Un Juan Vida a libre disposición

Ayer a mediodía se percibió una gran perturbación en la Fuerza. Pasaba media hora de las doce cuando el artista Juan Vida alertaba desde su página de Facebook —altamente recomendable, por cierto— de la desaparición de una de sus obras: sus pinturas del techo del antiguo cine Aliatar habían volado, literalmente hablando.

Foto de Ramón L. Pérez

Sobre la marcha, un alud de comentarios criticando semejante barbaridad. ¡No será posible que las hayan destruido! Afortunadamente, no. En menos de cuatro horas, el periodista Javier Morales removió cielo y tierra para aclarar lo sucedido: tras varios años cerradas, las galerías comerciales del edificio Aliatar se van a convertir en una perfumería y sus dueños decidieron retirar las pinturas de Juan Vida “ante el progresivo deterioro de la obra, trazada sobre lienzos en el año 94”, sustituyéndolas por una plancha de escayola ondulada.

No sé cómo quedará la decoración de la perfumería, pero hay que ser muy osado para renunciar a tener un original de Juan Vida en su techo. De encontrarse en un mal estado alarmante, podrían haber tanteado la opción de una restauración. O lo mismo les rompía radicalmente la estética y prefirieron partir de cero…

Foto reciente de los lienzos, subidos por el propio Juan Vida a su pagina de Facebook

Lo que resulta inadmisible, en cualquier caso, es que nadie le dijera al artista que se iba a quitar sus pinturas de allí. Ni los dueños del local ni los funcionarios del servicio de bienes de la Junta de Andalucía que dieron el OK a la operación.

Porque los lienzos, tal y como relata Morales, se encuentran sanos y salvos, retirados por una restauradora y almacenados “con el objetivo de cederlas gratuitamente a cualquier institución se interese y quiera hacerse cargo de su instalación, conservación y exposición”.

Académico de Bellas Artes de Granada, Juan Vida es uno de los mejores artistas de nuestra tierra. Su pintura, a caballo entre lo figurativo y lo narrativo, en muchas ocasiones cargada de una importante carga de denuncia social, es imprescindible.

Foto de Juan Ortiz

Esperemos que, efectivamente, alguna institución granadina se haga cargo de esos lienzos, los restaure y los exhiba en las mejores condiciones. Dejarlos enterrados en un oscuro almacén, por bien conservados que estén, no sería sino una muestra más de la indolencia cultural de una ciudad incapaz de consolidar proyectos a medio y largo plazo, como bien denunciaba Mariano Sánchez Pantoja hace unos días.

Pendientes de la cultura-espectáculo y de los (supuestos) eventos y acontecimientos más o menos mediáticos, nos olvidamos de ese patrimonio artístico que tanto nos enriquece.

Jesús Lens

La mujer y el cuadro

Hace unos días, mientras me documentaba para escribir sobre la Córdoba de Julio Romero de Torres para Sol y Sombra, la sección de verano que estamos publicando estas semanas en IDEAL, me encontré con una historia fascinante.

Todo comenzó con el billete de 100 pesetas acuñado en 1953. Me pareció curioso para el despiece que acompañaba el texto principal del reportaje. En el anverso, aquel billete mostraba al propio artista, muy serio y formal. En el reverso se representaba el detalle de uno de sus cuadros: una mujer morena, joven, con los brazos echados sobre un cántaro y un gran sol iluminando la escena.

Seguí googleando y supe que la imagen estaba tomada de un cuadro llamado ‘La Fuensanta’. En el original, la mujer del cuadro era mucho más atractiva y misteriosa que la del billete, que parecía desvaída, mayor, alicaída. La mujer del cuadro resultaba más natural, más real y más auténtica.

‘La Fuensanta’, pintado en 1929, un año antes de su muerte y cuando Julio Romero de Torres ya era un artista consagrado, es un lienzo de 100×80 centímetros pintado al óleo y temple. Las confusiones con el cuadro comienzan con la modelo que posó para el mismo. Quizá fuera Natalia Castro, gitana que ya posara para Sorolla de niña y amante del artista cordobés, además de musa.

Pero también pudo ser Maria Teresa López, inequívocamente retratada en ‘La chiquita piconera’, último cuadro de Romero de Torres y, posiblemente, el más famoso. A esta popularidad contribuyó que se representara en forma de sello de 5 pesetas.

Si en ‘La Fuensanta’, el personaje femenino mira de frente al espectador sin atisbo de rubor alguno, en ‘La chiquita piconera’ parece desafiarle directamente. Muestra las piernas, los brazos y un hombro desnudo y calza unos zapatos de tacón, interpretados por los especialistas como de carácter fetichista. Además, se agacha de una forma sensual, sugerente y… ¿provocativa?

Cuando posó para Julio Romero de Torres, Maria Teresa López tendría unos 13 o 14 años de edad y, ni que decir tiene que, de acuerdo con la pacata moral de la época, fue todo un escándalo. No tardaron en comenzar las habladurías, rumores y maledicencias. Que si la modelo tenía una relación con el artista, muchos años mayor que ella y de notoria vida disoluta y bohemia; que si era una descocada y descarada mujerzuela…

Por mucho que Maria Teresa se hubiera convertido en la auténtica morena de la copla, en el ideal de la mujer andaluza de acuerdo al imaginario colectivo, su vida fue bastante desgraciada. La gente la fue dando de lado, dejándola aislada y condenada al ostracismo. Como la propia Maria Teresa López dijo durante el homenaje que le tributaron en Córdoba, ya en el año 2000, “la gente se ha hinchado, ha dicho todo lo que ha querido de mí”. De hecho, se casó con un hombre que trató de prostituirla y del que tuvo que huir, ganándose la vida como costurera.

La modelo frente al cuadro

Una vez terminado ‘La Fuensanta’ y antes de mandarlo a la Exposición Iberoamericana de Sevilla, donde se expuso en el Pabellón de Córdoba, el artista le hizo la foto que, años después, se utilizaría como modelo para el billete de 100 pesetas. ¿Y el cuadro original? Un coleccionista desconocido lo compró y se le perdió la pista. Solo quedó la foto. Y el billete. Además de las habladurías.

Muchos años después, ya en el siglo XXI, Mercedes Valverde, directora de los museos municipales de Córdoba, recibe una llamada desde Argentina. Una persona le dice que tiene el original de ‘La Fuensanta’, adquirido a un particular en 1994, y que le gustaría que fuera autentificado. Mercedes desconfió, no en vano, estaba acostumbrada a que aparecieran ‘auténticos’ cuadros de Julio Romero de Torres de vez en cuando. Entre ellos, uno de Manolo Escobar, al que le habían pegado el palo.

Y, sin embargo, el cuadro era el auténtico y original. Fue tasado entre los 600.000 y los 800.000 euros y, tras infructuosas negociaciones con el Ayuntamiento de Córdoba para su adquisición, el 14 de noviembre de 2007 fue subastado en Sotheby’s. Con un precio de salida de 600.000 euros, finalmente fue adjudicado a un comprador privado anónimo, que pujó por teléfono hasta los 1.173.375 euros.

Nuevamente fuera de la circulación pública, ‘La Fuensanta’ reapareció en el año 2013, en una exposición temporal del Museo Thyssen de Málaga. Era la primera vez que se veía en España en los últimos 80 años y constituyó toda una sorpresa.

Aunque, para sorpresa, la bomba que lanzaron los teletipos en abril de 2017: ‘La Fuensanta’ había aparecido en un chalé marbellí, en el marco de una operación contra la corrupción. La Udyco entró a registrar la casa de Antonio López, exgerente de la empresa de vivienda pública de Ceuta y viceconsejero de la materia del gobierno del Partido Popular, y se encontró con el famoso cuadro colgando en la pared, junto a litografías de Picasso y Miró.

Unas semanas después, un informe pericial encargado por el juzgado desmentía que fuera el cuadro original. Al parecer, se trataba de la obra original de un alumno del propio Julio Romero de Torres. Se tasó en la nada desdeñable cantidad de 100.000 euros, pero no se trataba de ‘La Fuensanta’ original, un cuadro que no deja de generar complicadas tramas e intrigantes misterios allá por donde pasa. Y por donde cuelga.

Jesús Lens

Lorca en colores

A mucha gente todavía le sale sarpullido cuando escucha el nombre de Lorca. Se escudan en que está muy manido y que resulta omnipresente en Granada. Que su sombra resulta asfixiante y castradora. Pero no es eso.

La dimensión simbólica tiene tal fuerza, el mito es tan apabullante, que nos empequeñece a todos. ¿Será por eso que todavía no existe una ruta lorquiana en condiciones, como debieran mandar los cánones?

Algunas cosas están cambiando, eso sí. Y afortunadamente. El Centro Lorca, por ejemplo, que empieza a dar aquello que esperábamos de él: exposiciones temáticas originales con parte del Legado lorquiano que reposa en su seno y una programación cultural cada vez más relevante.

Desde el punto de vista dramático, la nueva dirección del Teatro Isabel la Católica está incluyendo obras del autor de ‘Yerma’ en su programación, lo que es muy de agradecer. Además de ser un lujo para los granadinos, seguro que los turistas que nos visitan agradecen la oportunidad de disfrutar de una obra de Lorca en su propia ciudad. Detalles así convierten un viaje cualquiera en algo especial e inolvidable.

Y está la labor de la Diputación. Del portal web dedicado a la vida y obra del autor del ‘Poeta en Nueva York’ tenemos que hablar otro día, largo y tendido, que me quedo sin espacio y yo, lo que quería en esta columna, es lanzar un aullido de emoción después de ver el time lapse colgado en la web de IDEAL con los 100 segundos que muestran el trabajo del Niño de las Pinturas en la casa natal de Lorca en Fuente Vaqueros. (Ver aquí)

Grafiti de Lorca en Nueva York, de El Niño de las Pinturas

No sé si les gustará más o menos el grafiti y el arte urbano, pero el trabajo de Raúl Ruiz es sencillamente espectacular y va a suponer un revulsivo en las visitas a la residencia vegueña de la familia Lorca. Yo ya ardo por verlo en vivo y en directo. Lo mismo el lunes, que se anuncia nevada.

Enhorabuena a Willy Chacón por el giro radicalmente contemporáneo, osado y valiente que le ha dado a la gestión cultural del Patronato Lorca. Seguro que Federico está alucinando, feliz con este abrasador color y calor entorno a Lorca.

Jesús Lens

Granada en Madrid

Llámenme provinciano, cateto o granaíno y mú granaíno, pero siempre que viajo me gusta seguir el rastro de Granada allá por donde voy. De ahí mi alegría al descubrir a Lorca en un collage de Dalí en pleno corazón de Berlín, por ejemplo.

Este año lo estrenamos en Madrid, disfrutando de sus musicales y de sus museos. Y de sus bravas y sus callos, como escribo en mi Gastrobitácora del suplemento Andalucía Gourmet de hoy viernes, que viene muy depurativo y detox, por cierto.

En el Reina Sofía, además de volver a emocionarnos con el Guernica y de cumplimentar a Dalí y a Gutiérrez Solana como se merecen, pasamos por la exposición/instalación dedicada al gran Val del Omar, muy emocionante y evocadora.

Además de varios de sus inventos, proyectores y cámaras, se puede disfrutar en pantalla grande de su hipnótica visión del mundo a través de la proyección de ‘Fuego en Castilla’, subtitulada como ‘Tactilvisión del páramo del espanto’. Flipé con la Mecamística de Val del Omar, uno de los creadores más importantes y originales de nuestro país, al que vamos a dedicar mucho espacio en la ya inminente segunda edición del festival Gravite, patrocinado por Bankia.

Si van por Madrid, no dejen de hacerle los honores a uno de nuestros paisanos más visionarios. No es sólo que se lo merezca. Es que van ustedes a penetrar en la mente prodigiosa de un creador sin límites para quien nada de lo humano era ajeno.

Y a tiro de piedra del Reina Sofía, cruzando Atocha, se encuentra la galería ‘My name’s Lolita Art’ que ahora mismo tiene en exposición la obra más reciente de uno de nuestros artistas más internacionales: Paco Pomet.

Resulta emocionante encontrar expuestas en las paredes de la galería algunas de las obras de Paco a cuyo proceso creativo pudimos asomarnos este verano en su estudio de la antigua azucarera del Genil. Como la de esa luna que llega mientras se marcha el sol, en un ambiente de género negro. O los coches de los años 30 del pasado siglo cuyos faros emiten la luz de los sable láser de la saga de ‘Star Wars’.

Llámenme localista, pero me encanta disfrutar del talento granadino allende nuestras fronteras.

Jesús Lens