web analytics

Jazz en directo

Hace tiempo que no compartimos algunos temas de los conciertos de jazz a los que vamos asistiendo. En lo que va de 2015 creo que ya han sido cuatro o cinco. ¡Qué gran labor hace la Asociación de Jazz de Granada, Ool Ya Koo! Toda la información sobre la misma e indicaciones para hacerse socios, AQUÍ.

El primero fue el de José Carra, el genial pianista malagueño, en el Pícaro. Siento los movimiento de cámara. La culpa se la pueden echar a un tal Mojito… pero lo importante es que se oiga.

El segundo fue en el Magic. Y suena muy alto y muy claro este tema de CLC Project.

¿Y qué me dicen de las manos de José Ignacio Hernández? Siento no poder mostrarles al gran Sergio Díaz a la batería y que apenas se vea a Cuni Mantilla al contrabajo. Pero, ¿a qué suenan bien?

Y es los miércoles, toca jazz. Y quería compartirlo con ustedes.

¡Larga vida al jazz!

Jesús Lens

Whiplash

¡La que ha liado la película de Damien Chazelle! Para no ser prolijos, pero planteando el debate en sus justos términos: ¿os acordáis del célebre “La fama cuesta”? ¿Os acordáis de “La fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar con sudor”?

 whiplash sangre

Pues cambiad el mundo del baile por el del jazz y, al sudor, añadidle un buen caudal de lágrimas… y varios chorreones de sangre. Porque el profesor de música interpretado por J.K. Simmons es un letal cocktail que combina y agita al mítico sargento de hierro interpretado por Clint Eastwood con aquel otro memorable sargento, el Hartman de la devastadora “La chaqueta metálica”, dirigida por Stanley Kubrick.

 whiplash profesor

“Whiplash” es una película que plantea una apasionante cuestión: ¿es la célebre y acomodaticia expresión “buen trabajo” una invitación al conformismo y a la mediocridad? ¿Puede el “buen trabajo” estar privando al mundo del arte, la música, la literatura y la ciencia del desarrollo del auténtico y del verdadero genio?

Es decir, si un profesor detecta una especial habilidad en un alumno, ¿hasta qué punto debe presionarle para que alcance la excelencia que está más allá del talento? ¿Dónde está el límite?

 Whiplash-5547.cr2

En el caso de “Whiplash”, el alumno en cuestión, interpretado por Miles Teller, es un joven baterista de jazz que consigue ingresar en una de las escuelas más prestigiosas de Nueva York. Y será allí donde conozca y se enfrente al Profesor, uno de esos personajes que, vilipendiado por muchos espectadores debido a la grotesca imagen que proyecta en pantalla; se te clava en la retina desde su primera misteriosa aparición y ya no la abandona hasta el final de la película. De hecho, tras el The End, su poderosa calva, sus enérgicos ademanes y hasta su forma de quitarse la chaqueta se quedan bien fijados en la memoria cinéfila del espectador.

Whiplash Simmons

Como aficionado al cine, me gustó la película. Mucho. No me parece una obra maestra, pero sí es un apreciable ejercicio cinematográfico que, a través de su metraje, plantea cuestiones que me interesan. Un filme que capta mi atención y me mantiene imantado a la pantalla. Secuencias poderosas, imágenes potentes y diálogos para el recuerdo. En concreto, dos de ellos son clave: el de la comida familiar a la que asiste el joven baterista con su padre, sus tíos y sus primos futbolistas; y la charla con el Profesor, fuera de la escuela.

 whiplash poster

Tras el despliegue de energía de muchas de las secuencias, esos momentos de charla, aunque no exentos de tensión, sirven para ponernos en la rampa de despegue de la última, larga, compleja y emocionante última secuencia de “Whiplash”.

Ahora bien, como escritor y creador, como amante del arte, de la música y del jazz y si aceptamos que el medio es el mensaje; “Whiplash” es una terrible película que podría desanimar a cualquier familia a introducir a sus vástagos en el mundo de la música. Que sería extrapolable al de la pintura, la escritura creativa o el deporte, por supuesto.

 Whiplash kitty rouge

Llegados a este punto, deberíamos hablar de las célebres 10.000 horas. Pero como ya hemos sobrepasado las 500 palabras y, seguramente, estarás cansado de leer en la pantalla, lo dejamos aquí. De momento. Porque, obviamente… ¡seguimos!

Jesús Lens

Firma Twitter

Los libros de la colección literaria Nube Negra, a 1 euro

Especializada en género policíaco, negro y criminal; la colección dirigida por Jesús Lens para la editorial Palabaristas ha publicado en formato digital novelas de autores consagrados como Guillermo Orsi, Amir Valle, Justo Vasco y Juan Ramón Biedma

Nube Negra acaba de editar “La risa del diablo”, la novela más reciente del mexicano Rolo Diez

Las novelas se pueden adquirir por 1 euro a través de la plataforma www.lektu.es

La risa del diablo Diez

Precio dinámico. Así se denomina una revolucionaria modalidad de adquisición de libros, en edición digital, que permite a todos lectores acceder de forma legal, barata, inmediata y sencilla a la compra de libros.

La editorial Palabaristas, a través de la plataforma Lektu ( www.lektu.es ) publica los libros de su colección Nube Negra al precio de 1 euro. Y, a partir de ahí, si el comprador quiere pagar más por ellos al considerar que la obra lo merece, por respeto al trabajo del autor o, sencillamente, porque quiere y puede hacerlo; aparecerá en la página de Lektu como colaborador, cómplice y mecenas literario.

Nube Negra

De ahí el precio dinámico: los libros cuestan 1 euro, pero los lectores pueden pagar más por ellos y, de esa manera, retribuir con generosidad el trabajo de los autores. Porque la otra gran novedad que plantean la plataforma Lektu y esta modalidad de edición digital es el reparto de los porcentajes de venta entre autor, editor y plataforma.

Así, del euro que cuesta cada libro, el 67,76% de su precio es para el autor. A partir de ahí, 0,21 céntimos son para la plataforma Lektu, 0,10 céntimos para el editor y el resto, para el IVA y para gastos de edición.

Los porcentajes de reparto se mantienen idénticos para el caso de que los compradores del libro decidan pagar más por ellos. Además, la descarga de los libros a través de Lektu es cómoda y sencilla, sin necesidad de instalar programas o de utilizar complicados códigos o protecciones informáticas. El objetivo es facilitar la experiencia lectora y permitir que el lector pueda disfrutar del libro comprado en cualquier dispositivo: ordenador de mesa, portátil, tableta, e-reader, móvil… Accesibilidad, sencillez y bajo coste.

Palabaristas Logo

“Que ningún aficionado a la lectura se quede sin leer los libros de Nube Negra. Ese es nuestro objetivo”, señala Jesús Lens, director de la colección. “No vivimos buenos tiempos ni para la lírica ni para la prosa, pero no será el precio de los libros el que les aleje de los lectores. Al menos, no en la editorial Palabaristas, pionera en una forma revolucionaria de entender el mundo de la edición digital”, remacha.

Autores consagrados, en Nube Negra

El catálogo de Nube Negra comprende hasta la fecha cinco títulos.

“Mirando espero”, del cubano Justo Vasco, de descarga gratuita en formato de pago social, es una sólida novela sobre esa Cuba tan fascinante como contradictoria, que vive con un ojo en la isla y con otro en lo que viene de la Yuma, el vecino estadounidense.

https://lektu.com/l/palabaristas/mirando-espero/148

mirando espero portada

“El árbol del Vaticano”, del argentino Guillermo Orsi, una apasionante novela policíaca de ciencia ficción que transcurre en una Buenos Aires del futuro que, quizá, pueda parece improbable, pero no imposible. Allí desaparece una mujer. Y hay que buscarla…

https://lektu.com/l/palabaristas/el-arbol-del-vaticano/339

El árbol del Vaticano Portada

“Últimas noticias del infierno”, del cubano Amir Valle; una novela capital en su ciclo policial que tiene a La Habana Vieja como escenario. Una novela que nos servirá para conocer y descubrir a sus dos personajes paradigmáticos: Alain Bec y Alex Varga,

https://lektu.com/l/palabaristas/ultimas-noticias-del-infierno/440

Últimas noticias del infierno portada

“El efecto Transilvania”, del español Juan Ramón Biedma, que transcurre en una Sevilla preapocalíptica, ominosa y amenazadora, en la que un grupo de jóvenes se enfrenta a lo desconocido. A lo real y auténticamente desconocido…

https://lektu.com/l/palabaristas/el-efecto-transilvania/361

El efecto Transilvania portada

“La risa del diablo”, del mexicano Rolo Diez, un viaje a lomos de La Bestia en el que el pasado y presente van de la mano, quizá, mucho más íntimamente de lo que les gustaría reconocer a los dos protagonistas: un periodista de nota roja y un narco chingón.

https://lektu.com/l/palabaristas/la-risa-del-diablo/1219

La risa del diablo Diez

CajaGRANADA dedica su primer ciclo del año al Cine Negro clásico norteamericano

El cine negro norteamericano, el clásico, es el protagonista de los martes, en el Teatro CajaGRANADA, a las 19 horas, gracias al nuevo ciclo que pone en marcha AulaCine CajaGRANADA: “Noir”, puesto en marcha en colaboración con La Cineteca, Espacio de Acción Cultural.

 El sueño eterno librería

Con entrada libre hasta completar el aforo y proyectadas en versión original subtitulada, para que los espectadores puedan disfrutar de las películas tal y como fueron concebidas por sus directores; la selección de diez películas que componen este ciclo abarca títulos producidos entre 1936, con la llegada de los exiliados alemanes a Hollywood y 1958, cuando Orson Welles certificó el final del género con su genial “Sed de mal”.

Una de las novedades de este ciclo es que la mitad de las películas que lo componen han sido elegidas por los seguidores de la página de Facebook del Museo CajaGRANADA, a través de una encuesta que fue muy bien acogida por los internautas. Además, tras las proyecciones de varias de las cintas, habrá coloquios y charlas con los espectadores, dirigidas por especialistas, para profundizar en el conocimiento de un género cinematográfico muy especial.

 Los sobornados

Y es que el cine negro norteamericano es más, mucho más que un género cinematográfico. El cine negro es una fotografía, una estética, una filosofía, una ética y un estilo. Es una forma de entender la vida que, conjuntando la labor de directores, actores, técnicos, críticos y guionistas; transformó los pilares en que se asentaba el séptimo arte.

Los años 30, la Gran Depresión, la Prohibición, el gangsterismo y, en Europa, el auge de los fascismos y la extensión del comunismo; sacudieron el mundo. Y todo ello fue reflejado por el cine del momento. Directores expresionistas alemanes se instalaron en Hollywood y, gracias a ellos, una estética tenebrista puso su foco de atención en el lado más oscuro de la sociedad, retratando las contradicciones del capitalismo más feroz y sacando a relucir sus excrecencias: corrupción, violencia, extorsión, crimen organizado…

 Ciclo Noir copia

AulaCine CajaGRANADA rinde homenaje a uno de los grandes géneros de la historia del séptimo arte: el cine negro norteamericano clásico de los años 30 y 40, fundamentalmente; erigido en faro y guía para cineastas y espectadores de todas las épocas y todas las nacionalidades que, casi cien años después, lo seguimos venerando como el primer día.

Los títulos seleccionados

Los ocho títulos seleccionados para el ciclo “Noir” son los siguientes:

Martes 20 de enero: Furia. 1936. Fritz Lang

Martes 27 de enero: Perdición. 1944. Billy Wilder

Martes 3 de febrero: Detour. 1945. Edgar G. Ulmer

Martes 10 de febrero: El sueño eterno. 1946. Howard Haks

Martes 17 de febrero: Encrucijada de odios. 1947. Edward Dimytryk

Martes 24 de febrero: Almas desnudas. 1949. Max Ophüls

Martes 3 de marzo: En un lugar solitario. 1950. Nicholas Ray

Martes 10 de marzo: El demonio de las armas. 1950. Joseph H. Lewis

Martes 17 de marzo: Los sobornados. 1953. Fritz Lang

Martes 24 de marzo: Sed de mal. 1958. Orson Welles

 Ciclo Noir copia

Primera proyección: Furia

La película que abre el ciclo, “Furia”, es una excelente cinta, la primera que dirigió Fritz Lang tras huir de la Alemania nazi.

La película está protagonizada por Spencer Tracy, que interpreta a Joe Wilson, un joven ilusionado que planea casarse y poner en marcha un negocio. De paso en una pequeña ciudad y por una serie de coincidencias, es considerado sospechoso del secuestro de una niña, delito que no ha cometido. A partir de ahí, la locura. “Furia” es un emocionado alegato contra las reacciones de la masa enfurecida, la sinrazón de la violencia y los peligros de que las hordas decidan tomarse la justicia por su mano.

 Furia

Fritz Lang huyó de Alemania, donde era uno de los directores de cine más reconocidos, tras una reunión con Goebbles en la que el jerarca nazi, además de brindarle la posibilidad de dirigir los míticos estudios UFA de Berlín y poner toda la maquinaria cinematográfica germana a su servicio, para enaltecer a Hitler y a los suyos; le explicó los planes del gobierno alemán. Tras tener conocimiento hacia dónde se dirigía Alemania, Lang no tardó más que un puñado de horas en emigrar a Estados Unidos.

Y es a través de “Furia”, teniendo en cuenta las cortapisas y la censura de la época, que denunció la violencia desatada que las masas, mal dirigidas, pueden llegar a provocar.

Un título fundacional en la historia del cine que sirve a AulaCine CajaGRANADA para iniciar un ciclo muy, muy interesante.

 

Birdman

Estupefacto. No es ya que saliera del cine en estado de estupefacción: es que lo estuve desde la media hora de proyección. Y ya no se me pasó. La estupefacción. “Birdman”.

 Birdman Keaton

¡Cómo me alegro de haber conseguido no leer nada, no ver nada, no anticipar nada, no saber nada sobre “Birdman”, antes de entrar al cine! Lo único que sabía era que se estrenó, con éxito de crítica, en el ya lejano Festival de Venecia, que estaba interpretada por Michel Keaton y que era una comedia. O, al menos, que estaba considerada como tal.

Comedia.

¿Es “Birdman” una comedia? Pues depende de si eres una persona dada a poner etiquetas. Según los organizadores de los Globos de Oro, sí, es una comedia. Y, efectivamente, me reí varias veces durante la proyección. Pero es reduccionista calificar de comedia a “Birdman”. Y no porque yo tenga nada en contra del género cómico, sino porque la última película de Alejandro González Iñárritu es absolutamente inclasificable, un género en sí misma.

 Birdman fotograma

La película cuenta los días previos al estreno en Broadway de una obra de teatro basada en los cuentos de Raymond Carver, “De qué hablamos cuando hablamos del amor”, puesta en marcha por un actor de cierta edad que, en su día, fue famoso por encarnar a un superhéroe: el Birdman del título.

A partir de ahí, el intenso guion nos habla tanto de las relaciones personales entre los personajes como de sus relaciones profesionales. De los miedos, las angustias y los desafíos que el ser humano afronta a medida que va cumpliendo años. De la necesidad de cumplir los sueños pendientes. De mantener o, en su caso, recuperar dignidad. Personal. Familiar. Profesional.

 Birdman reflejo

Y todo ello, hablando sobre el actual mundo del cine y del teatro. Sobre la generalizada infantilización que nos rodea. Sobre la rebaja que hemos aceptado en los estándares de calidad. Sobre la abulia y la pereza mental de las personas. Sobre la diferencia entre ser actor y ser celebridad. Sobre la relevancia y la viralidad. Porque Twitter, Facebook y los smartphones también están muy presentes en una historia que tiene como leit motiv la relación entre la realidad y la ficción. Así, uno de los personajes, interpretado por un volcánico Edward Norton, sostiene que solo cuando está sobre el escenario es real, auténtico, cierto y verdadero. ¡Ahí es nada!

 _AF_6405.CR2

Y luego está el recital interpretativo de Michael Keaton. De antología. Y no solo porque, hace años, interpretara a Batman; aunque ese poso ayuda a dar más sentido y credibilidad a uno de los personajes con más aristas, dimensiones y humanas contradicciones que hemos visto en los últimos años en una pantalla de cine.

Y está la cámara de González Iñárritu. Una cámara inquieta, serpenteante, nerviosa. Una cámara que, en larguísimos e interminables travellings, sigue a los personajes por todos y cada uno de los vericuetos del teatro. Porque, y esa es otra, el tour de force que representa “Birdman” hace que toda la acción se desarrolle dentro del teatro: sobre el escenario, en el backstage, en los camerinos, en la terraza… Solo salimos de su interior para acompañar a los personajes a tomar una copa en un bar aledaño al teatro y que, de hecho, parece formar parte de él. Y, en una secuencia descacharrante, salimos por la puerta de atrás del teatro, para fumar un pitillo; y nos vemos obligados a rodear el edificio y cruzar por Times Square, para entrar de nuevo por su puerta principal. Y no especialmente bien vestidos para la ocasión…

 Birdman paseo

Y luego está el vuelo. Pero del vuelo no conviene decir nada. ¡Cómo me acordaba de aquella extraña película: “Volar es para los pájaros”, de Robert Altman! Y de “Birdy”, de Alan Parker. Porque volar, las alas y los pies en la tierra siempre han sido excelentes metáforas sobre la condición humana. Y, si no, que le pregunten a Ícaro…

Terminamos estas reflexiones a vuelapluma destacando otra sorpresa: la banda sonora. Una banda sonora en la que prima, del principio al final, la batería de Antonio Sánchez. Sola. A pelo. Los cueros, sonando como los latidos palpitantes del corazón, cortados por el afilado metal de los platillos.

 Birdman antonio sanchez

“Birdman” es una película distinta, diferente. Rara. En el mejor sentido de la palabra. Una película a contracorriente en la que González Iñárritu cambia su habitual registro dramático para construir una poderosa obra de arte, muy autorreflexiva e intensa, sobre la que será necesario volver.

Jesús Lens

Firma Twitter

De ser humano a integrista radical y asesino

Hoy publico en IDEAL este artículo que te pone en una pista literaria que, creo, te va a resultar muy interesante. Si es así y el libro te llama la atención, dímelo y hablamos.

¿Cómo se convierte, en tan poco tiempo, un repartidor de pizzas al que le gusta el rap en un asesino en masa que, armado con un kalashnikov, masacra fríamente a una docena de personas? ¿Qué poderosos mecanismos han de operar para que una chica que luce un bikini en una foto, mientras abraza a su pareja, aparezca poco después ataviada con un luctuoso burka, blandiendo amenazadoramente una ballesta?

 Burka

A lo largo de estos días vamos leyendo distintas informaciones y reportajes sobre las vidas de los hermanos Kouachi, Amedy Coulibaly y su pareja, Hayat Boumeddiene; tratando de encontrarle una explicación a sus crímenes.

Cada persona es un mundo, por supuesto. Y la trayectoria vital de cada individuo es distinta a la de los demás. Pero en el proceso de conversión al islamismo radical que desemboca en un ser humano matando y muriendo por Alá, Mahoma y el Corán hay una serie de pasos que el escritor Roger Mimó desgranó en su excepcional novela “Veintidós peldaños”, publicada por la editorial granadina Almed.

 Veintidós peldaños

La novela lleva como subtítulo “Memorias de un terrorista islamista” y los escalones referidos son todos y cada uno de los estadios por los que pasa un muchacho tan brutote como noble, nacido en una zona de Marruecos, hasta verse convertido en una bomba de relojería a punto de estallar.

¿Hay religión en la conversión del protagonista de la novela? Sí, claro. Pero mucha menos de la que el lector pueda imaginar. Y, desde luego, de un tipo diferente a la que podríamos pensar. Porque, para que un chaval normal y corriente decida convertirse en un asesino en masa, la religión tiene que venir acompañada de más cosas. De muchas más cosas.

De una situación económica complicada, por ejemplo. De un entorno familiar que tampoco es fácil. De una sociedad y un ambiente opresivos. De unas expectativas demasiado altas. De una realidad más dura aún. De los sueños que se rompen. De los sueños robados. De los sueños que, al final, se convierten en pesadillas.

 Islam radical

No es igual la situación en Marruecos que en París, por supuesto. Como no lo es en Nigeria, Irak, Arabia Saudí, Argelia, Siria o Egipto. Pero los mecanismos de captación y convencimiento que describe “Veintidós peldaños” pueden ser perfectamente extrapolables.

Hablamos de un libro con enjundia, escrito por un viajero nato, residente en Marruecos desde hace años. Mimó es un buen conocedor del Islam. Tanto que decidió profesarlo, también desde hace tiempo. Lo que no le impide describir la aberración que supone el integrismo radical, el fanatismo y la sinrazón de los terroristas.

 Roger Mimó

Hablamos de un libro adictivo, en fin, que se lee a una velocidad vertiginosa. Una vez que el lector pase las primeras páginas y suba el primer peldaño, ya no podrá dejar de ascender hasta alcanzar el veintidós, el más alto y definitivo. Sin hacer un alto en el camino, sin buscar un rellano en el que coger aliento.

Jesús Lens

Firma Twitter

Americanah

Leí de este libro en un suplemento literario. “Americanah”. Me llamó la atención la portada, en la que se incluía la siguiente frase: “Una novela sobre el amor, la raza… y el pelo afro”.

 Americanah

Recuerdo que aquellos días se había desencadenado una cierta polémica por culpa del pelo de Michelle Obama, continua y “preciosamente” alisado. Hubo un momento en que alguien dijo que si Michelle hubiera llevado el pelo a lo afro, su marido jamás hubiera podido ser presidente de los Estados Unidos.

 Micheller Obama

Y me llamó la atención, más aún, el nombre de la autora de la novela. Chimamanda Ngozi Adichie. Nigeriana. Recordaba ese nombre, por otra parte, difícil de olvidar. Y recordaba la lectura de su anterior novela, extraordinaria: “Medio sol amarillo”. Una lectura que hice durante un viaje al Mali, un enero de hace muchos años. Un viaje en el que fui al mítico Festival au Desert de Essekane, cerca de Tombuctú.

Nacida en Nigeria, en 1977, Chimamanda se crió en los ambientes universitarios de Lagos hasta que, con 19 años, se marchó a Estados Unidos a ampliar sus estudios de Comunicación y Ciencias Políticas.

Por eso, todo lo que cuenta en “Americanah”, suena tan radicalmente real. Porque narra el viaje de ida y vuelta entre Nigeria y Estados Unidos que hace la protagonista de la historia, Ifemelu, a la que conoceremos en una peluquería, arreglándose el peinado antes de regresar a su tierra.

¿Qué se le ha perdido a Ifemelu en Nigeria, cuando vive tan bien en Estados Unidos, donde su blog es tan apreciado como seguido, además de permitirle ganarse la vida con desahogo?

 Americanah contraportada

A lo largo de continuos saltos en el tiempo, conoceremos la historia de Ifemelu en su país natal, su salida de Nigeria rumbo a Brooklyn, donde vive su tía; y su adaptación a la sociedad americana. Sus dificultades. Sus relaciones. Sus miedos. Sus placeres. Y también tendremos ocasión de conocer a Obinze, joven ambicioso y amante de Ifemelu, a la que tratará de seguir en su viaje a El Dorado.

Pero la vida es complicada y la consecución de visados, más aún. Y no digamos ya el amor a distancia. Sobre todo cuando las 600 páginas de “Americanah” abarcan 30 años en las vidas de sus protagonistas. Que se dice pronto.

Sé que, en este punto, los pocos que estéis leyendo esta reseña, habéis decidido no leer “Americanah”. ¡600 páginas escritas por una joven autora nigeriana! ¿Estamos locos?

Puede. Pero harías bien en sucumbir a la insania y sumergirte en una novela fascinante, publicada por Random House en España. Una novela, además, excepcionalmente construida, en la que no sobra ni falta absolutamente nada. Una novela muy potente, con personajes de carne y hueso, con sus debilidades y contradicciones a cuestas. Una novela que se fija en los detalles. Porque los detalles cuentan, muchas veces, más que las grandes proclamas.

Una novela que nos habla de una Nigeria que trata de dar el salto a la modernidad y que, sin embargo, ahora mismo está sometida a la dictadura del terror de Boko Haram, en algunas de sus provincias.

 Boko Haram

Paradojas de la vida, aquel Malí en el que leí por primera vez a Chimamanda, también fue presa de la locura islamista radical durante unos meses, cuando Tombuctú fue conquistada por las milicias de Ansar Dine, que aprovecharon su gobierno del terror para imponer la sharia como ley a la población, prohibir la música y destruir importantes monumentos religiosos de la región, por considerarlos heréticos.

Escribo esta reseña meses después de haber leído la novela. Llevo retraso entre lo que leo y lo que reseño. Hoy, en Francia, hay una manifestación convocada en contra del terrorismo islamista que mató a cerca de 20 personas en París. Más de millón y medio de personas se han concentrado en las calles de París.

Para conocer a los otros, es necesario, además de leer reportajes y noticias, leer novelas. Los otros, por ejemplo, están en Nigeria. Y en Estados Unidos. Y son negros. Y el pelo, su peinado, les condiciona. Y condiciona la opinión que nos hacemos de ellos. Incluso a 10.000 kilómetros de distancia.

Lean. Lean a autoras como Chimamanda Ngozi Adichie. Verán como las distancias se acortan. Y el mundo se engrandece.

Jesús Lens

Firma Twitter

Portada Charlie Hebdo

Así vuelve la revista Charlie Hebdo, el miércoles de después del atentado. ¿Qué te parece? Personalmente, me parece una portada muy buena, sencilla e inteligente. Y, sobre todo, muy, muy emocionante; con Mahoma como protagonista, una vez más.

Charlie Hebdo miercoles

Jesús Lens

Invencible

Hay un momento de “Invencible” en que la cámara de Angelina Jolie hace un travelling circular para mostrar un estadio repleto de espectadores, aplaudiendo a los atletas olímpicos que se han dado cita en Berlín, en 1936.

Inmediatamente después, la cámara hace otro travelling idéntico, pero en este caso, lo que que muestra es la soledad de unos náufragos, perdidos en la inmensidad de un océano que no parece tener fin.

Invencible poster

Con este sencillo contraste, usando inteligentemente la técnica del Flashback, Angelina Jolie, descubierta como una muy apreciable e interesante directora de cine, contribuye a resaltar el abismo de soledad al que se enfrentan tres pilotos de avión que, durante el transcurso de la II Guerra Mundial, han caído en mitad del Pacífico.

“Invencible” es una película bélica que va de más a menos, aunque termina despertando la admiración de los espectadores cuando llega a su final y conoces cómo fue la vida de su protagonista, desde la resolución de la contienda mundial hasta el final de su vida.

Porque no descubrimos nada si decimos que Angelina Jolie ha filmado la vida de Louis Zamperini, un joven atleta estadounidense de origen italiano que participó en las Olimpiadas de Berlín y que, después, luchó en la Guerra Mundial. Aunque, en realidad, se hizo famoso por otra lucha: la lucha por la supervivencia, que es lo que nos cuenta “Invencible”.

Invencible Zamperini

Complicado decir algo más sobre la película sin desentrañar un argumento que cuenta, muy bien contada, la realidad de una historia ciertamente increíble, que demuestra la capacidad de sacrificio, adaptación y superación de determinadas personas.

Decía que la película va de más a menos porque la primera secuencia, la de la batalla aérea, es espectacular, en el mejor sentido de la expresión. Además, los Flashbacks nos van contando la infancia y la juventud de Zamperini. Infancia y juventud que, para los amantes del atletismo, resultan especialmente motivadoras y estimulantes.

El segmento de la película que transcurre en el mar está igualmente bien logrado, alternando el presente con el pasado de una forma muy inteligente, como antes dijimos. Un pasado atlético que sirvió para moldear el carácter sufrido, ganador e inquebrantable de ese soldado que, paradójicamente, se encuentra material y absolutamente inmovilizado en una balsa.

Invencible avión

La tercera parte de la película, sin embargo, resulta demasiado larga y reiterativa. Demasiado explícita y excesiva. Momentos de mucha intensidad que, sin embargo, por mor de la acumulación, terminan fatigando al espectador. En un sentido figurado, claro. Porque estar confortablemente sentado en la butaca del cine, comiendo chucherías y bebiendo cerveza o refrescos; viendo lo mucho que sufre Zamperini; genera una cierta incomodidad y mala conciencia.

Lo bueno de la película, que cuenta con guion de los hermanos Coen, es que es muy poco peliculera, en el sentido peyorativo de la expresión. Es lo que tienen los hechos reales: que pueden ser difíciles de creer, pero que son reales. Y la realidad suele ser más prosaica que el cine o la literatura. Y cuando estás esperando que a los personajes les pasen determinadas cosas o tomen determinadas decisiones… pues no. Seguramente, Stallone, Norris y Willis lo habrían hecho de forma distinta a Zamperini y sus colegas. Por eso, “Invencible” tiene más mérito.

Invencible

De sus 137 minutos, le sobran posiblemente 30. Pero el resto está francamente bien. Y es un gusto descubrir a una nueva directora con músculo, temple y capacidad narrativa.

“invencible” no pasará a la historia del cine, pero yo iría a verla. Al cine, claro.

Jesús Lens

Firma Twitter

Cruentos

Tú que me conoces sabes que soy una persona sosegada, pacífica, tranquila y, a veces, hasta afable. Una de esas personas que no se han peleado prácticamente nunca, que rehuyen el conflicto y al que espantan las broncas, los gritos y las discusiones.

Pero también soy uno de esos que, si ven a un tío, a la caída de la tarde, con una pala al hombro y saliendo de la ciudad, no pienso que va en busca de un tesoro o a cultivar cebollinos. Pienso que va a enterrar un cadáver.

Lo sé.

Demasiada novela negra y criminal. Demasiada nota roja. Demasiado thriller, policíaco, noir y gallo en mi vida lectora y cinéfila.

De ahí, los Cruentos.

Los Cruentos serán Cuentos Crueles y Horrendos.

Cuentos purulentos llenos de sangre, vísceras, muerte y putrefacción.

Profanadores

Cuentos negros, pero no exentos de humor. Negro. Por supuesto.

Cuentos políticamente no ya incorrectos, sino directamente ofensivos.

Porque llega un momento en que nuestra vida está tan constreñida y encestada que es necesario dar rienda suelta a la mala leche, la mala baba y al cabrón que todos llevamos dentro.

Putrefactos

Los Cruentos, además, se verán muy influenciados por esa Tuiteratura que nos obliga a concentrar las historias en 140 caracteres. Aunque luego podamos hacer versiones extendidas de los mismos.

Hace unos años recopilé algunos de mis cuentos en un volumen titulado “Puñalabras” y que ya no existe. Salvo que tú tengas alguno por ahí guardado.

Ahora vamos con los Cruentos.

Evidentemente, los escribiré con el firme propósito de que te (dis)gusten. Cuanto más, mejor.

Saturno y sus hijos

El primero, enlazando con la etiqueta “Cuerpo”, elegida como palabra de la semana para participar en la Tuiteratura del programa El Público, de Canal Sur, dirigido por Jesús Vigorra, en su versión extendida, rezaría así:

No tenía intención de profanar el cadáver. De hecho, había desenterrado el cuerpo justo por lo contrario, solo para verlo comido por los gusanos y poderme burlar de él: 

-Ya no eres tan guapo, ¿eh, cabronazo? Mírate ahora…

Y yo no sé qué me pasó. Recuerdo que estaba ahí, contemplándolo y burlándome de él y lo siguiente fue escuchar al guardia de seguridad, muy alterado, avisando por radio a la patrulla de que un perturbado estaba dentro de una tumba, poseyendo con frenesí al fallecido…   

Jesús Lens

Firma Twitter