Una carta de amor fraternal para empezar bien la semana: “Mi mejor maestra es mi hermana…”

 

Don Emilio, inundado de cartas y postales. Foto: Pepe Marín.

Buenas, soy Emilio Calatayud. Se habla mucho de botellones, y yo el primero, y de lo que hacen mal los jóvenes, y yo el primero, pero la mayoría (y esto lo digo poco y pido disculpas por ello) son buena gente, muy buena gente. Aquí os dejo una carta que ha escrito una estudiante de Bachiller a su hermana que se va de Erasmus, por lo que van a estar separadas durante unos meses. Es una carta de amor fraternal que desmiente muchos tópicos sobre los jóvenes y que sirve para empezar bien la semana (por cierto, menos ‘guasaps’ y más cartas).

Dice así:

“Todos nos han dicho siempre que el mejor maestro es la vida, que la vida nos enseña a pasar por ella, en mi caso no, mi mejor maestra es mi hermana, una maestra que ve como me caigo y me espera de pie sabiendo que voy a levantarme, una maestra que me ha enseñado las bases para quererme, aunque tengo que admitir que no soy muy buena alumna.
Mi hermana me repite las lecciones y yo intento seguirlas sabiendo que ella me llevará por buen camino. A día de hoy no he vivido de otra forma que no sea a tu lado, y puedo decir que soy afortunada por todo lo que me has dado.
Busqué poemas ya que mis letras nunca serían tan bellas, busqué y busqué hasta encontrar a Bécquer, me hizo preguntarme qué es poesía…
Y poesía eres tú.
Un día Seneca dijo que la felicidad no mira de dónde nace, sino a dónde puede llegar, y llegarás muy lejos, siendo tu la felicidad que nace donde llegas. Como dijo Neruda: puedo escribir los versos más tristes esta noche, pensando en tu partida o en cómo pasan los días de nuestra vida, pero no lo es porque tu hogar nunca cambiará y nosotros, tu familia, te querremos por muy lejos que llegues a volar.

Luis Borges escribió su arrepentimiento por haber cometido el peor de los pecados; no ser feliz. La vida es un juego hermoso y arriesgado, todos sabemos que tú serás la mejor jugadora vayas donde vayas.
Solo me queda decirte que llegarás lejos seas lo que seas y hagas lo que hagas,
Decirte que si cuando muramos nos podamos reencarnar, me gustaría volver a ser tu hermana para poder pasar otra vida cogida de tu mano”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.