“Nuestro hijo es un nini y se comporta como si fuera un compañero de piso: él hace su vida y nosotros la nuestra”

 

Foto: Pepe Marín

Buenas, soy Emilio Calatayud. Me dicen unos padres: “Nuestro hijo es un nini (uno de esos jóvenes que ni estudian ni trabajan porque no les da la gana)  y se comporta como si fuera un compañero de piso: él hace su vida y nosotros la nuestra”. Lo de lo ninis es muy triste, muy doloroso. Los padres se sienten culpables y se preguntan “¿qué habremos hecho mal?” Pero esta historia me ha impresionado particularmente: que tu hijo deje de serlo para convertirse en tu compañero de piso es deprimente.

En estos casos, siempre digo lo mismo: no hay que mantener al parásito. Si quiere ser un compañero de piso, que pague su parte. Y si no a la calle. Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero, a veces, es la única solución para que espabilen. En realidad, es por su bien.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.