web analytics

Magia a la luz de la luna

¿Tú crees en la magia? O, más concretamente, cuando alguien hace un truco delante de ti, ¿eres de los que disfrutan con él y se deja envolver por la magia o de los que trata de pillar al mago en un renuncio, intentando descubrir cómo lo hace, cómo te engaña?

 Magia a la luz de la luna

Es posible que, dependiendo de la respuesta a esa pregunta, te guste más o te guste menos la última película de Woody Allen, que se basa precisamente en el engaño, en la mentira… y en la importancia de la magia, a la hora de afrontar la vida.

Todo comienza en 1928, en Berlín. Un prodigioso mago impresiona a la concurrencia que abarrota el teatro en que actúa. Interpretado por Colin Firth, el mago se muestra, tras el telón, como un tipo desagradable, tiránico, exigente y, tan pagado de sí mismo, que resulta inaguantable. Sin embargo, por improbable que parezca, tiene un amigo. Otro mago que le plantea un enorme reto: acompañarle a la Costa Azul, a la casa de una acaudalada familia en la que se ha instalado una médium y a la que resulta de todo punto imposible desenmascarar.

 Magia  ala luz d ela luna poster

Con toda su soberbia a cuestas y haciendo gala de su humor ácido, sarcástico y corrosivo, el mago se presenta en la costa mediterránea, dispuesto a terminar con los tejemanejes de la referida embaucadora, interpretada por una Emma Watson en estado de gracia. Y, sin embargo…

(Sigue leyendo esta reseña en nuestro Espacio Lensanity)

Firma Twitter

Recordando “La neblina del ayer”

“…ante sus ojos se erguían unos soberbios anaqueles de madera, protegidos con puertas acristaladas, donde reposaban, trepando por las paredes hacia el techo altísimo, cientos, miles de libros de lomos oscuros, en los que aún lograban brillar las letras doradas de su identidad, vencedoras de la malvada humedad de la isla y de la fatiga del tiempo.”

.

Arranca “La neblina del ayer” con Mario Conde,  el personaje fetiche del escritor cubano Leonardo Padura, convertido en chamarilero que respeta a los libros y respeta a las personas que, para sobrevivir, han de venderlos. Por eso es apreciado en el mundillo de las librerías de viejo. Una tarde, casi por casualidad, decidió llamar a la puerta de una antigua y decrépita mansión y… ¡bingo! El paraíso, en forma de biblioteca. (El resto de aquella vieja reseña de esta fantástica novela lo puedes leer AQUÍ)

 La neblina del ayer

Ayer pasamos una tarde deliciosa en la librería Ubú Libros, charlando de adaptaciones literarias al cine. Se nos fueron dos horas en un santiamén.

Gracias a Marian, la librera; a Reyes, a mi Cuate Pepe, a Paco, a Gustavo y al resto de personas que compartisteis ese tiempo precioso con este enfermo de películas y libros.

 Ubú librería

Como comentamos en la cerveza posterior a la charla, “La neblina del ayer” es una novela maravillosa que, sobre todo, a los libreros de viejo les tiene que encantar.

Con cariño, para todos vosotros.

Jesús Lens

Firma Twitter

Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo

A ver. Repitan conmigo: los prejuicios son malos. Y haré todo lo posible por no sucumbir a los mismos.

Por ejemplo, vas al cine a ver una película cualquiera y te ponen en tráiler de una cinta titulada “Mortadelo y Filemón… (hasta ahí vamos bien) … ¡contra Jimmy el Cachondo!” Y, automáticamente, tus meninges se rebelan: No. Una película que incluye en su título dos palabras tan improbables como Jimmy el Cachondo” no es que no pueda ser buena, es que ni tan siquiera puede ser decente.

 Mortadelo Filemón

Y te juras a ti mismo que no. Que no irás a verla.

Pero entonces se alinean los astros. Y te encuentras en la cola del cine. Cuando te llega el turno, con voz muy baja, le dices a chica que está en taquilla:

- ¿Me das dos para la sala 5?

Y ella, con el altavoz conectado, para asegurarse de que no haya errores, te espeta, a voz en grito:

- ¿Dos entradas para “Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo”, para la sesión de las 9?

Y ya ni siquiera pasas por el ambigú, aunque sepas que Cinema 2000 tiene latas de Alhambra Especial muy, muy frías: fijas la mirada en el suelo y te metes en la sala, sin mirar nada ni a nadie de tu alrededor, tratando de pasar inadvertido.

Y entonces comienza la película.

Y aparece el típico chapuzas español que asegura una caja fuerte con una alcayata y cinta aislante. Y empiezas a reírte. Porque es tan, tan, tan… nuestro… Y yo no sé ustedes, si ya la han visto, pero yo ya no paré de reír. Hasta que terminaron los títulos de créditos.

Estos tipos son muy grandes... y lo sabes.

Estos tipos son muy grandes… y lo sabes.

(Sigue leyendo en nuestro espacio Lensanity…)

Jesús Lens

Firma Twitter

Miguel Ángel Díaz Dueñas gana el III Premio de Narrativa Francisco Ayala con su obra “Suficiente soga”

“Podemos hablar entre nosotros, no es que no nos lo permitan, pero ya no nos dejan inventarnos nada. Así que ahora decimos la verdad”.

El Premio de Narrativa Francisco Ayala es una iniciativa de CajaGRANADA Fundación, la Fundación Francisco Ayala y la editorial Musa a las 9 y es el primer premio literario en España que galardona una obra que se publicará únicamente en formato digital

 

Pretende impulsar la edición de narrativa contemporánea inédita en los nuevos formatos de lectura, apostando por la buena difusión y la permanencia de obras y autores y fomentando la lectura desde el ámbito de las nuevas tecnologías.

 

El galardón está dotado con 8.000 euros para el ganador.

 

La entrega del premio tendrá lugar en Granada en febrero.

El escritor Miguel Ángel Díaz Dueñas (Madrid, 1975) ha resultado ganador del III Premio de Narrativa Francisco Ayala con su obra inédita Suficiente soga.

En esta tercera edición del concurso se han presentado 534 originales. La obra ganadora, Suficiente soga, ha sido elegida por unanimidad.

Una novela sobre el poder de la fabulación como forma de supervivencia en condiciones de reclusión extrema.

Sobre la obra ganadora, el jurado ha subrayado la capacidad del narrador para construir una historia de gran tensión dramática, con una dimensión humana estremecedora.

Sobre la obra ganadora, el jurado ha valorado el tratamiento que en el libro se hace de diferentes registros de la soledad y la frustración, donde no faltan muestras de lo fantástico y de lo metaliterario.

El jurado ha estado constituido por D. Fernando Marías, que ha actuado como presidente, Dña Vanessa Montfort, D. Rafael Juárez, representante de la Fundación Francisco Ayala, D. Jesús Lens, representante de CajaGRANADA Fundación y Dña. Beatriz Rodríguez Delgado, representante de la editorial Musa a las 9.

 Juarado III edición Premio Francisco Ayala

Suficiente soga estará disponible, a partir de enero, en los formatos mobipocket (para Kindle) y ePub (para iPad, tabletas y e-readers). El libro, que se presentará en febrero en Granada, podrá encontrarse en la librería de la editorial Musa a las 9 (www.musaalas9.es) y en otras plataformas de distribución de ebooks como Amazon, Casa del Libros, Kobo o la plataforma de lectura online 24Symbols.

 

Sobre el autor

Miguel Ángel Díaz Dueñas nace en Madrid en 1975. Músico profesional, inicia su andadura literaria de la mano de la Escuela de Escritores de la misma ciudad. Es autor de numerosos relatos breves, de los que ha publicado «La cárcava», «El juego de cartas« y «Mi mujer y yo». Ha resultado, además, finalista del premio Cosecha EÑE 2013 con el relato «Ni una sola mella».

Suficiente soga es su primera novela.

 

El Premio de Narrativa Francisco Ayala

«El Premio de Narrativa Francisco Ayala es una propuesta, dentro de la labor de la fundación, para la mejor difusión de la literatura actual, mediante la presencia en la red de nuevos títulos y autores; el premio se enfoca al fomento de la narrativa breve, coincidente con el espíritu de la obra de Francisco Ayala, expresada en novelas o en libros de relatos, y con su visión sin fronteras de la literatura escrita en español, facilitada ahora en su realización por los soportes que ofrecen las nuevas tecnologías».

El Premio de Narrativa Francisco Ayala es el primer certamen literario en España cuya obra ganadora se publicará íntegramente en formato digital. Con una dotación de 8.000 euros para el ganador, pretende impulsar la edición de narrativa contemporánea inédita en los nuevos formatos de lectura, apostando por la buena difusión y la permanencia de obras y autores y fomentando la lectura desde el ámbito de las nuevas tecnologías.

El año pasado resultó galardonado el escritor Kike Cherta, con su libro de relatos La bofetada de Gilda.

 Entrega Premio Francisco Ayala Grupo

La CajaGRANADA Fundación, la Fundación Francisco Ayala y la editorial Musa a las 9 retoman en 2014 este proyecto, conscientes de las innumerables posibilidades de difusión y distribución de la publicación digital: la capacidad para traspasar fronteras y la permanencia en el tiempo frente al fugaz sistema de distribución que hace que las publicaciones no duren más de dos semanas en las mesas de novedades de las librerías.

A este premio han concurrido escritores mayores de dieciocho años, cualquiera que sea su nacionalidad, que han presentado obras (novelas y conjuntos de relatos) escritas en lengua castellana, inéditas y originales, y que no han sido premiadas anteriormente.

Organiza y patrocina CajaGRANADA Fundación, con la colaboración de la Fundación Francisco Ayala. Edita Musa a las 9.

CajaGRANADA Fundación

CajaGRANADA Fundación, entre sus múltiples y variadas facetas, mima todo lo relacionado con la cultura, el arte, la creatividad y el pensamiento, dedicando una especial atención a la literatura. A lo largo de su centenaria historia, CajaGRANADA ha publicado diversas colecciones literarias, así como una extensa colección de libros de historia, arte, ciencia, ensayo y fotografía. Además, es una de las entidades que anualmente colabora con bibliotecas, ferias del libro y todo tipo de iniciativas a favor de la difusión de la lectura.

Fruto de este compromiso con la literatura, el Museo CajaGRANADA alberga, desde su inauguración, una Mediateca que atesora miles de títulos y organiza decenas de actos relacionados con la literatura a lo largo del año, desde un activo Club de Lectura a presentaciones de libros, recitales y talleres de escritura creativa.

 Halcón sobre Logo

Además de con la difusión, CajaGRANADA mantiene un activo compromiso con el fomento de la creación literaria y su Fundación organiza y patrocina los reputados y prestigiosos Premios Literarios Jaén desde hace más de treinta años.

Ahora, CajaGRANADA da un paso más allá y, potenciando e incrementando su vocación de apoyo a la cultura y la literatura, presenta una nueva iniciativa al convocar el Premio de Narrativa Francisco Ayala, con el fin de seguir fomentando y difundiendo la literatura contemporánea; en este caso, además, de la mano de las nuevas tecnologías y de la edición digital, que tiende puentes entre continentes, países y culturas, vinculados a través de un nexo común tan importante como es el idioma español. www.memoriadeandalucia.com

 

La Fundación Francisco Ayala

La Fundación Francisco Ayala tiene entre sus objetivos la custodia del legado creativo, intelectual y material de Francisco Ayala y la promoción del estudio y la difusión de su obra como precursor de la renovación de la prosa española de vanguardia, la narrativa y el ensayo del exilio, el pensamiento social y la teoría y la historia literarias.

La Fundación Francisco Ayala asume la apuesta ética del escritor en defensa de la libertad, entendida como patrimonio individual y compromiso social, y promueve la realización de actividades concretas, como el desarrollo de un programa de difusión de la obra de Ayala, especialmente a través de su página web (www.ffayala.es); la organización de conferencias, cursos, talleres y actividades de animación; la edición de libros y documentales; la convocatoria de ayudas a la investigación y el mantenimiento y puesta a disposición de los investigadores del fondo documental y de la biblioteca del autor.

Forman parte de su patronato la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento y la Diputación de Granada y las universidades de Granada, Sevilla e Internacional de Andalucía, así como doña Carolyn Richmond de Ayala, que ostenta su presidencia de honor. www.ffayala.es

Musa a las 9

Musa a las 9, fundada por Beatriz Rodríguez Delgado y Leonor Medel Fernández, es una editorial digital que pretende avanzar hacia el cambio de paradigma en la industria del libro. Trata de fusionar todos los sectores que afectan, hoy por hoy, al libro electrónico: edición, protección de los derechos de autor, distribución online, participación activa de los lectores, comunicación a través de las redes sociales y aumento equitativo en el porcentaje de derechos, entre otras cosas.

En Musa a las 9 se apuesta por una selección cuidada de los contenidos y una especial atención a la edición, tratando de darle a cada obra un lugar y una distribución particulares a través de una serie de colecciones creadas con criterios editoriales específicos. Además, Musa a las 9 destaca por facilitar a los usuarios el acceso a su catálogo de obras mediante la posibilidad de descargarlas para su uso en tabletas o lectores de libros electrónicos, además de la posibilidad de poder leer dichas obras online. www.musaalas9.es

Decálogo para escribir Tuiteratura

¿Sabes lo que es la Tuiteratura? Lee aquí y anímate a participar en nuestra cita semanal con El Público, en Canal Sur Radio, de la mano de Jesús Vigorra y su formidable equipo. Una de nuestras Tuiteras de referencia, Dominique, también lo explica en su Blog.

Tuiteratura

Tuiteratura: escribir cuentos, historias, microficciones, relatillos, aforismos, ingeniosidades… en 140 caracteres como máximo. ¿Reto complicado?

Para facilitar y animar a escribir Tuiteratura, ahí van unos consejos, en clave sencilla, irónica y divertida; en forma de Decálogo:

Twitter tecla

Primero.- La Tuiteratura requiere de muy pocos caracteres (140), pero de mucho carácter.

Segundo.- La Tuiteratura exige exprimir cada palabra hasta extraerle todo su jugo, su pulpa y sus posibilidades.

Tercero.- La Tuiteratura es como un iceberg: por cada parte que se ve, tiene que haber nueve sumergidas e invisibles que la sostengan.

Cuarto.- Los errores de los correctores de texto automáticos son grandes amigos de los aficionados a la Tuiteratura ¡Dan mucho juego!

Quinto.- Los juegos de palabras son muy apropiados para hacer una Tuiteratura divertida, chispeante, ácida y sarcástica.

Sexto.- La Tuiteratura es un género muy adecuado para aforismos, sentencias y frases lapidarias. Que no lapidadoras.

Séptimo.- La Tuiteratura funciona muy bien reinterpretando a los clásicos con ingenio, jugando con refranes y frases hechas conocidas por (casi) todos.

Octavo.- En la Tuiteratura, las palabras funcionan como significante, pero también pueden ser un recurso gráfico, visual y hasta onomatopéyico.

Noveno.- En la Tuiteratura, las mejores Máximas son las mínimas.

Décimo.- En la Tuiteratura, menos es más.

Jesús Lens

Firma Twitter

El huracán

 Siempre se corre un cierto riesgo cuando te adentras en la lectura de una novela que pertenece a una serie, cuando esa serie es larga: si se trata de uno de los primeros títulos de la misma, es posible que su historia quede muy lejos, en el tiempo y en el espacio, desfasada. Y si es más reciente, quizá te pierdas pistas aportadas al lector por la lectura de los libros anteriores.

Me pasó con El huracán, de James Lee Burke, publicado por ese tótem literario en que se ha convertido la Serie Negra de RBA.

 El Huracán

Ardía por leer esta novela, en primer lugar, porque su autor es uno de los venerados en el género, hasta el punto de que un amigo mío se fue de viaje a Nueva Orleáns, un viaje que, además del jazz, el bourbon y la comida cajún; tenía como punto fuerte una ruta por los espacios habituales de J. L. Burke y de su alter ego literario: el detective Dave Robicheaux.

En segundo lugar, porque acontecía durante el Katrina. En los días previos e inmediatamente posteriores. Y para mí, el Katrina, se ha convertido en uno de esos temas que me llaman, me tiran, me impresionan, sobrecogen y alucinan.

(Sigue leyendo en nuestra página hermana Calibre 38)

 

Jesús Lens

Firma Twitter

Charlando en Ubú Libros

¡Gente! El martes 16, a las 18 horas, nos vamos a encontrar en la Librería Ubú, en el Realejo granadino, para hablar de películas y de libros. En concreto, de películas basadas en libros.

Y, como decía la antigua publicidad… y de lo que surja.

¿Conocéis Ubú Libros? Pues pinchad aquí, que os va a encantar.

 Ubú librería

Está en la Plaza de las Descalzas, 3 y es uno de eso espacios en los que, nada más entrar, notas electricidad en el ambiente. De hecho, esa electricidad se nota en cuanto te asomas a su escaparate. Un escaparate bien cuidado, con libros apasionantes que te invitan a traspasar las puertas y bichear.

Dentro, buena música, dos espacios, libros de los géneros más diversos y, sobre todo, libros diferentes a los que puedas encontrar en cualquier gran superficie. Además, detalles de esos que tanto nos gustan a los enamorados de los libros: cuadernos, marcapáginas, revistas, fotos, imágenes…

 Ubú libros

Y la presencia de una librera que es precisamente eso: librera. Una persona enamorada de su profesión y que ama y transmite su amor por los libros y la literatura.

Y un marco tan cálido y agradable vamos a charlar.

Tranquila y reposadamente. Pero con pasión. De libros, películas, música… de todo lo que se nos vaya ocurriendo.

Era otro libro, pero también habrá Alhambras fresquitas ;-)

Era otro libro, pero también habrá Alhambras fresquitas ;-)

¿Te animas a pasarte por allí?

El martes 16. A las 6. De la tarde. Que por la mañana hace mucho frío.

¿Hace?

Jesús Lens

Firma Twitter

¿Por qué no hay ninguna Estrella Michelín en Granada?

Hoy publico en IDEAL un artículo que, ya en Facebook, ha generado un interesante hilo de comentarios. 

Se esperaba con impaciencia, hace unos días, la llegada de la famosa Guía Michelín del 2015. El hecho de que se presentara en Marbella hacía abrigar la esperanza de que cayera una lluvia de Estrellas por toda Andalucía. Al final, la cosa no fue para tanto y la más sonada resultó ser la segunda estrella para Aponiente, el restaurante gaditano que ha hecho del plancton uno de sus ingredientes de referencia.

¿Y en Granada? En Granada, nada. Como en años anteriores. Lo único que hace la Guía Michelín es “recomendar” determinados restaurantes locales: Ruta del Veleta, Arriaga, Puesto 43, Damasqueros, Las Tinajas, Oriza, Marquilla y La Leñera. Pero Estrellas, ninguna.

 Damasqueros gazpacho

¿Es normal que nuestra ciudad, que vive del y por el turismo, no tenga ningún restaurante digno de una Estrella Michelín? A mí me parece de lo más preocupante. Y desconcertante. Vaya por delante que no estoy muy ducho en las cuestiones de la alta cocina. De hecho, pertenecer a una Peña que se denomina Los Gastrocafres ya le dará al lector una idea aproximada de mi catadura festivo-alimenticia, ciertamente maximalista y tirando a bruta.

 Gastrocafres Logo

No me vanaglorio de ello, pero mis capacidades para detectar taninos y retrogustos no están ni educadas ni desarrolladas, lo que no quiere decir que no me guste gozar de una buena comida o de un buen vino, de vez en cuando (AQUÍ, por ejemplo). En ese sentido disfruto, sobre todo, en los espacios que estimulan mi creatividad. Me gustan los menús que se salen de lo convencional, que me sorprenden. Platos que, además de a lo gustativo, apelan a lo cromático, a lo estético, a lo sensual. Recetas que me cuentan historias. Evocadores bocados que me hacen viajar a otros lugares, a otros tiempos, a otras dimensiones.

Y, en ese sentido, creo que en Granada tenemos buenos restaurantes. ¿Qué les falta, pues, para conseguir las ansiadas Estrellas? Porque, aunque haya quien reniegue de rankings, clasificaciones y distinciones; estar en la Guía Michelín es bueno para los restaurantes seleccionados y, por extensión, para las ciudades que los acogen: hay muchos Gastronómadas que deciden el destino de sus viajes en función de la calidad de sus restaurantes. Y, hoy por hoy, la Guía Michelín sigue siendo su Biblia.

 Damasqueros Atún

Granada es tierra de tapas. De platos alpujarreños y de sartenás de papas. De bocatas y caracoles. De espetos. Pero en Granada también hay cocina moderna. Y contemporánea. Una cocina que se sale de lo trillado y nos conduce a lo desconocido. ¿Conocemos los granadinos esa cocina? ¿La compartimos? ¿La difundimos y exhibimos por el mundo? No es barata, ciertamente. Pero tampoco es tan cara como pudiera parecer.  Y creo que es importante descubrir que, gastronómicamente hablando, en Granada también hay vida más allá de los espaguetis a la boloñesa y de las puntas de solomillo a la pimienta.

Aquí, por ejemplo, hablamos un poco más de mis Experiencias Gastronómicas. Y si quieren conocer un poco mejor a los Gastronómadas… aquí pasamos por un momento delirante, en el restaurante mexicano que, con ese nombre, triunfa en Granada. Y algo de mis queridos Álvaro Arriaga y Dani Castro, por supuesto.

Jesús Lens

Firma Twitter

El acceso

Aquella noche habían clausurado los portales Series Pepito, Pepito Films y, en Francia, otro de las mismas características llamado The Pirate Bay. En concreto, al dueño de la plataforma gabacha también le habían congelado más de un millón de euros que tenía ingresados por el uso de su plataforma, pero eso no era óbice para que las Redes Sociales estuvieran ardiendo de indignación.

The pirate bay negro

Reprimí mis ganas de unirme al debate, sobre todo cuando leí a un Internauta declararse profundamente conmocionado y dolido por lo que él consideraba una injusta prohibición del acceso a la cultura. Así lo había bautizado y así consideraba el cierre de las plataformas de descarga gratuita e ilegal de series y películas: un atentado a su derecho al acceso a la cultura.

Ya sabéis que, para mí, la cultura es algo más que un alimento para el alma. Es algo primordial, esencial y constitutivo de la esencia del ser humano. Así las cosas, traté en ponerme en el pellejo de aquel Internauta y, antes de entrar a discutir con él sobre los derechos de autor y otras menudencias, decidí tomármelo con calma y pasar el día reflexionando sobre el acceso a otros bienes y servicios que, como la cultura, me resultan de vital importancia.

Series pepito

Empecé por el café de la mañana. Ese primer café sin el que no soy humano y sin cuya ingesta estoy imposibilitado hasta para leer los titulares más gordos de los periódicos. Vamos que, sin café, no hay cultura que valga.

Como todas las mañanas, quedé con Pedro. Y tras comentar alguna cosa y hojear la página y media que el Marca le dedica, de media, al baloncesto (accedí gratis a él gracias a que estaba en la barra del bar, para uso y disfrute de los clientes), decidí que también iba a tratar de acceder gratis a aquel café:

_ Hoy pagas tú.

_ ¿Y eso?

_ Nada. Que solo tengo un billete de 50 euros y, hombre, así tan temprano, lo mismo no hay cambio en la caja…

Reconozco que no fui muy honrado, pero salí del paso y me tomé el café por la patilla.

Lo de comer fue más difícil. Como esa tarde tenía trabajo, fui a un bar cercano a la oficina y pedí unos huevos rotos con jamón y, cuando le planteé al camarero la posibilidad de acceder gratis a ellos, dado que comer es algo tanto o más importante que ver “The Walking Dead”, me miró revirao y tuve que jurarle que no me estaba quedando con él, que en realidad se me había olvidado la cartera y que me había dado fatiga. Que al día siguiente le pagaba. Porque mis 50 euros, ese día, no te tocaban. Y punto.

Pero lo peor y más incomprensible llegó a la hora de ir al gimnasio. Ya sabéis que todos los médicos, los suplementos de salud de los periódicos y hasta el vecino del quinto aconsejan que, para tener una salud más o menos potable, hay que hacer deporte. ¡La salud, joder! Que hablamos de la salud, nada menos. Más que de calidad de vida, hablamos de la pura supervivencia. Que entiendo que ver “True Blood” tiene mogollón de efectos positivos, pero que la salud es lo que importa.

Series yonkis

Pues algo tan obvio y tan de cajón no lo quiso entender el maromo responsable del gimnasio de cuyas instalaciones traté de irme, sin pagar, después de haber disfrutado de una sesión de carrera en cinta para hacer cardio y de un amplio recorrido por los aparatos de musculación, para trabajar la potencia, antes de pasar por la sauna y el masaje, para relajarme y evitarle sobresaltos al corazón, tan delicado él, tan necesitado de mimos.

Le juré y perjuré que fijo que la Constitución, la Carta Fundacional de la UE y hasta la ONU incluían algo sobre el acceso a la salud en su articulado y disposiciones. Pero el hombre, un armario empotrado de 2×2 no estaba por atender a razones y, en este caso, la excusa de la cartera olvidada tampoco me sirvió, llevándome un par de collejas bien dadas, después de pagarle con el famoso billete de 50 euros.

Entonces me fui, lógicamente, al bar. Estaba seco. Deshidratado. Necesitaba beber. Y pensando que lo de dar de beber al sediento está recogido hasta en los Evangelios, me pedí una Alhambra Especial bien fría y, para empujar, unos callos y algo de morcilla. No por vicio, que conste, sino por miedo a sufrir una bajada de azúcar y la subsiguiente lipotimia.

No les voy a contar la que se lió con el dueño del bar cuando le hablé del derecho inalienable de cualquier ser humano a una alimentación digna. ¿Habrá una causa más justa que el acceso libre y gratuito a un bien de primera necesidad como es la cerveza?

Alhambra negra

Lo sé. Lo sé. Sé que me apoyas y estás conmigo. Pero el dueño de aquel antro no quería entrar en razón. Y lo peor fue que, como la sesión de gimnasio y cuidados corporales posteriores me habían salido por un ojo de la cara, de los 50 euros apenas me quedaban 10. Y como la primera Alhambra fue acompañada de otras dos o tres, además de por unas raciones de pescado, tan bueno para el colesterol, pues estaba a dos velas.

Menos mal que llevaba encima mi flamante Smartphone, con tarifa plana y descarga de datos, que para eso y para el wifi nunca deben faltar recursos, y le pude hacer al menda una transferencia, in situ.

Al salir, fui al cajero y saqué pasta. Al día siguiente tendría que invitar a Pedro, pagar lo de la comida y demás gastos propios del día a día.

Al llegar a casa, concienciado por lo caro que está todo lo referente al condumio, la manduca y la vida en general, entré en Internet y busqué al menda que, por la mañana, lloraba desconsoladamente por el cierre de Series Pepito.

Y le mandé un mensaje:

_Quillo, ¿dónde se puede pillar uno “Juego de Tronos” gratis, a partir ahora?

Jesús Lens

Firma Twitter

Un reloj por corazón

Irse. Desaparecer. Perderse. Desvanecerse en el aire. ¡Anhelo de tantas y tantas personas a lo largo de la historia! Algo que, por desgracia, cada vez es más difícil de conseguir.

 Un reloj por corazón Swanson

Sin embargo, lo de simular ser quien no eres… eso ya es harina de otro costal. Y si no, que le pregunten al Pequeño Nicolás.

Leía “Un reloj por corazón”, de Peter Swanson, novela publicada por Destino; y pensaba en diversos fuguistas de la historia de la literatura, el cine y la televisión, con Don Draper, uno de los grandes Mad Men, a la cabeza. O el protagonista de “El adversario”, aquella joya de Emanuelle Carrere.

Porque esta novela nos cuenta una historia de desaparecidos. Supuestamente. Y de reaparecidos. Estamos en la Costa Este de los Estados Unidos. Es verano. Hace un calor húmedo y pegajoso. Es viernes. Y George Foss, un hombre tranquilo, solo pretende tomarse una cerveza en uno de sus bares favoritos. Entonces, llega ella. Liana. Aquella Liana que, veinte años atrás, fue el amor de su vida y que, un día, desapareció sin dejar rastro.

 The Boston Globe

Liana. ¡Ah, Liana! Inevitablemente, George ha seguido buscando a Liana en cada rostro de mujer que se encontraba. Y, de repente, allí estaba. Distinta. Pero la misma. Una Liana, por supuesto, metida en un lío. Y que necesita ayuda.

Porque así es la novela policíaca. O de misterio. No negra. En este caso, no estamos antes una de esas habituales novelas negras, más negras que la pez, que acostumbro a reseñar. En este caso, estaríamos más en la órbita de Hitchcock que en la de los clásicos en ByN de Hawks, Lang y compañía.

Y no es baladí la comparación: el ritmo de la novela y el tono que le imprime Peter Swanson son muy cinematográficos, hasta el punto de que, a medida que la vas leyendo, vas viendo los paisajes, los edificios, las carreteras, los moteles, etcétera que transitan por sus páginas.

Liana se convierte en una de esas presencias femeninas más sugeridas que mostradas, al principio de la narración. Como “Laura”. Como “La mujer del cuadro”. Presencias femeninas sugerentes y sugeridoras. Que, en la segunda parte de la narración, ya cogen carrerilla. Y protagonismo, claro.

 Laura

Y tenemos a George. Uno de esos hombres buenos que, a veces, parecen pecar de tontones. Pero que no lo son. ¿O sí? ¿Tú te fiarías de una antigua novia desaparecida veinte años atrás? ¿Una novia que se esfumó como por arte de magia? Quizá sí. Siempre que, mientras haces por ayudarla en el presente, empiezas a tirar de los cabos del pasado. Y lo harías aunque supieras que todo lo referente a Liana te va a traer problemas. Pero… ¿no te quejabas de que tu vida era monótona y de que tu trabajo se había vuelto aburrido?

Un consejo: cuando empieces a leer “Un reloj por corazón”, procura no tener la agenda muy cargada: tendrás que anular compromisos. Estamos antes una de ESAS novelas. Eso sí. Del final no hablamos. O hablamos cuando la hayas leído. ¿Vale?

Jesús Lens

Firma Twitter