Cedamos el sábado a los mayores, que salgan tranquilos, se lo debemos, nosotros podemos esperar

 

Foto: Alfredo Aguilar

Hola, soy Carlos Morán. El gesto de ceder el asiento a una persona mayor es un signo de educación y respeto que, por fortuna, nunca se perdió del todo. Don Emilio propone ahora hacer lo mismo, pero con el desconfinamiento. “Cedamos el sábado a los mayores, a nuestros abuelos, que salgan tranquilos, se lo debemos. Nosotros podemos esperar. Sería un bonito homenaje. Después de los niños, los abuelos. Se lo pedimos a la sociedad y, por supuesto, a las autoridades. Que sepan cuánto les queremos y que somos conscientes de su sacrificio y su sufrimiento”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.