Libros del verano

Cuando me voy de viaje y estoy preparando el macuto, una de las elecciones más difíciles es la de qué libros añadir al equipaje. Tengo un E-reader de esos, pero no termino de pillarle el punto. Un libro de papel, de los de siempre, me sirve como ancla a algunas de esas costumbres que forman parte de mi esencia y que me hacen ser como soy. Y que no me gusta perder ni aun estando de viaje, cuando suelo olvidarme de todas mis rutinas, costumbres y aficiones.

Si viajas a zonas de habla hispana, la decisión de qué libros llevarte no es tan arriesgada ya que siempre podrás encontrar otros títulos que te apetezca leer. De hecho, visitar librerías es algo que me encanta, cuando viajo. Pero si te marchas a Noruega, Suecia y Finlandia… ¡más te vale acertar!

En esta ocasión, me decidí por tres libros gordos. Muy gordos. Que me permitieran disfrutar de una lectura continuada en los aviones, las terminales, la furgoneta o, llegado el caso, en los refugios, si el tiempo se ponía tonto. Tres libros que me permitieran sumergirme en épocas, ambientes y personajes muy distintos. Dos de ellos, recién publicados. El tercero, con algunos meses ya, en los anaqueles.

Estas han sido mis lecturas de verano escandinavo:

El anarquista que se llamaba como yo Libros Karoo Libros Vivir de noche

Y sí. Las tres son muy recomendables, como iremos exponiendo en los próximos días… Para empezar, una declaración de principios de Karoo: “La vida no se puede reescribir. Avanza por medio de corrientes al azar, caprichos y estados de ánimo… más por cambios de humor que por un argumento”.

Estamos en Twitter. ¿Nos seguimos? @Jesus_Lens

¿CUÁL ES EL MOMENTO MÁS MEMORABLE DE TU VIDA?

– Jessie, déjame preguntarte una cosa. ¿Cuál es el momento más memorable de tu vida?
– ¿Cómo dice, señor?

 

El Diácono enarcó las cejas.

– ¿No tienes ninguno?
– No sé si acabo de entenderlo, señor.
– El momento más memorable de tu vida -repitió el Diácono… Todos tenemos alguno. Podría ser una experiencia feliz, o triste.

(Jessie cuenta que el momento más memorable de su vida no fue esta con una chica, sino la muerte de su padre, acaecida en trágicas circunstancias.

 

Continúa hablando el Diácono:

– En mi experiencia, el momento más memorable en la vida de un hombre rara vez es agradable. El placer no nos enseña nada salvo que el placer es placentero. ¡Y ya me dirás tú qué lección, eso lo sabe hasta un mono sacudiéndosela! En fin. ¿Sabéis cuál es la esencia del aprendizaje, hermanos míos? El dolor. Pensadlo bien. Por ejemplo, rara vez nos damos cuenta de los felices que somos de niños hasta que nos arrebatan la infancia. Normalmente no reconocemos el amor verdadero hasta que ha quedado atrás. Y entonces, entonces decimos: anda, pero si era eso. Ése era el auténtico… Lo que nos moldea es lo que nos mutila. Un alto precio, estoy de acuerdo. Pero… -extendió los brazos y les dedicó su sonrisa más apoteósica-… la lección que aprendemos de eso no tiene precio.

 

Dennis Lehane.
Cualquier otro día. (Excepcional novela cuya reseña tenéis AQUÍ)
RBA. Serie Negra.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Cuál es tu momento más memorable? ¿Es triste o alegre?

 

Yo, por desgracia, le tengo que dar la razón al Diácono. Y al pobre Jessie. (Si no lo quieres contar, el momento, marca si es alegre o triste en la Consulta de Fin de Semana de la Margen Derecha…)

 

Jesús Lens, inquisitivo.

CUALQUIER OTRO DÍA

¿Os acordáis de que hace semanas decía que ni de coña leería este libro? ¿Por qué he cambiado de opinión? ¿Os acordáis de la que montamos con “Shutter island”? ¿Os acordáis de aquella joya llamada “Mystic river”? ¿Tenéis astenia primaveral y no sabéis qué leer? ¿Tenéis que aconsejar/regalar un libro esta Feria del ídem y andáis confusos? ¿Queréis pasarlo EN GRANDE leyendo un GRAN libro? Pues pinchad AQUÍ y salid de dudas…

Jesús Lens. En corto, pero conciso. Y concreto.

LIBROS PARA UN VIAJE

Cuando tienes que pasar del orden de 15 horas tú solito y sin nada que hacer, entre la espera en el aeropuerto y el vuelo correspondiente, más te vale elegir bien los libros que te acompañarán durante el periplo. Han de ser buenos libros, de los que que atrapen e imanten al asiento. Y si además viajas solo, es esencial rodearte de buenos libros que te hagan la labor de amigo y compañero esencial en esos momentos de descompresión entre los museos, las visitas, los Piscos y los tiraditos y ceviches. Adjunto os pongo los cuatro libros que me están acompañando y a cuyos autores y editoriales no puedo si no darles las gracias por lo bien que me han tratado. Aunque los reseñaré despacio, no quiero dejar pasar la oportunidad de nombrarlos ya que ellos han sido (y serán en los próximos diez días), compañeros fieles e inseparables en este viaje que que ahora cambia de continente y que, de Sudamérica nos lleva a otro Sur. Al Sur en que empiezan todos los sures: al Sur de Marruecos.

Aventuras en el México del XIX
Aventuras en el México del XIX
un Lorenzo Silva en plena forma
un Lorenzo Silva en plena forma
Qué grande, Dennis Lehane
Qué grande, Dennis Lehane
El rostro del terror
El rostro del terror

Jesús Lens, impenitente trotamundos.

SHUTTER ISLAND

De todas las películas pendientes de estreno de la última temporada, una de las que esperaba con mayor interés era “Shutter island”, dirigida por Martin Scorsese y protagonizada por un Leonardo di Caprio que, bien rodeado y mejor aconsejado, se está convirtiendo en el actor más interesante de su generación, con una más que envidiable filmografía a sus espaldas.

 

Y quería verla sin haberme sometido previamente al influjo de tráilers y demás material promocional, no permitiendo que nadie que ya la hubiera visto me dijera nada sobre ella. Y eso que, por supuesto, había leído la novela de Dennis Lehane en que está basada, hace ya un puñado de años.

 

Yo creo que fue antes siquiera de tener un Blog, cuando montamos un pollo de mucho cuidado con el envío masivo de “Shutter Islands” dedicados por su autor a algunos de vosotros. ¿Os acordáis? Leímos la novela más o menos a la vez y menuda tertulia literario-virtual mantuvimos… Para unos, Lehane habría sido un tramposo. Otros decían haber anticipado el final. Y algunos criticaban, precisamente, que Lehane había escrito la novela pensando directamente en su más que segura adaptación al celuloide, lo que finalmente ha ocurrido.

 

La pregunta es, por tanto, ¿qué os ha parecido la “Shutter island” película? ¿Habíais leído el libro previamente? ¿Os sorprendió el final a quiénes no lo conocíais? ¿Lo adivinasteis? ¿Os ha parecido una adaptación fiel al espíritu Lehane? ¿Se sostiene bien la película aún conociendo la historia?

 

Hago todas esas preguntas porque, la verdad, me gustaría conocer vuestra opinión antes de dar la mía. Que la tengo, claro. Y favorable y positiva, básicamente. Aunque Max von Sidow esté enormemente desaprovechado, la secuencia en el Pabellón C roce lo grotesco y el campo de Dachau parezca más sacado de una película española de bajo presupuesto que de una superproducción norteamericana, aunque formara parte de una secuencia onírica y no requiriera excesivo realismo.

 

Por cierto, antes de “Shutter island” y con el cine a reventar, pusieron los tráilers de dos películas españolas de inminente estreno. Una iba de jóvenes que quieren follar con otros jóvenes y la otra iba de unos chavales con ganas de follar. Más o menos.

 

No sé si, después, serán buenas, malas o regulares; pero el tufillo que dejaron en el cine y el clamor que despertaron entre el público fue algo parecido a… “la vin que mierda, las películas españolas, siempre igual y todas lo mismo”. Quizá, después, sean unas comedias fantásticas, ingeniosísimas y divertidísimas, pero la pinta que tienen en los avances provoca arcadas.

 

Y, como me he indignado y estoy esperando vuestras respuestas sobre “Shutter island”, no voy a comentar ese travelling lateral con el fusilamiento que tanto me gustó, made in Scorsese. Ni la banda sonora, a veces justamente estridente. Ni si las caras fantasmagóricas al estilo “niñas de El Resplandor” están más o menos justificadas o resultan efectistas en exceso.

 

Porque de lo que se trata, en esta ocasión, es de que seas tú quién comenta, reflexione y opine sobre “Shutter island”, que casi seguro la has visto. ¿O no?

 

Jesús Lens, vago total.