DÍA 1 EN EL LÍBANO: EN BLANCO

Ayer fue día de Cuaversos. Les dejo este Haiku de Je-zú Len:

Sienes cargadas
Estalla la cabeza
Es la resaca

 

Sí, la noche fue tan estupenda, que el día ha resultado devastador. Hacía tiempo, pero tiempo, que no me ponía tan malo. En fin. Mis colegas se están distribuyendo para cenar, unos más cerca, otros más lejos, pero yo no salgo.

 

Será difícil, así las cosas, que les pueda comentar mucho de Beirut. Al menos, del turístico. De Beirut la Nuit algo más puedo hablar 😉

 

La noche empezó complicada. El taxista nos llevó a tres de nosotros a un sitio raro, que no era el Club Ray en que habíamos reservado. Y el meeting point elegido por si nos despistábamos, un club llamado Cuba Libre, resultó haber cerrado. Vuelta al hotel en otro taxi, dado que Daniel llevaba la línea libanesa de móvil y no podíamos hablar con él y vuelta a intentar dar con el Ray.

 

Lo encontramos. Pero se trataba sólo de beber. Y queríamos comer. Así que nos fuimos al Red Carpet. En teoría, había comida. Pero ya eran pasadas las once de la noche. A todo esto, la zona estaba llena de pubs, clubs, bares… el centro de Beirut es bien fashion y cool. Unos cochacos de impresión y las chicas, además de ser una belleza, iban bien maqueadas. No todas las noches es 31.

 

Nos pusieron en una mesa a los seis, nos llevaron sushi y una botella de Chivas. Pedimos vino, pero como no llegaba, engullimos el pescado con escocés. O lo que quiera que sea el Chivas. Que sólo de escribir ese nombre me pongo malo. O peor, quiero decir. Cuando se acabó el sushi y el reloj corría hacia la medianoche, llegaron unos quesos para untar y jamón cocido. Y el vino. Pero no vinieron cubiertos. Aún así, echamos el queso en el pan, usando los palillos de madera.

 

A las doce (más o menos) nos dimos nuestras propias campanadas, nos comimos las uvas, brindamos con el Chivas y unos minutos después, el DJ puso unos cánticos misteriosos, que desgranaban la cuenta del diez al cero. Champán, abrazos, besos y la música morangui a todo trapo. Y más Chivas. Fíjense que apenas pasaban de las 12 y, sin que nadie me estuviera apuntando a la cabeza con un kalashnikov, ¡¡¡estaba bailando!!! Bueno, o moviendo el esqueleto, quiero decir. Hasta un Chesterfield me fumé, para saludar al nuevo año.

 

A decir de mis amigos, bailé, bebí, tomé chupitos, estuve cerca de una guapa chica libanesa… dicen. Porque yo no me acuerdo de nada de todo ello. Sólo recuerdo un teléfono sonando, yo en la cama y a Daniel diciéndome que era tarde y que me estaban esperando. Me senté en el bus… y me quedé traspuesto hasta las cuatro de la tarde. Me dicen, para mi tranquilidad, que no hice nada de lo que tenga que arrepentirme. Lo que, efectivamente, me deja muy relajado.

 

Y no es que ahora esté mucho más católico. Me tomé una coca cola y media pizza y me vine al cuarto. Vaya comienzo de año. Y eso que me había prometido un 2009 recoleto y cartujano. Bueno, algo sí he llegado a pasear por Beirut. La zona de la Línea Verde que separaba el Beirut Este del Oeste durante la guerra civil. Pero de todo ello hablaremos mañana.

 

Que no puedo con mi alma y me voy a dormir.

 

Buenas noches.  Sean felices.

 

PD.- Mañana, mi columna de IDEAL debería saltar automáticamente a esta página. Espero que así sea y les guste.     

LÍBANO: NIEVE & AGUA

Hoy he vuelto a recuperar esa pasión por la montaña que durante tanto tiempo me acompañó. No sé si será pasajera o no, pero en lo alto del Monte Líbano sentí de nuevo la pulsión por la naturaleza y los espacios abiertos, apenas asomado al pequeño bosque de cedros que el país mantiene como reserva ya que los cientos de miles de árboles que son consustanciales a esta zona han desaparecido, no en vano, ya los egipcios comerciaban con los cedros del Líbanos y los fenicios consiguieron abrir sus rutas comerciales marítimas utilizando el mismo noble material.

 

Es decir, que ver un cedro del Líbano en el Líbano es un lujo. Sobre todo, cuando se trata de ejemplares milenarios de decenas de metros de largo… y de ancho, como los que hemos tenido el privilegio de ver hoy. Pero si, además, los ves enteramente cubiertos de nieve, las sensaciones se multiplican.

 

Adoro la nieve. Y cuando salía a la Sierra, pocas experiencias más estimulantes y sobresalientes que las excursiones por paisajes nevados. Paisajes nevados y, sobre todo, nevando. Y con ventisca. Siempre me han gustado las condiciones atmosféricas extremas. Por eso, volver a sentir el crujir de la nieve bajo los pies, mientras la cabeza se me iba tornando blanca, sintiendo el frío en la cara… no sé. Experiencias sensoriales muy fuertes, como sentir el sonido del viento entre los árboles. Y de repente lo vi claro: hay que volver a las montañas nevadas, máxime en un año de nieves como el que estamos disfrutando en Granada.

 

Daniel y Jose se han comprado unas matas de cedro. Yo no me atreví, que soy muy torpe y descuidado. Me compré una cuñita de madera con la forma del cedro de la bandera libanesa y me lo hice grabar a fuego por el vendedor. Sencillamente: Cedros del Líbano, debe poner. Lo suficiente para recordar un momento de una belleza conmovedora para alguien que fue un gran montañero y que, por un rato, volvió a sentir aquellas sensaciones que tanto le aportaron durante tanto tiempo.

 

Además, en esta zona nació Khalil Gibrain, escritor, poeta y pintor libanés del que alguna vez hemos hablado y que tiene cuentos como “Las dos ciudades”, que esta mañana me regaló Yazmina y que les he dejado en una entrada anterior, a modo de optimista presente de Año Nuevo para todos. No es de extrañar que, habiendo nacido en este Wadi tan impresionante, Gibrán se convirtiera en un poeta místico y simbólico de tanta trascendencia.

 

Y, lo que son las cosas. En apenas dos o tres horas, estábamos a orillas del Mediterráneo, en la mítica ciudad de Byblos, cuyo enlace cultural ponemos en rojo y de la que sí me gustaría destacar su etimología, preciosa, al significar “Libros” en griego. Y otra cosa: citada por la Biblia como ciudad más antigua de la humanidad, lo sea o no lo sea, la realidad de la misma es que es antiquísima y si la historia de la humanidad comienza cuando el hombre empezó a escribir; estamos en la cuna de la Humanidad tal y como la conocemos. O nos gusta conocer.

 

Y por eso me gustaron tanto las estelas de “El Nido del Perro”, un saliente de la montaña, situado a orillas de Beirut. Al cortar el camino hacia la ciudad, la leyenda cuenta que quién lo dominaba, dominaba toda la zona y, por tanto, al rendirlo, los generales y monarcas comenzaron a dejar sus estelas victoriosas, acreditando la grandeza de sus conquistas. Hay estelas de reyes asirios, de Ramsés II, de generales griegos y romanos y, después, de Napoleón y de los ingleses y franceses de las Guerras Mundiales. Hasta las más recientes, de las guerras del Oriente próximo.

 

Porque estamos en una zona de extraordinaria belleza, pero también extremadamente dura y violenta. Por eso, cuando Jorge me pregunta por la gente, me cuesta trabajo responderle. Cortés y exquisita en el primer trato, es casi imposible entablar charla y relación más allá de lo puramente comercial. Porque aquí, de política, no se habla. De hecho, tenemos un pacto tácito entre nosotros de no pronunciar en voz alta nombres como “Israel” o el del presidente asesinado de Siria. ¿Saben que, a la entrada a Siria, si en la solicitud de visado pones “Periodista”, te echan para atrás y no puedes entrar?

 

No. Aquí puedes comprar y vender, reír y bromear. Pero la política es otra cosa muy distinta. Nada que hacer con ella.

 

Y así llegamos al final de año, que celebraré en Beirut, con la panda de este viaje. Es decir, los dos Josés, Lilian y su amiga de Barcelona y, por supuesto, Daniel. Hemos reservado en una fiesta tradicional, con los entrantes de la cena primero, el champán y los besos y abrazos después; el resto de la cena a continuación y, por último, copas.

 

Mañana espero seguir aquí, dignamente, contándoos cosas de mi viaje. Aunque sea con resaca.

 

A todos, muchas gracias por vuestra fidelidad, muchas felicidades y el deseo y la confianza de que 2009 será pródigo en experiencias enriquecedoras y placenteras.

 

Os quiere,

 

Jesús Lens.   

LAS DOS CIUDADES

Mi amiga Yazmina, al saber que andaba por el Monte Líbano, me manda este cuento de Khalil Gibrán. Luego hablamos un poquito más sobre ello.

 

       
La Vida me tomó en sus alas y me condujo a la cumbre del Monte de la Juventud. Después me señaló a su espalda y me invitó a que mirase hacia allá. Ante mis ojos se extendía una ciudad extraña, de la cual emergía una humareda oscura de múltiples matices, que se movían lentamente como fantasmas. Una tenue nube ocultaba casi completamente la ciudad de mi vista.

Tras un momento de silencio, exclamé:

-¿Qué es lo que estoy viendo, Vida?

Y la Vida me contestó:

-Es la Ciudad del Pasado. Mira y reflexiona.

Contemplé aquel escenario maravilloso y distinguí numerosos objetos y perspectivas: atrios erigidos para la acción, que se erguían como gigantes bajo las alas del Sueño; templos del Habla, en torno a los cuales rondaban espíritus que lloraban desesperados o entonaban cánticos de esperanzas. Vi iglesias construidas por la fe y destruidas por la Duda. Divisé minaretes del Pensamiento, cuyas espiras emergían como brazos levantados de mendigos; vi avenidas de Deseo que se prolongaban como río a lo largo de los valles; almacenes de secretos custodiados por centinelas de la Ocultación, y saqueados por ladrones de la Revelación; torres poderosas erigidas por el Valor y demolidas por el Miedo; santuarios de Sueños embellecidos por el Letargo y destruidos por la Vigilia; débiles cabañas habitadas por la Fragilidad; mezquitas de Soledad y Abnegación; instituciones de enseñanza iluminadas por la Inteligencia y oscurecidas por la Ignorancia; tabernas del Amor, en que se emborrachaban los enamorados, y el Despojo se mofaba de ellos; teatros en cuyos tablados la Vida desarrollaba su comedia, y la Muerte ponía el colofón a las tragedias de la Vida.

Tal es la llamada Ciudad del pasado -aparentemente muy lejos, pero en realidad, muy cerca- visible apenas a través de los crespones tenebrosos de las nubes.

Entonces la Vida me hizo una señal, mientras me decía:

-Sígueme. Nos hemos detenido demasiado aquí

Y yo le contesté:

-¿A dónde vamos, Vida?

Y la Vida me dijo:

-Vamos a la Ciudad del Futuro.

Y yo repuse:

-Ten piedad de mí, Vida. Estoy cansado, tengo los pies doloridos y la fuerza me abandona.

Pero la Vida insistió:

-Adelante, amigo mío. Detenerse es cobardía. Quedarse para siempre contemplando la Ciudad del Pasado es Locura. Mira, la Ciudad del Futuro está ya a la vista… invitándonos.

LÍBANO CONFUSO: BAALBEK & TRIPOLI

A ver. Estoy en un hotel-refugio de montaña cerca de lo más alto del Monte Líbano, donde dormimos con la intención de, mañana temprano, salir a ver los famosos cedros que forman parte del imaginario libanés hasta el punto de haberlo incorporado a su bandera.

 

Mi panda de amigos andan dando una vuelta, pero yo estoy cansado y me apetece un rato de relax antes de la cena. Además, el sawharma de pollo que me comí hace un rato no me ha terminado de caer bien y estoy purgando los efectos del severo cambio de dieta, siempre atractivo y sugerente, pero con efectos colaterales indudables en forma de digestiones complicadas y tripas con tendencia a soltarse.

 

Hoy, el día ha tenido dos focos de interés: Baalbek y Trípoli. Si os parece, dejo un par de enlaces sobre cada lugar para que os hagáis una idea de la historia del Templo de Júpiter, el más grande jamás construido por los romanos y también del castillo que los cruzados construyeron en Trípoli, nada que ver con la capital libia, que conste.

 

Dicho lo cuál, a mí me gustaría hablar de la extraña mezcla de sensaciones que tengo al estar haciendo turismo en una de las zonas más calientes del mundo, bélicamente hablando. Ayer dormimos en uno de esos hoteles que a tanta gente ponen de los nervios. El Palmira, construido en el siglo XIX, es más viejo que Carracuca por cuyos han pasado jefes de estado, artistas y viajeros de todo el mundo. De De Gaulle a Jean Cocteau. De hecho, y esto le gustará a Antonio, El Padrino, en la Primera Guerra Mundial fue cuartel general de los alemanes y, en la II, albergó a los ingleses.

 

Un hotel, por tanto, cargado de historia y, por supuesto, frío, incómodo y desapacible. Frente a las ruinas de Baalbek, desde su terraza se ven los restos romanos. Además, enclavado en el corazón del chiísmo más duro, feudo de Hezbolá, el Partido de Dios, cuyo símbolo incorpora una metralleta, para dejar claras las cosas.

 

No podemos visitar la mezquita chiíta del lugar, de clara inspiración iraní, hermosamente decorada. Es peligroso. El líder de Hezbolá ha llamado públicamente a una tercera Intifada e Israel amenaza al Líbano una vez termine su trabajo con Gaza. ¿Y que hacemos nosotros? Cenar y, después, pasar a un pequeño bar donde algunos nos tomamos unos vodkas y whiskies, hablando de nuestras vidas, riendo y contando historias.

 

Por la mañana, tenemos las ruinas de Baalbek para nosotros solos. Y para una pareja francesa que está allí con sus tres niños, el mayor de los cuáles no tendría más de seis años. Ni el gato, hay aquí. Lógico. ¿A quién se le ocurre? Y podemos disfrutar de una visita maravillosamente relajada, tranquila e ilustrativa. Me recreo en el paisaje, en el viento helado, gozando con las columnas más altas que los Romanos instalaron en todo su feudo. Aprendo de la sabiduría de Daniel y paseo, solo, por un recinto milenario cargado de historia y simbología, no en vano, el templo se sitúa sobre otro anterior, dedicado al mítico y sugestivo dios Baal.

 

Y, mientras, los amigos me preguntan que cómo está todo. Que las noticias son preocupantes y que están alarmados por mí. Y yo, sintiendo las emanaciones de fuerza que vienen de los templos del Sol, del fastuoso Templo de Baco, cuyos muros tantas cosas deben haber visto. Y el Templo de Venus… primero de rezaba y se purificaba, luego se bebía y se tomaban drogas, y después de folgaba. Cada templo cumplía su papel. Y el de Baco, realmente de Hermes, estaba consagrado al Dios de los comerciantes… y los viajeros.

 

Trasponemos, después, hasta Trípoli, otra ciudad problemática ya que es cuna del fundamentalismo sunní. La carretera está llena de controles militares y, cuando llegamos al castillo de los cruzados de la ciudad libanesa, nos lo encontramos toado por los propios militares. Hay dos tanquetas en la puerta, sacos terreros y decenas de soldados fuertemente armados, mirando al horizonte, por los cuatro puntos cardinales. ¿No habían terminado ya las cruzadas?

 

En ese ambiente, hacemos una visita histórica y turística de lo más singular. Los militares parecen pensar “¿Qué coño harán estos aquí?”, pero nos dejaban que les hiciéramos fotos. Sin problema. Y mientras paseamos por el mercado medieval de Trípoli, como congelado en el tiempo, abigarrado, fascinante, bullicioso… vemos cómo las televisiones muestran los muertos provocados por los bombardeos israelíes y cómo los clérigos clamas venganza. Las radios repiten esos mensajes, pero cuando paramos a comprar unos shawarmas para almorzar, los chavales se desviven por hacerlos a nuestro gusto, nos dan la bienvenida al Líbano, se alegran de tenernos allá y nos acompañan gentilmente a comprar agua.

 

Y, después, camino del Monte Líbano, más soldados copan las calles. Y aquí cenamos, nos fumamos una shisha y nos contamos nuestras vidas. Mañana visitamos los cedros y la ciudad de Byblos. Y llegamos a Beirut, para celebrar la Nochevieja. Ésas son nuestras preocupaciones. Y las de buena parte de quienes leéis esto.

 

Sí. El mundo está loco. Y cuando estamos aquí, parece más surrealista, absurdo y anacrónico. Y estúpido. Pero es lo que hay. Unos gozamos de los paisajes, la historia, la cultura… otros mueren. A un puñado de kilómetros.

 

¿Entienden que esté un poco confuso y que el tabaco de manzana de la shisha nada tenga que ver con ello?

 

Hesh al-Lens, perplejo y descolocado, en Oriente Medio.    

AU REVOIR, DAMASCO

Una piedra en el camino

me enseñó que mi destino

era rodar y rodar.

Rodar y rodar.

Rodar y rodar.

Despues me dijo un arriero

que no hay que llegar primero

pero hay que saber llegar.

.

Me voy. En una hora, salgo para el Libano. Y no. No soy Jesus Lens. Si os acordais, cuando estaba en la China me quede tan fascinado por todo aquello que me converti en Je-Zu Len. Ahora podeis llamarme Hesh Al Lens, tranquilamente. Porque me he hecho damasquino. La transformacion esta operando, lo que quiere decir que el viaje me esta sentando mejor que bien. Que me esta sentando de maravilla. De fabula. Fijense si he cambiado que, quienes conocen mi proverbial capacidad de orientacion fliparian viendo como me manejo por las calles de la capital siria. Sensacional. No tengo prisas, me tomo el cafe turco sin azucar, reniego de la birra y el jamon me parece pecado. Burlo a los coches en los pasos de cebra como Manolete burlaba a los toros y no me importa descalzarme para entrar en las mezquitas, aun a pique de pillar una pulmonia.

Que me he hecho damasquino, vamos. Esta manana estuve en el Museo Arqueologico, recordando mi visita anterior, disfrutando de Marit, de Ugarit y de las culturas originales de la humanidad. Viendo el primer alfabeto que uso el hombre, las tablillas de escritura cuneiforme y esas esculturas mesopotamicas que me fascinan como ninguna que haya visto antes.

Los museos, bien explicados (y lo de Daniel es un privilegio que no me canso de reconocer) multiplican su valor por mil. El repaso que nos ha hecho Daniel a la trayectoria del Islam, usando unas monedas y unos mapas, vale por diez lecciones de historia. No solo sabe. Es que transmite ese saber, lo hace agradable, divertido y didactico. Un lujo. Y la singular sinagoga de Dura Europos, conocida como La otra Pompeya. Un privilegio esos frescos, pintados centenares de anios antes de que siquiera se escribiera la primera Biblia, con informacion directa sobre los judios, sobre Moises y el mito del cordero sacrificado.

Despues, el Damasco cristiano. Entramos por la puerta que fue usada por Pablo de Tarso para visitar a Ananias en su famosa casa (hoy Iglesia de Ananias), tras haber quedado ciego despues de su caida del caballo. Hoy me siento un poco como Saulo, que recibio un resplandor cegador que lo descabalgo, pero le hizo ver la luz y le permitio descubrir su autentico camino. Pasar por esa puerta se reviste de una simbologia muy especial. Y es que esa puerta sigue igual que hace miles de anios. Identica. Con su triple arco, el central para las bestias y sus tiros (hoy carros de metal) y las dos laterales, mas bajas, para los humanos. Por cierto, en Damasco no hay ni un solo parking. Imaginan la razon? Porque coches hay. Y muchos. Incluyendo viejos Pontiacs y Cadillacas antiguos de los que ya solo se ven en Cuba. Por que no hay parkings subterraneos en Damasco? Pues porque sus calles estan situadas sobre 6.000 anos de historia ininterrumpida. Dice Daniel que el ano pasado abrieron el antiguo Cardo Maximo de los Romanos, la Llamada Via Recta en la Biblia. Ademas de aflorar restos romanos, aparecieron algunos sumerios. Pero, hechas las obras de canalizacion de aguas, todo volvio a ser tapado, claro. Lios, los justos. Se calcula que Damasco ha subido su altura unos seis metros desde su fundacion. A metro cada mil anios. Imaginamos todo lo que habra en ese subsuelo? Damasco era un gran oasis, a la salida del desierto, regado por las frescas y puras aguas de los montes del Antilibano. Un autentico paraido terrenal. No es de extraniar, pues, que todo el que pudo, se instalo aqui, una capital abierta, acogedora y cosmopolita.

Resulta muy especial eso de caminar por calles por las que llevan paseando personas en los ultimos 6.000 anios de forma ininterrumpida. Damasco, otra ciudad que es un mundo en si misma. Un universo. Da vertigo. Y por eso, la Mezquita de los Omeyas es tan especial. Porque se construyo sobre una catedral que se habia construido sobre los restos del templo romano de Jupiter que estaba erigido sobre un gran templo pagano de origen sumerio. La Gran Mezquita de hoy es una virgueria, claro. Pero es un sitio cuadruplemente sagrado, de forma que emana una espiritualidad muy especial.

En fin. Que ustedes pensaban que yo me iba al Libano y se han encontrado con un Al Lens convertido en damasquino, que se ha pateado la ciudad de arriba abajo, incluyendo ese Monte Casion del que hablabamos hace unos dias. Se lo he dicho? Tienen que venir a Damasco antes de que un nuevo lavado de cara termine con una de las ciudades con mas sabor que conozco. Y no le queda mucho. Que cada vez hay mas andamios y escaleras arreglando fachadas y vaciando interiores.

Y ahora que?

Esa es la pregunta del millon. He conocido a algunos de mis companeros de viaje libanes. Todos majos. Es decir, raros. Se les ve viajeros avezados y con experiencia. Cada uno viene mas o menos por libre, aunque ya han hecho amistad al venir en el mismo vuelo y estar en el mismo hotel. Pero me da que me voy a diverir. Y mucho. Con ellos. Y a aprender. Que es igualmente importante.

Salimos para el Libano en un rato y pierdo esta conexion. A ver que encuentro por alla, que quiero seguir contando este viaje casi en vivo y en directo. Es algo que me da la vida. Y me gusta que ustedes lo lean y, si consigo interesarles, mejor que mejor. Tengan en cuenta que escribo sin repasar, sin tachar y sin leer. Lo primero que se me viene a la cabeza de las muchas cosas que van pasando a lo largo del dia. Otras, mil, cien mil, se quedan en el tintero, por supuesto. Es dificil contar a vuela pluma los rostros de la gente. Los ojos claros de los herederos de Persia. Los ojos negros de las mujeres y sus atractivas miradas, cargadas de embrujo y misterio. Me gustaria contarles como el hummus se deshace en la boca o el Moutabel, con el aroma a humo, me hace evocar sabores olvidados. La musica arabe, por las calles, bullanguera. O la mas melancolica que ponen en los restaurantes, a la hora de la cena, como si fueran recitaciones, casi.

Podria hablar del frio que hace estos dias, de la lluvia, casi agua nieve, que nos ha sorprendido hoy despues de amanecer un dia soleado. Del frio que hace en la explanada de la mezquita, descalzo, y de la calidez que imprimen las alfombras del interior. De esa paz que se encuentra en esa Gran Mezquita de los Omeyas, sentado en un rincon, en silencio, viendo a la gente leer sus libros de oraciones o recitar salmodias del Coran.

Sensaciones, sensaciones y sensaciones.

Como anoche, volviendo de la cena, con el Bazar completamente vacio, en contrate con las miles de personas que lo abarrotan de dia. O esos hornos de pan que funcionan las veinticuatro horas del dia, proveyendo alimento para el cuerpo y para el alma, que el olor del pan recien hecho reconforta como el solo.

En fin. Que me voy. Que ahora si vamos al Libano. Que no me pillo ninguna manifestacion ayer y que mi entorno esta tranquilo. Que aun asi os echo de menos, y que todo lo que he contado es cierto… excepto una cosa. Adivinan? Si. Tambien hecho de menos un buen plato de jamon y una Verde bien fria. Por lo demas, el paraiso terrenal. Espero seguir sintiendo este bienestar producido por la luz del Mediterraneo en que nacio la humanidad tal y como la conocemos. Un camino de transformacion que acredita que, efectivamente, este es un gran viaje.

Y en eso estamos. Aprendiendo a saber llegar. Buscando el camino, como deciamos al principio.

Fdo. Hesh Al Lens 😀