Echamos en falta las calles con niños, a ver si cuando puedan salir no les regalamos móviles para que no se encierren de nuevo

 

Foto: Ramón L. Pérez

Hola, soy Carlos Morán. Uno de los debates recurrentes en estos días de coronavirus es el que hace referencia a la oportunidad o no de que los niños empiecen a salir controladamente a la calle. Don Emilio, que comprende muy bien el agobio de los chavales y en este mismo blog ha pedido que no se les atosigue con un exceso de deberes, es prudente y partidario de esperar a que los científicos den las pautas a seguir. “Soy de una generación -dice el juez- que estaba siempre en la calle. Por eso entiendo lo que se sufre cuando se es niño y no se puede salir de casa. Pero también tengo que de decir que, de un tiempo a esta parte, hemos sido nosotros, los adultos, los que hemos echado a los niños de las calles regalándoles aparatos para que estuvieran todo el rato enganchados a Internet, encerrados en sus habitaciones. Ahora echamos en falta las calles con niños, a ver si cuando puedan salir dejamos de regalarles móviles y consolas para que no se vuelvan a encerrar en las casas. La calle es de los niños”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.