Lecciones de baloncesto

En el fin de semana en que se disputa la Copa del Rey de baloncesto, una de las competiciones más apasionantes del deporte español, la NBA celebra su fiesta particular: el Partido de las Estrellas.

A mí me gusta mucho más la competición que el deporte de exhibición, pero los concursos de triples, mates y habilidades sí me parecen apasionantes, que los piques entre los jugadores son parte del show. Y cada uno de ellos nos ha dejado lecciones extrapolables a la vida cotidiana.

Por ejemplo, lo de Diallo saltando a Shaquille O’Neill y quedándose colgado del aro por el codo, después de un mate inverosímil y espectacular. Lo de saltar por encima de jugadores es habitual en los concursos de mates, pero Shaq mide nada menos que 2,16, lo más parecido a una montaña humana que se pueda imaginar. Sobrevolarle y acabar con un mate brutal, metiendo hasta el codo en el aro, es una perfecta metáfora sobre la posibilidad de superar los obstáculos de la vida, por grandes que sean. Eso sí: además de tener condiciones, hay que entrenar, esforzarse y… mejor lo dejamos, que se me va la pinza con la verborrea de la autoayuda más facilona.

Pasemos a los triples. A la final llegaron esa bestia parda que es Stephen Curry, megaestrella de los campeonísimos Golden State Warriors; y Joe Harris, discreto jugador de los Brooklyn Nets. ¿Cómo consiguió ganar Harris al mejor tirador de la historia del baloncesto? Haciendo un notable ejercicio de concentración para meter todas las canastas que valían doble, las llamadas Moneyball, y dejar los fallos para los lanzamientos sencillos. ¡Impresionante, su seguridad y su clarividencia, dando lo mejor de sí mismo en cada uno de los lanzamientos que más valían!

Y nos quedan las habilidades. En la final, Trae Young iba bastante por delante de Tatum, más alto y más lento. Solo les faltaba por meter el triple. Young llegó antes a la línea de tres, se cuadró para lanzar… ¡y se encontró con que Tatum encestaba su tiro antes que él! ¿Cómo?

El alero de Boston, viendo que iba a perder, lanzó desde el centro del campo. Quizá lo hizo para entorpecer el tiro del propio Young, más que para anotar. Quizá fue una casualidad. Una chufla. El hecho es que, con su osadía y su arrojada decisión, ganó el concurso.

Jesús Lens

Lecciones de baloncesto

El pasado sábado vi tres partidos de baloncesto en poco más de doce horas. Comencé a mediodía, que mi sobrina Julia jugaba un amistoso. Pertenece a la cantera del CB Granada y resulta increíble ver a las pitusas pelear por cada balón, buscar pases imposibles a sus compañeras mejor situadas, entrar a canasta con ambas manos y, cuando cae una rival al suelo, ir todas a levantarla. Aunque hablar de rivales resulta exagerado, que a estas edades impera un buen rollo y una deportividad encomiables.

Por la tarde fui a ver a los mayores. A ese CB Granada que hizo un primer cuarto memorable, desplegando un juego coral ejecutado a velocidad de vértigo, con un nivel de acierto brutal y una defensa a prueba de balas.

Resulta obligatorio, eso sí, personalizar la victoria en Guille Rubio, una máquina de hacerlo todo bien. El veteranazo anotó, reboteó en defensa y en ataque, subió el balón cuando los bases estaban atascados, metió canastas importantes, forzó faltas y anotó los tiros libres. Aunque dicen que son odiosas, creo que la comparación con Jesús Fernández aplica a la perfección, con un Rubio imbuido del espíritu del Gran Capitán.

Si le unimos las efectivas manoletinas y letales remanguillés de Sergio Olmo, solo falta que lleguen los mantecados a casa de Devin Wright para que tengamos el juego interior más demoledor de la categoría.

Y por la noche le llegó el turno al Warriors-Dallas, un partidazo de la NBA que sirvió para catapultar a Luka Doncic al firmamento de las estrellas. El choque contra los vigentes campeones estuvo muy disputado y al final, cuando llegaban los momentos decisivos, la televisión norteamericana proyectó cartelas con las efigies de los cracks que se aprestaban a saltar a la cancha: Klay Thompson, Kevin Durant, De Andre Jordan y… Luka Doncic, un chavea de 19 años.

Lo de Doncic es descomunal. Tiene un inimaginable futuro por delante y, a sus espaldas, ya lleva las Ligas, Copas y Euroligas ganadas con el Real Madrid, un Europeo con Eslovenia y una innumerable cantidad de MVPs conseguidos a título individual.

¡Enhorabuena a todas y a todos!

Jesús Lens

El sedentarismo asesino

El martes me desperté a eso de las 5 am y ya no conseguí dormirme. Estamos con los preparativos de la cuarta edición de Granada Noir, que arrancamos a final de este mes, y la ansiedad comienza a hacer de las suyas. Cogí el libro de la mesilla y me puse a leer. Pero un pensamiento recurrente me tenía mosca: “Esto, mientras has estado en danza por toda la provincia, no te pasaba”.

El miércoles salí a correr con las Cabras Locas. A trotar más bien, que fueron apenas 8 kms. de suave rodar, contándonos cosas y sin parar de hablar. A la mañana siguiente, la alarma del móvil tuvo que emplearse a fondo para traerme de vuelta desde el Séptimo Cielo por el que andaba buscando historias para un Verano en bermudas ultraterrenal.

Puede ser casualidad. O no. Pero la OMS advierte: el sedentarismo pone en peligro a una cuarta parte de la población adulta. Lo leíamos ayer en Ideal Digital: unos 1.400 millones de personas se encuentra en peligro de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, demencia y cáncer debido a sus hábitos de vida.

Lo sé, lo sé. Preocuparse por la salud y dar consejillos sobre la necesidad de cuidarse y llevar una vida saludable es un síntoma inequívoco de viejunismo. Pero no me resisto a comentar una información repleta de paradojas que, no por sabida, resulta menos preocupante.

Con las bermudas arremangás, fotografiando un puente

Por ejemplo, la moda de los patines y las bicis eléctricas. Que está muy bien favorecer la movilidad y ser innovadores, pero que a este ritmo, en los países desarrollados no vamos a dar un paso ni para ir a la barra del bar a reclamar la tapa de morcilla pendiente.

A mayor nivel de desarrollo, más flojera. Cuánta más pasta manejamos, menos nos movemos: conducir todo tipo de vehículos es signo de clase y distinción. Por contra, ir andando a cualquier sitio parece ser de tiesos. No tienen más que ver el síndrome del coche oficial y su efecto colateral más palmario: el barriguismo. ¡Con lo bien que se resolverían los asuntos de estado a pie y caminando!

Los Len2 con los 200 escalones de la bajada a La Joya a sus pies

Reconozco que escribo esta columna a modo de autoayuda, autoafirmación y casi, casi de autoritarismo: no dejo de coger peso y necesito convencerme a mí mismo de que seré capaz de dejarme unos kilos en los caminos. ¿Y ustedes?

Jesús Lens

Ciudades atractivas para el talento

Antes de que arranque la semana y nos centremos en escrutar las primeras decisiones del gobierno de Sánchez y los avatares del Congreso del PP, permítanme que insista en un tema tan banal como el deporte de la canasta. Porque LeBron James tiene que decidir en qué equipo juega la próxima temporada. Y en su decisión puede tener mucha influencia la tipología de ciudad que acoja al equipo, un tema en absoluto baladí.

A mitad de temporada e inspirándose en la película “Tres anuncios en las afueras”, unos enormes cartelones situados en las afueras de Cleveland invitaban al Rey, a El Elegido, a mudarse a Filadelfia, una de las ciudades históricas por excelencia de los Estados Unidos. Los Sixers son un equipo joven y en reconstrucción donde en talento y la experiencia de LeBron serían especialmente bienvenidos. Se habla de Houston, Boston, la propia Cleveland o un regreso a Miami.

Sin embargo, hay otra opción con muchos enteros: Los Ángeles. Los Lakers tienen mucho dinero para ofrecer y son una de las franquicias míticas de la NBA. Pero, sobre todo, allí está Hollywood. Y LeBron, con 33 años cumplidos, quiere formar parte del show bussiness una vez que se retire del show time, con la segunda parte de la película “Space Jam” esperándole con los brazos abiertos.

Hace unos años, Kevin Durant no daba crédito cuando Pau Gasol desestimó su fichaje por los pujantes Thunder de Oklahoma para irse a Chicago. Que sí. Que eran los Bulls. Pero, sobre todo, eran la ópera, el teatro, los grandes museos, la cultura…

Un Durant que, paradójicamente, no dudó en cambiar la ciudad vaquera por la bahía de San Francisco, renunciando a varios millones de dólares en su contrato. Lo hizo para ganar anillos con los Warriors, equipo del que KD ya no piensa moverse, entre otras razones… porque se ha convertido en un activo inversor en diferentes proyectos de Silicon Valley.

Con su decisión de quedarse en la zona, controlando su start up Durant Co., sigue los pasos de otro de los integrantes del Quinteto de la Muerte de los Warriors, Andre Iguodala, inversor tecnológico a quien tampoco le tembló el pulso para firmar un contrato a la baja, con tal de seguir en San Francisco.

Ejemplos de ciudades atractivas, imanes para el talento. Algo que Granada debería aspirar a ser.

Jesús Lens

Volver en Las 2 Colinas

Creo en la simbología de los ciclos y cada vez tengo más en consideración el paso del tiempo. Aunque trato de que el paso no se convierta en peso…

Foto: Ramón L. Pérez

Hace un año, en la carrera de Las 2 Colinas, terminé de romperme: tras haber aguantado unos meses con el pie derecho en telerengue -por culpa de tanto insensato trail de montaña- el exigente recorrido de la prueba organizada por las Fuerzas Armadas y lo complicado de un piso repleto de adoquines y empedrado, terminaron dejándome cojo y para el arrastre, en el sentido literal del término.

Tardé siete meses en recuperarme. Físicamente. Mental y moralmente, me ha costado mucho más: en lo que va de año, apenas he salido a rodar y solo en un par de ocasiones he pasado, por escaso margen, de los 10 kilómetros. Cuando no era el frío, era la lluvia. O la nieve. O el viento. O la agenda, los compromisos, los horarios, el cansancio, el agobio y el estrés.

Razones de peso para no practicar deporte, apenas hay. Excusas, a patadas.

Dejé pasar las primeras carreras del Circuito de Fondo de Diputación, no llegué al Padre Marcelino, ni me planteé la Media Maratón de Granada y, entonces, mis buenos amigos de las Cabras Locas se apuntaron, en masa, a Las Dos Colinas.

Me lo puse como reto. Volver. Exactamente un año después. Regresar a las carreteras justo donde lo dejé. No estoy en forma. Ni muchísimo menos. Apenas he hecho salidas ni entrenamientos que puedan definirse como tales.

Me presenté en la línea de salida ataviado con ropa vieja y ajada, utilizada en  decenas de carreras anteriores. Mi intención era hacer 8 o 10 kilómetros y retirarme de la prueba. Volver a sentir el placer de correr entre miles de personas por algunos de los lugares más emblemáticos de Granada. Pero sin forzar. Sin correr… riesgos innecesarios.

Foto: Ramón L. Pérez.
Careto: Jesús Lens

Salí entre los últimos. Vi cómo se alejaban las Cabras y rodé, rodé y rodé, saludando a los amigos que me adelantaban, disfrutando del aliento de la gente y del ritmo que las batucadas le meten a las piernas.

Al final, iba tan tranquilo y disfruté tanto de los paisajes y del ambiente, de la excelente temperatura, de las maravillosas vistas, de la impecable organización… ¡que completé los 15,5 kms del recorrido! Volver. ¡Qué bonita palabra!

Jesús Lens