Compañeros de viaje

Entre canción y canción, a Loreena McKennitt le gusta contarle cosas al público. A través de su voz prodigiosa, te envuelve con sus palabras igual que con su música, embarcándote en un viaje espacio-temporal durante el que lo mismo despides a los elfos cuando se van a dormir en las brumosas montañas célticas que das palmas al calor de la hoguera en un alto de la ruta caravanera con la que estás atravesando Asia. (No dejen de leer aquí la prodigiosa crónica del concierto que hizo Juan Jesús García en el IDEAL de ayer)

Foto: Alfredo Aguilar

Pocas artistas tienen la capacidad de evocación de una Loreena McKennitt a la que el público granadino esperaba rendido de antemano y deseoso de revivir aquellos míticos conciertos de la Alhambra de hace ya tantos años, inmortalizados en un DVD cuyos poseedores atesoramos como oro en paño.

En una de sus alocuciones, tuvo palabras preciosas para toda la gente que la acompañaba en escena. Les alabó como los excelentes músicos que son, por supuesto, pero también como maravillosos compañeros de viaje. Y es que Loreena ha hecho del viaje y del descubrimiento de culturas una fuente de inspiración constante.

Nada más salir a escena recordó su paso por Granada, antes de ser una artista famosa, y reivindicó el papel de nuestra tierra como lugar de encuentro de culturas. Y habló de los árboles, de la importancia que deberían tener en nuestra vida. Curiosamente, el día anterior, la cantante Aurora Arteaga también desgranó un par de canciones inspiradas por los árboles en su concierto del Jazz en la Plaza del Centro Cultural Memoria de Andalucía, lleno hasta la bandera.

Loreena nos advirtió de los riesgos del falso progreso enfrentado a la naturaleza. Y nos encorajinó a recuperar los placeres sencillos de la vida, a la que conviene mirar de tú a tú, al natural, y no a través de una pantalla. Un mensaje que no aplicó, por ejemplo, al fulano del saquito a rayas que no dejó de enarbolar el móvil para grabar fragmentos de todas y cada una de las canciones, creyéndose un émulo de Almodóvar por hacer zooms con la pantalla táctil de su teléfono ¿inteligente?

Jesús Lens

Guadalupe Plata & David Lynch

Ayer viernes y hoy sábado, Guadalupe Plata están aportando su música, honda, oscura y pantanosa, a la jornada de reflexión. Este fin de semana estamos de enhorabuena en Granada: los jiennenses GP, un grupo descomunal, absolutamente imprescindible en el panorama musical español contemporáneo, presentan su nuevo disco en el Planta Baja.

¿Saben ustedes la suerte que tenemos de disfrutar a Guadalupe Plata dos o tres veces al año, gracias al buen hacer de este monstruo, ese titán que es Toni Anguiano? Si tuviéramos en Granada a diez Anguianos con serpientes multicolor enroscadas en su cuello, Sevilla y Málaga nos tendrían que hablar de usted, contra-culturalmente hablando…

Hay que ver en directo a Guadalupe Plata siempre que sea posible. No pasa nada por repetir: el día menos pensado, Pedro de Dios, Carlos y Paco Luis se afincarán definitivamente en los Estados Unidos para dedicarse a recorrer las carreteras secundarias que jalonan la Ruta 61, entre Memphis y Nueva Orleans, siguiendo el curso del Mississippi. Será entonces cuando les echemos de menos.

Les cuento un sueño: David Lynch escucha tocar a Guadalupe Plata en algún tugurio de un pueblo perdido de la zona pantanosa de Luisiana. Al acabar su actuación, el cineasta les invita a una cerveza, comienzan a hablar y, cuando les pregunta por su procedencia, Perico de Dios le habla de la profundidad insondable de los olivares andaluces, tierra de linces, buitres y lobos, generosamente regada por el Guadalssissippi.

A Lynch le pica la curiosidad y llama a Mark Frost, uno de sus socios creativos. Compran sendos billetes de avión y se vienen para acá, a ver qué encuentran. Fascinados por Úbeda y Baeza, enamorados de Cazorla y Sierra Morena; llegan a Granada. Vuelven a leer a Lorca. Van a Fuente Vaqueros y Valderrubio. Escuchan blues en el Alexis Viernes y descubren los secaderos de tabaco de Vegas del Genil.

Será tomando unos vinos en el Charavinillo que Lynch y Frost tomen la decisión: antes de que los creadores de ‘True Detective’ o ‘Fargo’ descubran el potencial visual y creativo de nuestra tierra, serán ellos quienes filmen una serie que recree la atmósfera de ‘Twin Peaks’ en nuestra Andalucía ancestral. Con banda sonora de Guadalupe Plata, por supuesto.

Jesús Lens

La cultura errática de la Junta

Puede ser un efecto secundario de la inhalación masiva de incienso o del aturdimiento provocado por el ruido de cornetas y tambores, pero ahora mismo no soy capaz de averiguar el punto en que se encuentran las relaciones entre la consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, la OCG y el festival Cines del Sur.

Primero, una pregunta, ¿de quién fue la brillante idea de fusionar las delegaciones de Fomento y Cultura, en aras de a saber qué ahorro u optimización de recursos? Guillermo Quero llevaba Cultura, Turismo y Deportes. Que ya es llevar, pero que podía tener un cierto sentido orgánico. Ahora bien: ¿Cultura y Fomento?

Para ser exactos, a Antonio Granados le ha tocado en prenda gestionar Fomento, Vivienda, Ordenación del Territorio y Cultura, nada menos. Como si a un costalero le encomiendan llevar sobre un hombro al Cristo de los Gitanos y, sobre el otro, a la Virgen de las Angustias.

Es normal, por tanto, que ante los conflictos abiertos en torno a la Orquesta Ciudad de Granada y a Cines del Sur, no haya una postura clara sobre qué ocurre, por qué y qué soluciones son posibles.

¿Será este el último cartel de Cines del Sur?

¿Por qué vuelve a cuestionarse Cines del Sur? ¿Es una circunstancia meramente económica o hay algo más? He escrito tantas veces sobre las bondades de un festival que nos permite asomarnos a las cinematografías de otros continentes, de países diferentes a los habituales, que me siendo instalado en el Día de la Marmota, en un deja vu constante.

Analicemos territorialmente la cuestión cinéfilo-festivalera en Andalucía: Festival de Cine Europeo de Sevilla, Iberoamericano de Huelva, Africano de Tarifa, Español de Málaga… ¿y se cuestiona, otra vez, Cines del Sur en Granada? No entiendo nada.

PP y Cs deben recordar que la Cultura, en Granada, es un recurso económico de primer orden y una fuente de ingresos para la sociedad en su conjunto. Que nuestro PIB se apoya, además de en el turismo y en el ladrillo, en la industria cultural.

Hace falta que la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía demuestre que Granada le importa. De momento y en estos meses, su política está siendo confusa, errática, poco clara y en absoluto convincente.

Jesús Lens

Hoy toca Lagartija

Si ayer fue un jueves literario por antonomasia, hoy va a ser un viernes muy musical, que tenemos en el Paseo del Salón con Lagartija Nick, precedidos de Red Passenger, en el primer concierto del ciclo Distrito Sonoro patrocinado por Cervezas Alhambra.

No podía haber una mejor manera de arrancar este ciclo, ya felizmente consolidado en la escena musical granadina, que con Lagartija Nick, el grupo más interesante, versátil y abierto de mente de los muchos que hay en Granada.

He aprovechado toda esta semana para repasar algunos de sus discos. Sobre todo, dos de ellos: el más reciente, ‘Crimen, sabotaje y creación’ y, en especial, ese auténtico muro de sonido, esa barbaridad sónica que es ‘Val del Omar’.

¡Qué grandes visionarios son los hermanos Arias! Nada de lo humano les resulta ajeno y sus pulsiones creativas han estado abiertas igual a la ciencia y a la tecnología, a la vanguardia más radical, a los Multiversos y a la energía ilimitada que a las músicas más apegadas a la tierra, como tuvimos ocasión de comprobar el pasado año, en el mágico Sulayr de Pampaneira. (Lo contamos AQUÍ)

Los Arias están en la base, también, de algunos de los proyectos musicales más excitantes escuchados en los últimos años en Granada. Del famoso ‘Omega’, del que tanto hemos escrito, a los más recientes ‘Mater Lux’ y ‘Los cielos cabizbajos’, de los que todavía tenemos mucho que hablar y escuchar y en los que también está involucrado Jorge Rodríguez Morata.

Échenle un vistazo a los ‘Diario(s) de artista’ de Jesús Arias, publicado por el Centro de Cultura Contemporánea de la UGR. Se trata de un libro prodigioso repleto de información, datos, notas y fotografías que documentan el proceso creativo de las tres obras anteriormente citadas. Un lujazo.

Y, por supuesto, pásense hoy por el Salón. Qué placer, poder disfrutar de la mejor música de forma gratuita en las calles y plazas de Granada. Con Distrito Sonoro, el Ayuntamiento ha acertado de pleno: una inmejorable muestra de las bondades de la colaboración público-privada.

Ojalá más empresas se involucraran tanto y tan bien con el sector cultural de nuestra tierra como Cervezas Alhambra, presente en buena parte de las iniciativas culturales con más enjundia de Granada, tal y como contamos AQUÍ.

Jesús Lens

¿Y si fuese la cerveza?

Lo dijo el alcalde de Granada, a modo de broma, en la presentación de una nueva edición de Distrito Sonoro, la renovada propuesta musical de Cervezas Alhambra para las calles y plazas de Granada que abren los imprescindibles Lagartija Nick el próximo sábado 6 de abril.

No les voy a contar el programa, que encontrarán toda la información en las páginas de Cultura, bien detallado por esa Musipedia con patas -y con gorra- que es nuestro querido Juan Jesús García.

Quiero volver a las palabras de Paco Cuenca: ¿y si fuera cosa de la cerveza, Alhambra, por supuesto; el altísimo nivel musical de Granada, la impresionante nómina de excelentes músicos que atesora?

Y quien dice músicos, dice dibujantes. ¿Han visto ustedes la que se montó el pasado miércoles en La Madraza, para la presentación del libro ‘Rueda de reconocimiento. La huella del noir en el cómic granadino’, producido por la UGR y el festival Granada Noir? Fuimos la envidia de toda la España amante de los tebeos, créanme.

Pero es que, si hablamos de escritores, lo petamos de la misma forma. No hay más que mirar la propuesta para la celebración del próximo Día Mundial de la Poesía, el 21 de marzo, cuando las librerías de toda la ciudad serán tomadas por decenas de poetas granadinos de diferentes estilos, escuelas y corrientes.

Cuando hablamos de escritores, dibujantes, músicos o artistas granadinos no nos referimos a su DNI, ADN o RH. Eso se lo dejamos a los nacionalistas más rancios, casposos y provincianos. ¡Ni siquiera analizamos su nivel de mala follá en sangre, una propiedad tan mensurable como el colesterol o los triglicéridos!

Uno no es de donde nace. Es de donde pace. Para Antonio Arias, la vena creativa de Granada es cosa del agua. El agua que brota en la Sierra de Huétor, que fluye de la fuente de Aynadamar, que baja de las blancas cumbres de Sierra Nevada.

El agua con la que se fabrica esa cerveza que, dorada, verde o roja, está en el centro de mil y un proyectos que surgen, se afinan, se discuten y se rematan en los bares de nuestra tierra, auténticos laboratorios de ideas en los que fermenta nuestra creatividad artística.

Jesús Lens