No sabía leer ni escribir, pero sí sabía lo que era trabajar a destajo

Buenas, soy Emilio Calatayud. Ayer, cuando conté que me había reencontrado con el primer chico al que condené a aprender a leer y escribir, se me olvidó un detalla importante: aquel muchacho, y aunque había estado en la escuela, era un analfabeto, cierto, pero sí sabía lo que era trabajar a destajo en el campo. Y tenía quince años. No era un ‘ni-ni’ de esos que viven de la sopa boba y que no quieren hacer nada porque no les da la gana.

Eso sí, como nuestro chaval no sabía sumar, le engañaban, además de con el horaria, con el sueldo.

Deja un comentario