Un millón de gotas

Monumental. La última novela de Víctor del Árbol es monumental, totémica y espectacular. Y no solo porque se trata de un tocho (en el mejor sentido de la palabra, en absoluto peyorativo) de 650 páginas; sino por la ambición de su planteamiento, abarcando cerca de un siglo de historia(s), repleto de personajes y sagas cuyas vidas, aventuras y desventuras están condenadas a encontrarse, cruzarse y enfrentarse, una y otra vez.

 Un millón de gotas

Todo comienza hoy. O ayer. A comienzos del siglo XXI. En 2001. Advertencia: una vez que el lector termine el prólogo, ya no podrá dejar de leer “Un millón de gotas”. ¿Queda claro? Porque el prólogo es tan brutal que te sacude como un puñetazo en pleno rostro. Uno de esos ganchos que te elevan hasta las nubes. De las que Víctor del Árbol ya no te dejará bajar hasta que, anhelante y entusiasmado, llegues al final de una historia increíble. Por inaudita. Por insospechada. Por sorprendente. Por su radical ausencia de maniqueísmo.

Pero empecemos por el principio. Y al principio nos encontramos a Gonzalo, uno de esos abogados que nunca quiso serlo. Pero que ahí está, llevando casos civiles, separaciones matrimoniales y divorcios. También aparece Laura. Policía. Una Laura que lo primero que hace, apenas la hayamos conocido, es suicidarse. A esas alturas, sin embargo, ya tenemos noticias de Zinoviev. Y de un tal Siaka. Y de Alcázar. Y todo ello, en apenas un puñado de páginas que ya nos han puesto al rojo vivo… antes de que el autor nos embarque en un súbito viaje espacio-temporal:

Moscú. 1933.

 Un millón de gotas autor

Y será allí donde tendremos las primeras noticias de Elías Gil, el auténtico y verdadero protagonista de la novela. ¿O no? ¿Es él, realmente, el protagonista?

En realidad, da igual. Porque hablamos de una novela en la que el peso de la historia –no es una expresión baladí -se reparte entre muchos y variados personajes. Lo que en cine describiríamos como un reparto coral. Personajes que pertenecen a estirpes solo aparentemente muy diferentes y alejadas entre sí, repartidas entre la Unión Soviética, Francia y España.

El peso de la historia. Y su paso. Lento, cruel y sinuoso. La historia, que sí que hace rehenes. Y se cobra un rescate por ellos. Rescates, a veces, muy elevados. Muchísimo. La historia. Que nunca es como nos han contado. Los unos y los otros. ¡Ay, la historia, llena de historias! Y de cuentos.

De verdad. Lean “Un millón de gotas” y sientan cómo se escribe la historia. Y no. La historia no siempre la escriben los vencedores. ¡Eso les gustaría a ellos! Y no. No se van a perder en su abigarrada trama, como podrían pensar al leer esta caótica reseña.

 Un millón de gotas victor del arbol

La sólida arquitectura con la que Víctor del Árbol ha construido su novela y la agilidad con la que cuenta las múltiples historias que la componen, permiten que el lector esté permanentemente situado y ubicado en la trama, en los diferentes tiempos y en los diferentes espacios. Y eso que se va a encontrar con sorpresas. Muchas sorpresas. Múltiples y variadas.

En la última Semana Negra a la que acudí, recuerdo que Sergio me recomendó vivamente que leyera “La tristeza del samurai”, asegurándome que era grandiosa. Otra de las novelas de Víctor del Árbol, “Respirar por la herida”, también cosechó loas y parabienes de los lectores más exigentes. Ahora me arrepiento de no haberles hecho caso.

 Un millón de gotas otras

En realidad, las lecturas son libres y no pasa nada por empezar según qué casas por el tejado. Así que me comprometo a leer las anteriores novelas de un autor que –más vale tarde que nunca –se ha convertido en mi mejor descubrimiento del este año literario 2014.

Jesús Lens

Firma Twitter

Caminarás con el sol

¡Sí!

Permitidme que empiece estas notas con una exclamación en positivo y, además, admirativa.

¡Sí!

Efectivamente, “Caminarás con el sol” es una gran, una grandísima novela, como no me he cansado de vaticinar en las últimas semanas, justo desde que, a final de enero, Alfonso Mateo-Sagasta se erigiera ganador de la III edición del Premio CajaGRANADA de Novela Histórica.

Lo adelantamos en caliente, nada más terminar la rueda de prensa que dio Alfonso en Granada y de la que todos salimos ardiendo por leer el libro. Y lo reafirmamos después, durante el acto de presentación de la novela en Madrid: me apuesto el meñique izquierdo a que “Caminarás con el sol” no solo me va a gustar: ¡me va a encantar!

¡Apuesta ganada!

Porque, de momento, conservo el dedo. Intacto.

América. Siempre que he ido a dar una charla sobre cine y viajes he comentado lo ingrato que me parece el hecho de que la epopeya americana protagonizada por los españoles, más allá de los juicios de valor ético que podamos hacer, no haya tenido una plasmación lo suficientemente potente en nuestro cine. Y, por extensión, en nuestra literatura. En manos de los yanquis, el descubrimiento, conquista y emancipación de los pueblos americanos habría sido un filón inagotable.

Por eso en la Semana Negra de Gijón, un tiempo y espacio míticos como pocos, pueden surgir proyectos tan locos y aventurados como el de escribir el guión para una película protagonizada por un héroe tan desconocido como Gonzalo Guerrero. Entre vaso de vino y copa de cerveza, entre tentáculo de pulpo y cucharada de fabada, Juanmi Aguilera y Rafael Marín narraron a Alfonso la historia de un veterano de las guerras de Italia que, embarcado hacia el Nuevo Mundo para hacer fortuna, terminó convertido en maya, por convencimiento, creencia y convicción.

El cine nos ha contado muchas veces estos procesos de integración en culturas diferentes por parte de personajes duros, violentos y conquistadores que, empatizando con los pueblos y culturas a que se enfrentan, terminan formando parte de sus estructuras sociales y familiares. A título de ejemplo: “El último samurai”, “Bailando con lobos” o, más recientemente, la mismísima “Avatar”.

Y ahí radicaba mi temor: el buenismo. ¿Serían los españoles unos malotes canallas e impresentables y vivirían los mayas en una arcadia feliz ante la que, al protagonista, no le quedaría más remedio que postrarse de hinojos? Cuando empecé a leer el libro, pensé que era el gran riesgo que podría tener una narración como ésta.

No tengo que insistir, después de lo que lleváis leído, en que Alfonso Mateo-Sagasta sale más que airoso del empeño y que no existe ni un ápice de maniqueísmo en su novela. Los personajes cambian y evolucionan de una forma en absoluto forzada y las palabras fluyen con total naturalidad a través de las páginas de un libro que termina devorándose en dos sentadas.

¡Sí!

Como no podía ser de otra manera, Alfonso nos ha regalado una novela exquisita, de las que te transportan al Yucatán y te hacen sentir sensaciones e impresiones tan vívidas como atractivas.

Por cierto, ¿qué os parece la portada del libro, tan minimalista, que huye de las tradicionales densas y abigarradas portadas oscuras tan del gusto de las novelas históricas?

Como ocurre con la tónica, me costó pillarle el punto.

Ahora, me encanta.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

PD.- Alfonso vendrá a la Feria del Libro de Granada, en mayo. Una inmejorable ocasión no sólo de que nos dedique el libro, sino de masacrarlo a preguntas sobre su novela, una vez leída. ¡No dejéis pasar la oportunidad!

Se presenta “Caminarás con el sol”, ganadora del Premio CajaGRANADA de Novela Histórica

Récord de público y ventas en la presentación de “Caminarás con el sol”, de Alfonso Mateo-Sagasta, en el Centro Cultural del Círculo de Lectores madrileño.

Nunca antes se había concitado tanto público y se vendieron tantos ejemplares de un libro como el pasado lunes, en el Centro Cultural que Círculo de Lectores tiene en Madrid.

El culpable: Alfonso Mateo–Sagasta, que no paró de firmar los cerca de cien ejemplares que había a la venta. Y, de no haberse agotado, habría firmado otros cien más. Porque los dos espacios de la sala que Círculo de Lectores tiene en Madrid se quedaron pequeños para acoger una presentación tumultuosa, divertida, memorable.

Tras la bienvenida y agradecimiento de Miriam Tey, del grupo Random House Mondadori, Luis González Ruiz, vicepresidente primero de CajaGRANADA, resaltó el compromiso de la caja con la cultura y la literatura. Porque una caja de ahorros es más que una entidad financiera y entre sus objetivos sociales está el fomento de la creatividad.

José Calvo Poyato, el presidente del jurado que eligió “Caminarás con el sol” como ganadora de la tercera edición del Premio CajaGRANADA de Novela Histórica, resaltó la difícil técnica elegida por el autor, al escribir en primera persona, lo que obliga al protagonista a estar presente durante toda la narración. Además, recordó que los personajes de las novelas históricas deben ser hijos de su tiempo y así hay que entenderlos, sin juicios de valor hechos desde una perspectiva contemporánea. Y sin olvidar que las novelas son eso, narraciones, fabulaciones que surgen de la imaginación del autor, aunque tengan un sustrato y un andamiaje histórico.

En su turno de intervención, Víctor Andresco dio buena muestra de un envidiable sentido del humor para glosar las bondades de “Caminarás con el sol”, en primer lugar, como libro objeto, bellamente editado y con una portada atractiva, diferente y sugerente. Y, además, como una novela de alta calidad literaria, lo que se demuestra con el hecho de que una segunda lectura la hace crecer aún más, incrementando el goce del lector y el disfrute por una novela que recuerda a los clásicos de aventuras de autores como Emilio Salgari o Paco Ignacio Taibo II.

El autor galardonado, por su parte, se mostró muy contento y agradecido por la presencia de familiares, amigos y otros colegas escritores que abarrotaban la sala. Entre el público, autores como Laura Muñoz, Carlos Fortea, Juan Bolea, Pedro de Paz, David Torres o Steve Redwood.

Mateo-Sagasta comentó diversos aspectos de su novela, sobre todo, del protagonista, un soldado español apellidado Guerrero que, años después del descubrimiento de América, quedó cautivo de los mayas para, después, quedar cautivado por su cultura, su mística y su forma de entender la vida. Un personaje histórico tenido por traidor en España, donde apenas es conocido, se convirtió en un héroe en México, no en vano fue el primer español que se radicó definitiva y voluntariamente en el Nuevo Mundo, uniéndose a una nativa y teniendo con ella los primeros hijos mestizos del continente. Los primeros nacidos del amor, el respeto y la comprensión.

“Caminarás con el sol” ya se puede encontrar en todas las librerías y su autor estará en la próxima Feria del Libro de Granada, hablando con los lectores, firmando ejemplares y contando anécdotas sobre una época especialmente fascinante de nuestra historia. 

NEREA RIESCO, DE NUEVO EN GRANADA

Amigos, hace unas semanas teníamos a la escritora Nerea Riesco en Granada. No fuimos muchos, pero pudimos disfrutar de una amena charla muy ilustrativa, divertida e informativa.

El día 2 de diciembre, jueves, Nerea vuelve a nuestra tierra, a presentar su maravillosa novela “El elefante de marfil”. Será en el Centro Comercial Alhsur, en el Espacio Lector Nobel, a las 19 horas.

Una nueva ocasión de disfrutar, escuchando a una de las mejores novelistas históricas del momento.

¿Nos vemos?

Jesús Lens.