Quemarse por afán de notoriedad: hemos perdido el norte

Buenas, soy Emilio Calatayud. Veo asombrado y espantado varios vídeos que corren por Internet en los que salen chavales que se pegan fuego, pero no para protestar porque no tienen para comer (que tampoco sería una justificación), sino como un entretenimiento o algo así. Dicen que esta práctica se ha convertido en una moda y que ya ha muerto un chico. No entiendo nada. Es una suma de inconsciencia y afán de notoriedad. La idea sería: ‘Me quemo para hacerme famosillo en las redes sociales’. Hemos perdido el norte.

2 Comentarios

Deja un comentario