La irritante molestia de grabarlo todo

Una de las modas más irritantes que han traído las nuevas tecnologías es la de grabarlo todo: vacaciones, eventos familiares, conciertos de música, gente que camina, pajarillos, nada… Mientras grabamos, nos perdemos lo que está pasando y ya nunca lo volveremos a vivir tal y como sucedió. Queremos atrapar lo que no se puede atrapar y el resultado es que no lo disfrutamos. Afortunadamente, ya están surgiendo voces, también en Internet, que claman contra esta costumbre. A ver si recuperamos la cordura. De momento, los funerales y los velatorios -y siempre que no seas una estrella de algo, claro- se están respetando, pero al paso que vamos… no sé yo.

1 Comentario

  1. En principio diré que cada uno puede grabar lo que quiera siempre que se quede en casa y no sea delito, lo peor es que luego se “cuelga” en la red o se difunde entre esos “amigos” de redes sociales, ¡¡hasta ahí hemos llegado!!.

    En cuanto a que mientras gravamos no vemos lo que pasa alrededor, no es necesario estar gravando para no ver, desgraciadamente no vemos ni cuando simplemente paseamos, el individualismo nos ha copado por completo.

    Saludos

Deja un comentario