Un año con Cuenca

Muy interesante e ilustrativa la entrevista que hacía ayer Quico Chirino al alcalde de Granada, Francisco Cuenca, con motivo de su primer año de mandato. Un año complicado y convulso, pero ¿alguien pensaba que iba a ser fácil? De ello hablo hoy en IDEAL y aprovecho este aniversario para enlazar con otros 20 artículos que he publicado en el periódico sobre algunos de los temas que repaso en esta columna. ¡Ahí tenéis tarea!

En estos 365 días, Cuenca no ha conseguido sacar adelante ninguna medida de calado y trascendencia para la ciudad: no llegan ni los trenes ni el Legado de Lorca, no hay presupuesto municipal y las finanzas siguen hundidas. Más allá de eso, y a la espera del acelerador de partículas, tampoco hay ningún otro proyecto de enjundia a la vista, en el corto o medio plazo. Lo de la capitalidad cultural para el 2031, que empezó con brío, ha perdido fuelle y, de momento, no parece preocupar excesivamente a nadie.

Dicho lo cual, no es menos cierto que se ha respirado un aire diferente en Granada, estos meses. Que sí han cambiado cosas. Para mejor. Aspectos sencillos de la convivencia ciudadana, como las fiestas locales, van enderezando su rumbo. Se cerró el Botellódromo y, aunque las actividades sustitutivas fueron un fiasco, sí está siendo un éxito la amplia y variada programación musical de esta primavera, abierta y gratuita, en plazas y calles de Granada, organizada por Ciudad del Rock, con el apoyo de Cervezas Alhambra.

 

El Festival de cine Granada Paradiso ha demostrado que es posible –y deseable- un certamen de una calidad excelsa que, además de permitirnos ver cine, nos ilustre como espectadores y nos haga crecer como cinéfilos. Vuelve Cines del Sur, el programa Granada Ciudad de Literatura de la UNESCO por fin tiene contenido y los nombramientos de Santiago Carbó y Heras Casado para puestos de responsabilidad institucional en la ciudad serán un acierto seguro. La apuesta por una Granada cultural de amplias miras es innegable en el equipo de Cuenca.

Y luego está el otro gran tema, al que los jueces han metido el ventilador: el de la corrupción. El del amiguismo. El de los cenáculos. El del poder. El enrarecido ambiente que genera un gobierno ininterrumpido de tres lustros, algo que se ha demostrado nefasto para la ciudad.

 

Por eso me siento tan decepcionado por la actitud de Cs, IU y Vamos Granada, empujando a la alcaldía a Paco Cuenca para, acto seguido, dejarlo solo e, incluso, empezar un continuo pim pam pum muy lesivo para Granada.

 

Jesús Lens

Desgraciados

Cuando un atentado terrorista sacude una ciudad europea, no tardan en aparecer una serie de personas que, con la sangre corriendo por las calles y la metralla incrustada en la carne de las víctimas, le ponen peros a la solidaridad afectiva que recorre las redes, con el tópico, manido y enervante argumento de que nadie habla de Siria, Afganistán o Irak, donde mueren personas cada día.

Que puede ser cierto, pero que una cosa no invalida la otra. Aunque tampoco he percibido un especial torrente sentimental ni de indignación popular tras los ataques con gas sarín en Siria, que estábamos mucho más preocupados con Espinar y sus Coca Colas y con la dimisión en diferido del presidente de Murcia.

Lo mismo ocurre con la reiterada utilización de Venezuela, Cuba, Arabia Saudí o Irán en mil y un debates ideológicos que, la mayor parte de las veces, no conducen a ningún sitio, al estar viciados de partida. En realidad, a la mayoría de los que se arrojan Venezuela a la cara, los venezolanos les importan una higa, utilizando al país sudamericano como argumento para sus tesis y antítesis.

 

Por eso, y cada vez que aparezca alguno de esos polémicos países en una conversación, les propongo que piensen en la siguiente lista: República Centroafricana, Burundi, Congo, Liberia, Níger, Malawi, Mozambique, Guinea, Eritrea y Guinea-Bissau.

 

Ahora mismo son, según la ONU, los diez países más pobres del mundo. Circunstancia que puede cambiar en cualquier momento, por supuesto. Diez países africanos… alguno de los cuales, es posible que ni supiéramos que existe. De hecho, he tratado de situarlos en un mapa mudo de África y no he dado ni una.

 

Hambre, enfermedades, colapso social, conflictos armados, explotación infantil, violencia sistémica, corrupción, pobreza generalizada… todas las penurias que ustedes sean capaces de imaginar –y algunas que nos resultan inimaginables- asolan a decenas de países de los que no se habla. Cientos de miles de personas agonizando en silencio.

Así que, por favor: la próxima vez que un atentado terrorista sacuda el corazón de Europa –algo que, por desgracia, volverá a ocurrir- díganle lo que puede hacer con su demagogia a esa gente tan equidistante, soberbia, fría, analítica, cerebral y desapasionada. Que puestos a ignorar tragedias e injusticias, los ciudadanos de República Centroafricana, Burundi, Congo, Liberia, Níger, Malawi, Mozambique, Guinea, Eritrea y Guinea-Bissau tendrían mucho que decir.

 

Jesús Lens

Crowdfunding para el crecimiento de DNA-Prokids

Mi artículo de hoy en IDEAL, apela a tu compromiso y generosidad, de forma directa:

Todos los que tuvimos la suerte de asistir al Lunes Científico que organizamos en la sesión inaugural de Granada Noir nos quedamos anonadados, impresionados y emocionados con la presentación que José Antonio Lorente, catedrático de la UGR, hizo del proyecto DNA-PROKIDS, basado en la identificación genética contra la trata de niñas y niños.

DNA Pro Kids IDEAL

Atención a los datos, terribles, que aporta la ONU: cada año, dos millones y medio de personas son víctimas de la trata de seres humanos, con las finalidades más diversas, pero todas ellas igual de espantosas y repugnantes: explotación sexual, trabajo forzoso, servidumbre doméstica, mendicidad infantil, niños soldado o extracciones de órganos. Y otro dato que revuelve las tripas y hace vomitar: más del 30% de las víctimas de este siniestro comercio son menores de edad.

Desde el año 2006, la Universidad de Granada mantiene un programa internacional orientado a la lucha contra el tráfico de seres humanos mediante la identificación genética de las víctimas y sus familiares, especialmente de menores. Y gracias a esta iniciativa, bautizada como DNA-PROKIDS, más de 1.000 menores de edad de todo el mundo ya han sido rescatadas de diferentes mafias, pudiendo reunirse con sus legítimas familias.

DNA Pro Kids

Además, y debido a la virulencia de los flujos migratorios que se están produciendo en el siglo XXI, especialmente con la crisis de refugiados provenientes de Oriente Medio y África, los traficantes de seres humanos se están poniendo las botas, por lo que la utilidad y la necesidad de impulsar a DNA-PROKIDS crece exponencialmente.

Aunque no es comparable a la pasión y el sentimiento que le pone José Antonio a sus presentaciones, toda la información sobre la gestación y los objetivos del proyecto, incluyendo vídeos, logros y testimonios, se pueden ver y escuchar a través de este enlace.

DNA Prokids Lorente

La cosa es que, en estos tiempos tiempos convulsos que estamos viviendo, hasta un proyecto de acreditado impacto global como éste necesita un impulso económico. Ahora no es momento de entrar a valorar cómo es posible que los diferentes gobiernos que nos amparan (autonómico, nacional y europeo) no apoyen más decididamente un programa como DNA-PROKIDS, pero el hecho es que José Antonio Lorente ha puesto en marcha un crowdfunding, un programa de micromecenazgo para conseguir fondos que permitan seguir creciendo esta impresionante iniciativa que utiliza la ciencia en beneficio directo de la humanidad. En concreto, son necesarios 10.000 euros para comprar nuevos equipos de análisis genético que den soporte a las peticiones recibidas desde Cruz Roja, ACNUR o la mismísima Organización Internacional de las Migraciones.

En el enlace antes señalado se explica cómo contribuir con DNA-PROKIDS, desde la modesta cantidad de 5 euros. Y no queda mucho tiempo para hacerlo. Entra y comprueba tú mismo cómo es posible, con muy poco, conseguir tantísimo. Porque, entre todos y de una forma muy sencilla, podemos hacer del mundo un lugar un poco mejor.

Jesús Lens

Twitter Lens

Son para el Verano

Tomamos prestado  el título de la obra de teatro y posterior película de Fernando Fernán Gómez, “Las bicicletas son para el verano”, para esta serie que, a lo largo del mes de agosto, ofrecerá en las páginas de IDEAL, de lunes a viernes, una selección de fotografías basadas en algunas de las imágenes icónicas del estío.

Estampas reconocibles por todos, identificables con el verano y muy, muy granadinas. Fotografías tomadas desde la especial perspectiva de la lente del fotógrafo José Marín Zarza y acompañadas por breves textos del escritor Jesús Lens.

Pepe Marin y Jesus Lens.   Foto: Ramón L. Pérez
Pepe Marin y Jesus Lens. Foto: Ramón L. Pérez

Una sección especialmente visual y atractiva, que permitirá al lector sentir y experimentar esas sensaciones que todos identificamos con la estación estival, se encuentra donde se encuentre.

Porque, además de las bicicletas, las motos son para el verano. Y los coches descapotables, que huelen a espacios abiertos y a libertad. O esos tatuajes que, estas semanas, lucen más y mejor en las pieles bronceadas. O las piscinas salvadoras y las refrescantes terrazas. Los cócteles más sofisticados y los espetos más terrenales.

“Son para el Verano” mostrará la cara más estival de Granada capital, pero también nos traerá sorprendentes imágenes de la costa, de la montaña y de esos pueblos blancos que, bajo el sol de agosto, brillan más.

Pepe Marin y Jesus Lens.   Foto: Ramón L. Pérez
Pepe Marin y Jesus Lens. Foto: Ramón L. Pérez

A través de “Son para el verano” queremos que los lectores de IDEAL disfruten de instantáneas que entren por el ojo y que, a través de los textos que las acompañen, descubran algunas curiosidades que sirvan para contextualizarlas.

A través de pequeñas historias y de divertidas anécdotas, “Son para el verano” hará que la lectura del periódico sea más atractiva a lo largo de estas cuatro semanas de agosto que  acaban de comenzar.

¿Nos acompañas? Pues ya estás bajando al quiosco para comprar tu IDEAL…

¡Salud!

Jesús Lens

Twitter Lens