“Con Madonna tuvieron que venir los antidisturbios, con García Márquez y Saramago no había nadie”

Buenas, soy Emilio Calatayud. Os cuento una cosa muy interesante, y que dice mucho de cómo es nuestro mundo, que me contó mi amigo el aparcacoches de un hotel de Sevilla del que os hablé en el anterior post. Resulta que un día se alojó en el hotel en el que trabaja mi amigo la cantante Madonna y tuvieron que rodear el establecimiento de antidisturbios. Se lió una una buena. Todo el mundo quería ver a la estrella. Más tarde, durmieron en el mismo hotel Gabriel García Márquez y Saramago, dos premios Nobel, y pasaron totalmente desapercibidos. Se tomaron cañas en los bares cercanos y nadie reparó en ellos. Las comparaciones son odiosas, pero a mi amigo le llamó la atención el episodio. Y a mí también.

Deja un comentario