“No espabilas, hijo, fíjate en las notas que saca Juan” “Sois mis padres, no los de Juan”

 

Foto: Ramón L. Pérez

Buenas, soy Emilio Calatayud. Las comparaciones siempre suelen ser odiosas. Lo de estimular a un hijo comparándolo con un amigo suyo que lo hace todo bien puede ser contraproducente.  Fijaos lo que les pasó a unos padres que lo hicieron: “No espabilas, hijo, fíjate en las notas que saca Juan”.  Y el chaval respondió: “Sois mis padres y no los de Juan”.

¿Y ahora qué? Los niños son niños, pero no son tontos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.