Las viñetas más negras de BCN Noire

¡Qué pedazo de proyecto! 23 historietas de género negro ambientadas en la ciudad condal. Publicado por Norma Editorial, el tomo “BCN Noire” es una declaración de amor/odio de medio centenar de guionistas y dibujantes a la ciudad de Barcelona.

23 historias que muestran aspectos muy diferentes de una de las capitales del mundo, una ciudad en permanente proceso de cambio y transformación, sometida a todo tipo de tensiones y siempre en el foco de la actualidad más palpitante.

23 visiones diferentes sobre el lado oscuro de Barcelona, la ciudad del diseño por antonomasia. 23 perspectivas alternativas al discurso oficial, de uno y otro lado. 23 historias protagonizadas por personajes mucho más reales que esos otros cuyos discursos y proclamas nos tenemos que tragar un día detrás de otro.

Como siempre ocurre con las antologías y los proyectos colectivos, unas historietas me gustan más que otras. Por ejemplo, simpatizo más con las protagonizadas por mendigos, putas e inmigrantes que con las tramas de mafiosos de altos vuelos.

Escribe Cristina Fallarás en el prólogo de BNC Noire un perfecto resumen de lo que encontrará el lector a medida que avance en la lectura de sus páginas: “Llegué a Barcelona en los años ochenta, cuando todavía se llamaba a las cosas por su nombre y nosotros no fingíamos creer en la igualdad. Este volumen excelente es un compendio de drogas, sangre y putas. Las cosas por su nombre”.

Efectivamente. Las cosas por su nombre. Por ejemplo, en “Servesa bier amigo” de Salva Rubio + Diego Olmos, una de las historias que más me han gustado, protagonizada por un inmigrante paquistaní que no tardará en saber el precio de ser otro tipo de Messi, en Barcelona.

O la pira funeraria que, por Sant Joan, montan unos okupas. Que hay muchas tribus urbanas representadas en BCN Noire. Si es que a los skin heads más fachas, protagonistas de dos o tres tramas, se les puede denominar así. Aparecen, por ejemplo, en “Bajo presión”, una historieta escrita por Damián Campanario y dibujada por nuestra Natacha Bustos.

Me apropio de “nuestra” Natacha Bustos por dos razones: nacida en Ibiza, estudió Bellas Artes en nuestra fértil y feraz UGR y su obra forma parte de la exposición “Rueda de reconocimiento: la huella del noir en el cómic granadino” que La Madraza. Centro de Cultura Contemporánea y Granada Noir estrenaron en la tercera edición del festival patrocinado por Cervezas Alhambra y que seguirá en cartel hasta mitad de diciembre, en La Madraza.

En “BCN Noire” hay una historia que homenajea a “Taxi Driver”, algún crimen perfecto que no termina de salir muy bien y venganzas. Muchas y sentidas venganzas. También es una gozada descubrir una crítica certera y afilada a las nuevas y posmodernas modalidades del célebre timo de la estampita y a costumbres del siglo XXI tan ridículas como el Balconing o el Reto del Takifugu: comerse el ponzoñoso pez globo que, mal cocinado, puede ser letal… y subirlo a las redes sociales.

Y hay droga. Mucha droga. Porque la droga forma parte del paisaje de nuestras ciudades y pueblos. De la coca y el caballo a la maría, pasando por la droga caníbal que convierte a los hombres en bestias. También hay locos, pirados, zumbados y chalados; elemento propio de las grandes urbes. Y ojito con ellos, que sus cerebros, más agujereados que un queso gruyere, tienen sinrazones que sus corazones no son capaces de ponderar.

En BCN Noire hay, en fin, brillantes historias de grandes maestros como Andreu Martín o Sánchez Abulí, dos de los padres del género negro en nuestro país.

En su brillante epílogo a este más que recomendable volumen, el padre del proyecto, Raule, explica su génesis: “Se me ocurrió que sería fantástico escribir unas cuantas historietas de género negro ambientadas en Barcelona y que las dibujasen diferentes artistas de la ciudad. Por la eterna falta de tiempo y los muchos proyectos que llevo entre manos, pronto deseché la idea de escribir yo solo todas las historias, así que contacté con mis camaradas guionistas y los sumé al proyecto”.

¡Qué maravilla, encontrar el empuje y la complicidad de tanta buena gente y de semejante caudal creativo para sacar adelante un proyecto de tamaña envergadura!

Y otro apunte importante que hace Raule: “Tuve claro desde el principio que la Ciudad Condal iba a ser un personaje más y que los autores tenían que conocerla como la palma de su mano, por lo que me autoimpuse unas directrices: todos los autores debían llevar muchos años viviendo en Barcelona (aunque no hubieran nacido en ella), ser profesionales del cómic y tener cierta experiencia o trayectoria en el género negro”.

Con esas mimbres, es lógico que Norma Editorial apostara a ciegas por el proyecto: el resultado es de una gran calidad y las 23 propuestas que componen “BCN Noire” permiten hacerse una magnífica idea de las muchas caras alternativas a la oficial de una de las grandes ciudades del mundo.

¿Se imaginan, un libro así basado en Granada, con la cantidad de talento creativo que hay en nuestra ciudad? Ejem, ejem. Ahí lo dejo…

Jesús Lens

Granada, Ciudad del Cómic

Aprovechando que estaba en Granada, un grupo de amigos decidimos hacerle una encerrona a Juanjo Guarnido. Le citamos con nocturnidad y alevosía en Salón Clandestino del TTT, donde le esperaban, emboscados, un puñado de amigos artistas, dibujantes e ilustradores.

Sergio García, Enrique Bonet y Juanjo Guarnido; clandestinos

Quiso la casualidad que esta visita de Juanjo haya coincido con el premio Eisner logrado por otro dibujante granadino: Gabriel H. Walta. Su obra “La Visión” ya figura en el Olimpo del Cómic, junto al Blacksad de Canales y Guarnido, que el Eisner es el premio más importante del cómic internacional.

Pero es que, además, si abrieron ustedes ayer la edición digital de IDEAL, se encontraron con una viñeta prodigiosa de otro artista local: la que el joven Jorge Jiménez ha dibujado para la portada del último número de Supermán y en la que, paradójicamente, no aparece el súper hombre venido de las estrellas, sino un grupo de gente que, desde el suelo, le jalea, le aplaude, le saluda y le sonríe.

Tanto Juanjo Guarnido como Gabriel H. Walta y Jorge Jiménez trabajan para la industria internacional del tebeo, participando en algunas de las series más importantes y reputadas del cómic internacional. Pero la nómina de artistas granadinos con proyección nacional e internacional no se agota en ellos, que el trabajo de Sergio García, profesor de la Facultad de Bellas Artes de Granada, sobre “Moby Dick” para el New York Times, impresiona, apabulla y quita el hipo.

Y están José Luis Munuera y su trabajo para Spirou. Y Enrique Bonet y su proteica “La araña del olvido”, que no se agota nunca. Y Joaquín López Cruces, Nacho Belda y Francis Porcel… Y eso que solo cito a los implicados en la encerrona a Guarnido del pasado jueves, perpetrada con la complicidad del imprescindible Jesús Conde.

Celebro que Granada sea flamante Ciudad de la Ciencia y la Innovación, Capital de la Música y Ciudad Literaria de la UNESCO. Pero también resulta perentorio reivindicar el marchamo de Granada como Ciudad del Cómic y la Ilustración y, de cara a la futura capitalidad cultural del 2031, hace falta canalizar este brutal caudal creativo.

Juanjo Guarnido con su premio Eisner

Por ejemplo, el gran Miguel Ángel Alejo, compañero de IDEAL y especialista en el mundo del cómic y la ilustración, seguro que tiene mucho que decir en este sentido.

Ahí lo dejo, que me espera “La Visión”. ¡Ya les cuento qué tal!

Jesús Lens

Curso integral de cómic

A ver. ¿Los habéis visto ya? ¡Eso sí que marca el principio del final del verano! Llegan los coleccionables. Ya sabéis, que si las muñecas rusas, las monedas del mundo (¿por si se rompe el Euro?), los futbolistas, los minerales y doscientas cosas más, a cada una más peregrina. Y también llegan, por supuesto, los propósitos: que si el gimnasio, que si los idiomas, que si…

En fin.

Aquí va una propuesta, en clave Apostado: ¿Y se damos rienda suelta a nuestra creatividad narrativa, a través de ese arte total que es el cómic?

Pablo Guarnido nos hace la siguiente propuesta:

¿Qué os parece?

Como poco, para ir pensándolo, ¿no?

Jesús Lens

¡Los anteriores 23 aPostados, desde aquí!

Y el 24 de agosto de 2008, 2009, 2010 y 2011

Adolf

Este año, que aún no ha consumido su primer trimestre, está siendo poco activo, desde el punto de vista lector. Lo reconozco. Estoy escribiendo mucho y el trabajo resulta muy absorbente así que, excepción hecha de algún sábado largo con tiempo por delante y poca agilidad en los dedos para darle a la tecla, solo leo antes de irme a dormir, lo que, en realidad, es muy poco, demasiado poco, apenas nada.

Pero es que, además, este año, los Reyes fueron Majos y me regalaron una barbaridad, un desafío llamado “Adolf”, un tebeo de Osamu Tezuka que publica Planeta en dos tomos de 600 páginas… cada uno.

Aún olía a sudor de camello y al regio aroma del incienso que acompaña a los Reyes cuando ya estaba yo enfrascado en las primeras páginas de la historia de Adolf, entre la Alemania nazi y el Japón imperial.

Y ahí permanecí, sumergido, días y días, sufriendo, disfrutando y vibrando con la historia cruzada de tres personas llamadas Adolf, cuyas vidas se desarrollan en los crueles y complicados años 30 y 40 del pasado siglo.

Todo comienza durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Berlín, cuando los nazis ya estaban en el poder. Y discurre a lo largo de los años siguientes, hasta el final de la II Guerra Mundial.

Tratar de resumir una historia de 1.200 páginas en este puñado de palabras es tan ocioso como gratuito. Solo diremos que si este monumento gráfico cayera en manos de Iñárritu, el director de “Babel”, se vería irrefrenablemente obligado a filmarlo ya que caería seducido por ese efecto mariposa que, de Japón a Alemania, pasando por Rusia y Polonia, conecta a todos los seres humanos en menos de los famosos seis grados de separación.

Lealtades, venganzas, obsesiones, amistades, amores imposibles, amores azarosos, miedo y determinación. Junto con peleas, persecuciones, palizas, huidas y viajes. Esas son solo algunas de las mimbres con que se construye una novela gráfica de un larguísimo alcance en la que tenemos referencias históricas y políticas de dos países y dos culturas que son anatema.

Que el fascismo engendra monstruos es algo que la historia y el arte nos han mostrado cientos de veces. Pero que también tienen sus contradicciones, lo sabemos algo menos. Que en el Japón imperial vivieran comunidades judías, por ejemplo, y que desempeñaran un importante papel en el descubrimiento de uno de los secretos que, de haberse sabido antes, habrían hecho tambalear al Tercer Reich; es de lo más interesante.

Lo que pasa es que, me temo, esta reseña es como predicar en el desierto. Si eres aficionado a los cómics, seguro que sabes infinitamente más que yo de Osamu Tezaka y que te conoces el “Adolf” de pe a pa.

Y, si no eres comiquero, si los tebeos no están entre tus lecturas habituales, será complicado animarte a que le metas mano a las 1.200 páginas de este Manga, por impresionante que sea.

Así que, lo dejamos aquí.

Balance final: si quieres pasarte unas cuantas semanas absorbido por una narración fascinante, larga, densa y completa; ni lo dudes: lánzate de cabeza a compartir tu tiempo con los tres Adolf de Tezuka.

¡No te arrepentirás!

Jesús Lens

Veamos, en anteriores 28 de marzo, qué blogueábamos: 2008, 2009, 2010 y 2011

Blacksad. El infierno, el silencio

– “¿Cómo se imagina el infierno, señor Blacksad? Para mí es un lugar sin música … en completo silencio.”

Así se expresa uno de los personajes del último, premiadísimo e imprescindible álbum de Canales y Guarnido, “Blacksad. El infierno, el silencio”.

Y no le falta razón, ¿verdad que no?

Hoy hablamos de música, de Nueva Orleans, de la cuna del jazz y, sobre todo, de esa genialidad que es Blacksad, de la que ya hablamos AQUÍ.

Para saber más del último álbum de Canales y Guarnido, “Blacksad. El infierno, el silencio”, daros un garbeo por nuestro Club de referencia, el Blue and Noir.

Jesús gatuno Lens