Los niños no tienen precio

 

ideal.es

Buenas, soy Emilio Calatayud. Ya estoy harto de que haya quien coja lo que digo para acabar diciendo justo lo contrario de lo que quiero decir. Pero, vamos, a todo se acostumbra uno. Eso sí, no me callo. Yo nunca he hablado de lo que cuesta mantener a un menor en un centro de protección, de PROTECCIÓN, insisto, entre otras cosas, porque no lo sé. Lo que sí sé, como juez penal que juzga a los niños, es lo que cuesta mantener a un niño en un centro de reforma, de REFORMA, insisto: unos 200 euros al día. Un centro de reforma, para el que no lo sepa, es donde encerramos a los niños que han cometido delitos, sean creyentes en Alá, en Dios nuestro señor o ateos (la mayor parte, por cierto, son españoles). Siempre he dicho, y el que lea este blog lo sabe, que considero que es un dinero muy bien empleado porque conseguimos rehabilitar a más del 80% de los chavales. Sabéis lo que nos dicen la mayoría de ellos cuando cumplen las penas: “Gracias”.

También diré otro cosa que he repetido decenas de veces en este blog: admiro la valentía y el tesón de los niños de las pateras. Debería ser obligatorio que nuestros ninis conocieran de viva voz las historias de estos chicos.

Y lo último que quería decir: los niños no tienen precio. Un saludo.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.