“Aquí no puede aparcar, esta plaza es para el juez” “Es que yo soy el juez” “Circule”

 

Buenas, soy Emilio Calatayud. Hablábamos en el último comentario de los pueblos. Mi primer destino, corría el año 1980, fue en el municipio canario de Güímar. Resulta que fui a trabajar y me encontré con que había una plaza de aparcamiento reservada para el juez, o sea, yo. ‘Mira qué bien’, me dije. Pero cuando fui a estacionar mi flamante coche de segunda mano, un guardia me dijo: “Aquí no puede aparcar, esta plaza es para el juez”.  Y yo le dije: “Es que yo soy el juez”. No me creyó, debía de tener cara de niño con mis 21 años: “Venga, circule”., me ordenó. Y no aparqué. Creo que ya lo he contado más de una vez, pero da igual: por cosas así me gustan los pueblos, ja, ja, ja.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.