Ojalá que los abuelos empiecen a salir y los que están en residencias reciban visitas para que no enfermen de pena

 

xlsemanal.com

Hola, soy Carlos Morán. Mientras se aclara cómo serán las salidas de los menores, don Emilio ya ha pasado a la siguiente pantalla, que, por cierto, es la que más le preocupa. “Los expertos tienen que empezar a pensar, si es que no lo están haciendo ya, en una fórmula para que los abuelos puedan empezar a salir a airearse un poquito. Se lo merecen. El virus se ha cebado con toda crueldad con ellos. Ojalá que sea pronto. Hay muchos que están solos. Y, qué queréis que os diga, no es lo mismo una videoconferencia que una caricia aunque deba ser con guantes. Lo mismo ocurre con los mayores que están en residencias. Es muy importante que, con todas las medidas de seguridad, por supuesto, puedan recibir visitas de sus familias. Han esquivado al virus pero pueden enfermar de pena. Corremos el riesgo de que sea peor el remedio que la enfermedad. Seguro que hay formas de hacerlo sin poner en peligro a nadie. De hecho, parece que ya hay residencias que lo están haciendo. Pero, insisto, no es lo mismo ver a una hija a través de la pantalla de un móvil que tenerla diez o quince minutos junto a ti, ¿verdad?”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.