamos en vivo y en directo.

Jesús Lens

El corazón manda

Cuando caminas por Granada, nada más saludar a Yehudá ben Saúl ibn Tibón, la ciudad cambia. ¿Le ubican? Se encuentra en pleno centro, entre la popular calle de la Colcha y Pavaneras. Su egregia figura, enarbolando un pergamino, nos recuerda que estamos frente un médico judío, filósofo, poeta y traductor granadino. Es el fundador de la dinastía de los Tibónidas y patrón de los traductores.

También es el encargado de darnos la bienvenida a El Realejo, uno de nuestros barrios con más personalidad, imán de personas creativas, cultas y repletas de inquietudes artísticas. Cafés, bares y restaurantes molones, grafitis artísticos en las paredes y, por supuesto, algunos edificios remarcables.

Entre mis favoritos, la Casa de los Tiros y la Corrala de Santiago, ambos hermanados estos días gracias a una leyenda: ‘El corazón manda’. El lema de la familia Granada Venegas, representado por una espada que pincha un corazón, preside el emblemático edificio de la calle Pavaneras. Además, es el título de una exposición de ilustraciones que se puede disfrutar en la Corrala de Santiago hasta el 21 de mayo.

Se trata de una muestra colectiva en beneficio de la comunidad religiosa de las Comendadoras de Santiago en la que varios ilustradores y dibujantes vinculados a El Realejo plasman su relación con el barrio y con el convento del siglo XVI.

Promovida por el Colectivo K6?, en la muestra hay trabajos de luminarias del cómic granadino como Enrique Bonet, Chema García, Francis Porcel, Sergio García o Carlos Hernández. Son ilustraciones narrativas, que cuentan historias a través del esbozo de diferentes personajes. También hay estampas de Abel Ippolito, AHRDE, Mercedes deBellard, Paloma Almagro, Rosa Olea y Vanesa Zafra; todas ellas excelentes. En esta entrevista, Chema García habla de su pieza, tan encantadora, con los zagalillos persiguiendo magdalenas).

Pero lo mejor es que Christian Walter ha hecho serigrafías de las obras. Una tirada limitada que, firmada por los artistas, se vende a 15 euros la unidad. No es solo que el importe íntegro será para las Comendadoras de Santiago, que están pasando estrecheces, sino que esas láminas terminarán siendo codiciada pieza de coleccionista. Y si no, al tiempo.

Los dibujantes de Granada conforman un colectivo solidario, comprometido y entregado. Mientras que en otros gremios todo son exigencias, quejas, súplicas y peticiones; ellos predican con el ejemplo y no dejan de participar altruistamente en iniciativas tan bonitas como esta. Dan a los demás lo mejor de sí mismos: su tiempo, esfuerzo y talento. Lo hicieron en Covidarte el pasado año y repiten con ‘El corazón manda’. ¡Gracias! (Más información y pedidos, AQUÍ).

Jesús Lens