Vuelven los dos rombos

Buenas, soy Emilio Calatayud. Parece que el Gobierno está estudiando recuperar los dos rombos para advertir si un programa de televisión, Internet o lo que sea (ya hay tantas cosas) es apto para menores o no. En principio, me parece bien. Cuando existían eran muy útiles. Sobre todo, para los padres. Un rombo: para mayores de 14 años. Dos rombos: para mayores de 18, así que a la cama, niño. Pero ahora todo ha cambiado tanto que no sé si se podrían aplicar los dos rombos. ¿Cómo se ponen los rombos en Internet? ¿Y quién va a hacer caso? No lo sé. Además, ¿quién pone los rombos, quién decide qué lleva rombos y qué no? Yo he visto programas teóricamente infantiles o juveniles que deberían tener cinco rombos. O más.

4 Comentarios

  1. Tiene razón, en aquellas épocas los rombos estaban solo relacionados con temas eróticos y la pasión de los adolescentes era podernos colar en películas tres R y 4 que eran para mayores con reparo.
    Actualmente la sociedad es mucho más compleja, y lo que hoy más nos fastidia es ver la pobreza y la caradura que tienen muchos de los “colocados” por mantener sus prebendas

  2. ¿Y cuántos rombos van a poner al telediario? porque la información que se emite a la hora de la comida no debería ser emitida ni para adultos a esas horas.
    Supongo que se podría hacer un telediario mostrando imagenes menos ofensivas hasta las 9 o las 10 de la noche. pero dudo que las cadenas estén interesadas en no mostrar las imagenes más impactantes, aún a riesgo de atragantar a algún televidente.

  3. Esto tenía sentido cuando toda la familia veía la televisión en el salón, ahora que casi cada niño tiene una tele en su cuarto no le veo utilidad.

  4. hola!
    Estoy totalmente de acuerdo con el comentario de cristina sobre los telediarios. ¿es informacion o morbo ponerte los muertos en primer plano, la violencia extrema, etc?
    Tambien cada uno ve la tele en su cuarto o no…. según costumbres en cada casa.
    Creo que una clasificacion por edades siempre viene bien…los padres deberíamos estar pendientes e interesados por saber lo que hacen nuestros hijos y estar atento a las recomendaciones.

Deja un comentario