NO ES PAÍS PARA VIEJOS (LA PELÍCULA)

El principal problema que conlleva en febrero de 2008 enfrentarse ¡por fin! al visionado de “No es país para viejos” en una sala de cine es que el espectador con gusto por la información cinéfila y cultural ya ha descontado todo lo bueno de la misma.


Me explico.

La película de los hermanos Coen se hizo visible, por primera vez, en el Festival de Cannes de 2007. Y el Festival de Cannes se celebra en el mes de mayo. Por tanto, han pasado ya casi nueve meses desde que se estrenara en el circuito internacional. Ya por entonces comenzaron las loas hacia la película, hacia Bardem y el resto de intérpretes, hacia la ajustada dirección de los Coen, etcétera.


Comenzaron las descargas por Internet y decenas de cinéfilos blogueros ya hablaban maravillas sobre la insania de la atmósfera fronteriza que transmite la película, sobre lo fiel que la misma resulta a la esencia de la novela de Cormac McCarthy en que está basada (y de la que escribíamos hace unos días) sobre lo ajustado de unos diálogos secos y descarnados, ácidos y lacónicos, etcétera.

Y, a medida que se acercaba el final del año pasado y el comienzo de 2008, comenzó el carrusel de premios, con Javier Bardem convertido en imán de galardones y reconocimientos, con el colofón del BAFTA británico, el Globo de Oro y la nominación al Óscar. Así, no es de extrañar que, cuando el viernes pasado ¡por fin! terminamos de ver la película, una señora que estaba en la fila de atrás de la nuestra, dijera que Bardem no estaba mal, pero que le había visto mucho mejor en otras películas, con interpretaciones más llenas de matices y registros.


Es normal. Llevamos tanta loa, tanta alabanza y tanto premio para el trabajo de Bardem que, cuando ¡por fin! le vemos en pantalla, nos sabe a poco lo que hace. Y es cierto que presenta un rostro monolítico y pétreo, pero es que precisamente ahí es donde reside la grandeza de una interpretación antológica y majestuosa. Porque cada vez que Chigurh/Bardem aparece en pantalla, transmite a la platea una absoluta y radical sensación de amenaza y desasosiego, sin necesidad de gritar como un loco o liarse a tiros como un descosido. De hecho, resulta mucho más amenazante cuando carga con la bombona de oxígeno que cuando aparece armado a la vieja usanza.


Y por eso, creo, cuando termina la película, abruptamente, nos quedamos todos un tanto fríos en nuestra butaca. La película nos ha gustado, conmovido, impresionado, etcétera. Pero todas esas sensaciones ya las habíamos descontado, ya las dábamos por supuestas, visto lo visto y leído lo leído desde hace tantos meses.

Porque era cierto que los Coen describen magníficamente ese territorio fronterizo entre EE.UU. y México, que sigue siendo el espacio idóneo para un western contemporáneo. Es verdad que el universo de McCarthy está perfectamente reflejado en pantalla y que los autores están soberbios. Pero, dándolo todo ello por sabido, cuando comienzan a desfilar los títulos de crédito en pantalla, es inevitable que te pellizque una cierta sensación de “Vale. Está muy bien la película, pero tampoco era para tanto”.


Y ese “pero” hay que ponérselo en el “debe”, sin atisbo de duda, al distribuidor que ha retenido el estreno de “No es país para viejos” hasta mitad de febrero, nueve meses después de su presentación en público. Vamos, que como esto siga así, me paso a la Mula. Palabrita de niño Jesús.

Valoración: ***

Lo mejor: Chigurh/Bardem (y seguimos engordando la bola de nieve) y la atmósfera con que los Coen impregnan cada uno de sus fotogramas.


Lo peor: El diálogo de Tommy Lee Jones con su padre. Mucho mejor resuelto en el libro que en la película, donde no termina de encajar.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

FIN DE CICLO. PARTE I: PAU GASOL

Seguimos con el ya conocido The Florens Project, escrito a cuatro, pero con un sólo corazón, que presentamos hace una semana y que ya tuvo su primera parte con la Entrada dedicada a Haile Gebreselassie.


Queremos dedicar esta Entrada, sobre Pau Gasol, a Pedro, que está hecho un chaval, que nos regaña mucho durante los partidos, pero que nos aprecia y nos quiere un huevo. Que yo lo sé. Tanto como nosotros a él. Muchas felicidades, Perico.

La trayectoria de Pau Gasol es lo suficientemente conocida como para que resulte ocioso, en este momento, volver a recordarla con detenimiento. Su medalla de oro con los Golden Boys en Lisboa, su paso por el Barcelona, el draft y su salto a la NBA se pueden seguir en decenas de webs, con sólo poner Gasol en un buscador cualquiera de Internet.

Pero nos gustaría situarnos, en un ejercicio de empatía, en dos o tres momentos de la carrera de Pau.

El primero, cuando los Grizzlies, el equipo en que militaba en la NBA hasta hace unos días, perdieron el cuarto partido del play off de la temporada 2005-2006 frente a los Dallas Mavericks.

Hasta ese momento, todo había sido espectacular en la carrera de Pau. Sus impresionantes números y prestaciones habían hecho crecer a los Grizzlies hasta límites insospechados. El sólo hecho de alcanzar los play off por el título era un logro, aunque la primera vez que lo hicieron, terminaran cayendo por 4 a 0 frente a San Antonio, uno de los grandes equipos de la liga. Un éxito. De hecho, una proeza. Y gran parte de ese éxito era imputable a Pau, por lo que los responsables del equipo le ofrecieron una renovación del contrato, que le ligaría al club de Memphis hasta 2011, a cambio de unos 70 millones dólares.


La temporada 2004-2005 también fue buena. Los números de Gasol no fueron tan espectaculares como en los años precedentes, pero el equipo alcanzó los play offs con suficiencia. Esa fue la cara de la moneda. La cruz: volvieron a perder, 4-0, contra Phoenix.

El culmen en la carrera de Pau llegó en la temporada 2005-2006, cuando fue elegido para jugar el All-star game de la NBA, el partido de las estrellas. Otra buena temporada regular y, sin embargo, otra cruel decepción en los play off: 4 a 0 frente a Dallas.


Y a este punto de la historia nos queremos referir. Porque, si bien ese verano Pau ganaría el Mundial de baloncesto, en Japón, con la selección española -del que volvió lesionado- ya había en el aire una cierta sensación de fin de ciclo. Después de haber jugado doce partidos de play offs con los Grizzlies, la superestrella no había conseguido ganar ninguno y, lo que era peor, el equipo iba a iniciar una espiral descendente que, en la decepcionante temporada 2006-2007, le llevaría a no clasificarse para las rondas finales del campeonato. ¿Le faltaba a Gasol, de verdad, madera de campeón?

Por eso, si nos ponemos en la piel de Pau, estamos convencidos de que tras el último partido de play off que perdió ese año cobró conciencia de que su etapa en los Grizzlies estaba terminada. Atado por un contrato de larga duración, se rompió la magia entre el pívot español y el equipo de Memphis. Ya no se hablaba de Pau como el líder sobre el que construir un equipo ganador. Ya no había confianza. Nadie se creía las promesas que hacían los directivos del equipo de fichar con talento para apuntalar al equipo.

De hecho, las prestaciones de Gasol, bajaron notablemente en el Eurobásket de España y ese último lanzamiento a canasta que erró en la final contra Rusia es el mejor resumen de lo que se había convertido en una historia de pesadumbre y frustración. Porque a sus veintisiete años, parecía que Gasol acabaría pasando sin pena ni gloria por la historia del mejor baloncesto del mundo. Lo que al principio se consideró como una decisión acertada –jugar muchos minutos en un equipo pequeño para adquirir experiencia y tablas, contribuyendo a hacerlo grande- parecía haberse tornado en un error del que era imposible escapar.


El arranque de la temporada 2007-2008 conllevó una novedad: un íntimo amigo de Gasol, Juan Carlos Navarro, se incorporó a la disciplina de los Grizzlies. Pero en realidad, nada cambió en el equipo. Desde el principio comenzó a perder partidos, postulándose como una de las peores franquicias de la NBA. Los espectadores silbaron a Gasol y los dueños del equipo hicieron declaraciones en las que dudaban de que el español tuviera auténtica madera de estrella. Eso sí, Navarro, tras haber hecho una apuesta muy arriesgada en su carrera, estaba saliendo con bien del embite gracias, en buena parte, al apoyo de su amigo Pau.


Por eso, si podemos colegir que tras su tercera derrota por 4 a 0, Gasol empezó a plantearse la necesidad de cambiar de aires; estamos seguros de que, cuando empezara sus negociaciones con otros equipos de la NBA para forzar un traspaso, el dejar a Navarro, solo, en su aventura americana tuvo que pesar lo suyo.

La noticia saltó el viernes 1 de febrero. Gasol abandonaba Memphis. Hasta ahí, razonable. De hecho, ya se venía hablando de un posible traspaso de Gasol desde hacía meses. Ahora bien, que el destino del jugador español fuese, nada más y nada menos que los Lakers de Los Ángeles, posiblemente el equipo con más glamour de la NBA, era otro cantar.

¿Hacía bien Gasol en dejar un equipo en que era el líder indiscutible para marcharse a otro en que tendría que compartir el protagonismo con una estrella como Kobe Bryant, acusada de aburrir al mismísimo Shaquille O`Neal hasta el punto de forzar su marcha?

Es lo que tienen las grandes decisiones: que siempre son controvertidas, que siempre entrañan un riesgo, que siempre provocan vértigo.

Tras jugar los primeros cinco partidos con los Lakers, ganar cuatro de ellos, promediar treinta puntos y cerca de diez rebotes y colaborar a que Bryant anote, igualmente, más de treinta tantos por partido; Gasol decía lo siguiente: “he recuperado la motivación y la ilusión que me caracteriza como jugador. Ahora tengo una oportunidad inmensa de ganar cada noche y eso me ilusiona. Era algo que había perdido en los últimos años”.

Llega un momento en la vida de las personas en que cambiar de aires, más que un deseo, más incluso que una necesidad; es una obligación. Porque los ciclos se agotan. Porque las necesidades básicas cambian. Porque el ser humano necesita estímulos que van más allá de una nómina a fin de mes o de una cierta seguridad laboral, profesional o personal.

Y tomar la decisión nunca es fácil.

¿Por qué ahora? ¿Y si esperamos un poco? ¿Y si nos concedemos otra oportunidad? ¿Y si las cosas cambian?

Pero la vida nos demuestra, una vez detrás de otra, que las cosas no mejoran por ciencia infusa. Que las cosas, para que cambien, necesitan de nuestro apoyo, de nuestro impulso, de nuestra colaboración. Y que, muchas veces, demasiadas, nos desgastamos en proyectos, aventuras, relaciones y trabajos que, por desgracia, ya están muertos.

Saber decir “hasta aquí hemos llegado”, plantarse y cambiar de rumbo, es una de las virtudes cardinales que toda persona debería cultivar desde la más tierna infancia. Saber poner fin a las cosas en el momento justo, preciso y oportuno es una de esas raras habilidades que deberían enseñarse en las escuelas.

Da lo mismo que hablemos de una inversión en la Bolsa que de una relación de pareja, de un proyecto empresarial que de una afición deportiva. Llega un punto en que es necesario cerrar una puerta para abrir otra. Eso sí. Nunca es conveniente marcharse dando un portazo ya que nunca sabemos si, alguna vez, tendremos que volver a tocar en la misma puerta.

Gasol, en ese sentido, ha sido todo un caballero: “Me voy de los Grizzlies con tristeza ya que dejo atrás años maravillosos”. Genio y figura. Grande, caballero. Pau Gasol.

Ahora le espera el glamour y la gloria, el mirar hacia arriba en la clasificación y regodearse en su primera victoria en los play offs. A Pau, a partir de ahora, le espera jugar bien, contribuir a que sus compañeros jueguen mejor y, por supuesto, conseguir que su equipo sea el mejor del mundo, soñando razonablemente con el anillo de campeón y con las mieles del triunfo.

Porque nunca se ha escrito nada de un cobarde y sólo gana el que se arriesga, el que sabe cuándo dar un paso adelante, el que apuesta a ganador, el que no escatima esfuerzos, el que tiene una mentalidad triunfadora, que no se arrostra ante las dificultades y para quién el mejor estímulo no es sino el desafío más difícil.

Antonio Jesús Florens.

RAJOY MIRA A LA DERECHA. ¿Y ZP?

Dejamos la columna del viernes de IDEAL. De las que suelen irritar y levantar ventisca…

En el caso del PP, la tesis se ha cumplido a pies juntillas: de lo que se trata, en la precampaña, es de espolear a los tuyos, de atizar sus más bajas pasiones para sacarlos del sosegado silencio de la normalidad diaria y se dediquen a animar las conversaciones en los bares y las charlas en las peluquerías.

Meditando, gravemente, sus propuestas electorales…

Así, un día es la rebaja en la edad penal para los menores y al día siguiente, el contrato del emigrante. Una semana toca recordar la infamia de que los gays puedan adoptar y la otra, vuelve a la carga con el terrorismo. Y, entre medias, la plantación del millón de árboles, lo que nos parecería fabuloso… si fuésemos capaces de tragárnoslo.

Estos planteamientos de Rajoy, salpimentados con la tradicional promesa de reducción de impuestos, entran a la perfección en el esquema de un partido netamente de derechas: más seguridad y menos libertad. Miedo, control, conservadurismo y, eso que no falte, un toque de verde. Lo que no está mal. Es, ni más ni menos, la derecha de toda la vida, siempre liada entre velos y crucifijos. Eso sí, el Contrato del Emigrante da tanta risa como esas inconcebibles preguntas que los norteamericanos obligan a contestar a los turistas que visitan los EE.UU. “¿Tiene usted intención de atentar contra el Presidente?” Y cosas así.


Exponiendo, alegrmente, las propuestas meditadas

El PP, por tanto, está mirando inequívocamente a la derecha. Busca sacar al conservador que todos llevamos dentro para que vaya haciendo campaña en los bares, las cafeterías, los blogs y los foros virtuales. El guiño al centro, de llegar, lo hará más cerca de marzo.

Sin embargo, el que me tiene desconcertado es ZP. Parece como si las turbulencias financieras le hubieran arrancado el guión de precampaña de las manos y no supiera qué proponer. Tenemos, obviamente, la cuestión fiscal. Pero ésa ya la damos por descontada. ¿Y qué más? Así de memoria y sin tirar de Google… poco. Más bien nada. Tras sacar a las tropas de Irak y poner en marcha los matrimonios homosexuales, la política de Zapatero se ha ido diluyendo en una preocupante indefinición. Fue tibio en su legislación antitabaco, no ha afrontado la ley del aborto y, en el tema del terrorismo, ni sabe ni contesta. Al menos, no lo hace de forma convincente.

Defendiendo, a capa y espada, sus programas

Será que no estoy receptivo a los mensajes socialistas pero, habiéndome gustando ese anuncio protagonizado por el pesimista recalcitrante, la verdad es que las propuestas del PP me están llegando más nítidas, más altas, más fuertes y más rápidas.

Cobrando conciencia, finalmente, de los disparates prometidos.

Ojo, eso no significa, ni mucho menos, que me gusten un pelo. La mayoría me parecen oportunistas y demagógicas. Pero el PP está transmitiendo la sensación de tenerlo muy claro. Y eso, en épocas tormentosas e inestables como las que estamos viviendo, da mucha seguridad. Debe ser por eso que a ZP se le haya escapado que, a partir de este fin de semana, va a empezar a dramatizar.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.