“Ojalá la crisis del coronavirus sirva para que reflexionemos sobre lo duro que es perder la libertad”

 

Foto: Efe

Hola, soy Carlos Morán. Os comunico que nuestra intención es seguir manteniendo el blog durante la cuarentena por si a alguien le sirve de algo, que es nuestro único interés. Y cuando acabe también, por supuesto. Además, ahora igual tenéis un poco más de tiempo para leer estas cosillas que se nos ocurren. Pues bien, aquí está el argumento de debate que propone hoy don Emilio. “Es habitual que haya discusión sobre la necesidad de endurecer las penas de encierro para los menores. Yo, en términos generales, no soy partidario. Un niño de catorce años que ha cometido dos asesinatos puede ser encerrado durante doce años si pertenece a un grupo organizado o durante diez, si no está integrado en una banda criminal. Pues bien, hay terroristas con diez o veinte muertos a sus espaldas que han cumplido condenas de entre veinte y treinta años de prisión. Aunque las comparaciones son odiosas, comparemos. Y siempre digo también que para los niños y los adolescentes el tiempo pasa mucho más lento que para los adultos y, más aún, si están encerrados. Y que cuando se cierran las celdas de un centro de internamiento por la noche, no se oyen voces de asesinos, se escuchan sollozos de niños. Ahora todos hemos visto recortada nuestra libertad de movimientos debido al coronavirus. Debemos permanecer recluidos y nos resulta duro. Pero estamos en nuestras casas y no en celdas. Y aún así nos resulta duro. Ojalá esta crisis del coronavirus sirva, entre otras muchas cosas, para que reflexionemos sobre la importancia de la libertad y lo duro que es perderla”-

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.