Los políticos quitaron a los padres el derecho de corregir a los hijos, pero ellos usan el ordeno y mando en sus partidos

 

abc.es

Buenas, soy Emilio Calatayud. Volvemos sobre un tema del que hemos hablado en numerosas ocasiones (y lo que te rondaré morena o moreno, que aquí no somos machistas): la modificación del artículo 154 del Código Civil que suprimió el derecho de los padres  de “corregir razonable y moderadamente a los hijos”. Esa frase la suprimió el Gobierno de Zapatero y el de Mariano no la recuperó, así que los padres no saben cómo imponer su autoridad sin correr el riesgo de acabar en un calabozo. Y no estoy hablando de castigos físicos, sino de reñir o castigar a un hijo que ha tenido un mal comportamiento.

Lo curioso, y contradictorio, es que los partidos políticos se rigen por el ordeno y mando. Se hace lo que dice el jefe y los demás lo acatan (hay excepciones, pero son eso: excepciones). Y el que se mueve, no sale en la foto. Los dirigentes políticos imponen su autoridad a sus afiliados, pero los padres no pueden hacerlo con sus hijos. Ya digo, curioso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.